sábado, octubre 20, 2018

París era una fiesta










La primera vez que pisé París fue en 1996, y ya cuando me metí en el avión de regreso a casa, tuve la certeza de que volvería.
La segunda vez fue en 2009, y aunque tengo todo el viaje como en una nebulosa, porque mi cerebro ha decidido prescindir  de esos recuerdos, si que tengo clara la misma certeza al regresar.
La tercera vez fue en 2016, y tengo ese viaje fresquito en el recuerdo y todas las emociones que experimentamos.
Acabamos de volver de mi cuarta vez en París.
No sé si me une algo físico, o místico y todavía sin descubrir, con esa ciudad. Pero la realidad es que desde que pongo un pie allí me siento florecer. Me invade la fé, y me creo que todo, absolutamente todo es posible. NotreDame me cambia la energía, y me deja sumida en un estado que me resulta muy difícil definir, pero que se le acerca bastante a lo que siento determinados días frente al Atlántico.
Sus calles, sus parques, y la majestuosidad de sus edificios me atrapan por completo.
Esta vez nos fuimos a patear París. Sitios típicos, y sitios reservados para los parisinos. Con un guía de excepción, y con una niña ávida de descubrimientos.
Yo me quedé enamorada, una vez más, del otoño y los árboles.. a Emma le encantan las pirámides del Louvre, y la Torre Eiffel. Se pasa el camino buscándola entre los tejados. Sorprendiéndose cada vez que la encuentra.
Paseamos por el Sena, y comimos los mejores macarons de París, que no son los de Ladurée como se dice por ahí.
Volvimos a EuroDisney, y volvimos a dejar a un lado los complejos y los prejuicios (míos sobre todo), y saltamos y brincamos como si las dos tuviéramos la misma edad. Tengo que reconocer que en esto Emma no tiene ningún mérito. Y volvimos a emocionarnos con el espectáculo nocturno.
De este viaje me traigo la capacidad de expresión que tiene Emma. Es capaz de verbalizar sentimientos y emociones, y de hacerlo sin dificultad. Nunca había reparado en ello con atención, pero en este viaje mi di cuenta de que tal vez esto puede no darse siempre, y de ahí derivarse algún que otro problema.
Nos volvimos a casa, y ya en el avión, decidimos que en cuanto llegáramos, lo primero que haríamos, sería poner la hucha para volver.

2 comentarios:

Chitin dijo...

París...q envidia...yo aún no he podido ir...

José dijo...

Paris siempre merece volver!