lunes, octubre 29, 2018

Mi primer lunes con 43







Aquí estoy, mi primer lunes con 43.
Inicié esta nueva vuelta al Sol con una luna llena que me puso a tope de power. Esa noche la Mariposita y yo hicimos una cheesecake. Creo que es la cuarta o quinta que hacemos, y tengo que decir que nos estamos profesionalizando. Esta vez, de la tarta completa a las migas, pasaron apenas minutos. 
Mamá me trajo flores, y LaMariposita estaba a punto del infarto con la emoción. Me hizo unos dibujos y una carta, que creo que son mi posesión de más valor en estos momentos.
Los pajaritos del backyard se pusieron en filita, y me cantaron desde bien temprano.
Y ya, para rematar, llegaron las Vanesas de los Cardos. Cienes, miles. Están por todas partes.
Sé que es un acontecimiento, con una estupenda explicación científica, pero hoy, recién estrenando mis 43, voy a tomarlo como una señal de confianza. De todo es posible. De tranquitronca, lo tienes al alcance de la mano.
Si pudiera volver atrás, cuántas notas de esperanza le hubiera dado a la Violeta del pasado. Si se hubiera podido imaginar lo que estaba por venir, no hubiera pasado ni un solo cumpleaños  encerrada en modo mejillón... Qué bien la vida.
Que alivio la vida.

4 comentarios:

Chitin dijo...

¡¡Muchas felicidades!! yo no he tenido momento para escribir post por mi cumple, me alegro un montón de esa fuerza y ese optimismo que tienes.

José dijo...

Mucha felicidad, siempre!

glaramknits dijo...

Felicidades!

Mirichan dijo...

Yo, si hay algo que he aprendido últimamente es que nunca es para tanto.
Nada es para tanto.
Y ahí voy yo, comiéndome los treinta con ganas con esa idea en la cabeza!