miércoles, agosto 29, 2018

El secreto del trigo transformado









He venido a actualizar mi pobre blog. Ya nadie lee blogs. Y ese es el principal motivo de que a mi me den ganas infinitas de venir aquí a vomitar letras. Me siento a salvo escribiendo para mi.
He puesto el spotify, y ha empezado a sonar Santiago Cruz, y me ha entrado la nostalgia. Santiago Cruz es el verano del 2010, MiTrinchera, MiCubano y su manera de devolverme el sueño y las ganas de vivir. Es Vecindario con viento, contar Perseidas sobre el techo de un Pathfinder, y es también una piedra. Dolorosa, angulosa, y con liquen tipo chicle. Casi no me la quito de encima, la verdad. Pero lo logré. Todo lo anterior me ayudó mucho. Y también Santiago Cruz.
Ya se va acabando el verano. Estamos en casa. MiMariposita ha cumplido 7 años, entre un montón de LOL y de música de Guineo Colectivo. Hemos bailado mucho, disfrutado de la playa otro tanto, y sobre todo hemos pasado largos ratos con LasNiñasdelGurú. Ha sido un verano de construir recuerdos. Sé que los veranos en NuestroNorte, formarán los recuerdos a los que ella quiera volver desde que sienta un poco de perdida. Creo firmemente en ello, y por eso me doy a este trabajo con la pasión de un artista.
También hemos aprovechado para leer, y hemos terminado el Príncipe Caspian. Para el próximo, mucho me temo que ya no me va a necesitar, y lo leerá sola. No te creas que no me da un poco de pena el asunto.
Ayer, para ir volviendo a la rutina de la forma menos dolorosa, saqué a Fefi de la nevera. Fefi es mi masa madre de centeno. La refresqué dos veces, y ella despertó con alegría. Creció hasta casi salir del bote. Hice un pan integral, tipo hogaza, que es con lo que desayuno cada mañana. Pero como todavía tenía un montón de masa madre, me decidí a hacer otro pan. Cuando ya tenía la masa madre separada y le había añadido lo que quedaba de la harina de espelta, y me fui a buscar más, comprobé con horror que no tenía.
En ese momento de pánico, respiré hondo, e invoqué la sabiduría de los panaderos que conozco. Sin dudar me fui a la nevera (sí, yo guardo todos estos ingredientes en la nevera) y cogí el gofio. Gofio de trigo LaPiña, que es el que usamos nosotras.
También saqué del congelador las naranjas confitadas que tengo para los roscones, y por un momento me sentí Alfredo Lingüini manejado por el Chef Remy. Lo que me viene muy al caso porque estoy leyendo La mujer habitada, y por el momento todo me parecen señales y  mensajes.
Al caso, que me despisto.
La cosa es que completé mi pan de masa madre de centeno, agua y harina de espelta, con gofio. Le puse las naranjas picadas, semillas de amapolas y chips de chocolate; y su pizca de sal.
Lo amasé un poco, y lo dejé levar dos horas. Pasado ese tiempo, lo formé en forma de pan de molde, y lo dejé reposar otra hora más ya en el molde rectangular. Pasado ese tiempo lo metí en el horno, casi otra hora más a 220ºC.
Lo he dejado reposar toda la noche, y esta mañana cuando he ido a cortarlo, he notado el olor. Y me he llenado de confianza. Según iba partiendo rebanadas, salía el olor a naranja, mezclado con el del chocolate, y la acidez propia de la masa. He flipado mucho, la verdad.
Pero el golpe final me lo he llevado cuando lo he metido en la tostadora, y le he dado el primer mordisco. Ha sido apoteósico. Sin duda el mejor pan que he podido hacer en mi vida.
Hasta MiMariposita ha venido a la mesa al olor de la rebanada recién tostada. Nos hemos dedicado a saborearla en silencio, con cara de completa satisfacción.
Me he puesto a pensar en el libro que leo, y le encuentro toda la relación del mundo, las señales llegan casi sin tiempo a poder atenderlas a todas. Y hoy se me hace muy muy real el slogan de las chicas de somospolvorosa.
Este otoño va a ser la caña. Te lo digo yo. CONFÍA COÑO!


4 comentarios:

Chitin dijo...

Q gusto da leerte... es verdad q la gente está abandonando los blogs y ahora todo es Instagram y su inmediatez.

Casi he podido oler tu pan al leer...

Betsabé RG dijo...

Muy revelador... y me niego a creer que se hayan pasado de moda los blogs. Es una delicia leer publicaciones plagadas de verdad, y más tú, que tienes un gusto exquisito contando las cosas. Lo que tienes que hacer es mantenerme al día de todo!!!! ;)

Anónimo dijo...

Hola Violeta, yo soy una de las que te lee sin comentar nunca pero hoy entro para decirte que me encanta tu blog y me encantan los blogs como el tuyo, largos y jugosos, de esos que te puedes sentar a leer con una taza de café en la mano. No dejes de escribir, por favor, se te echa de menos, tu manera de escribir transmite mucha paz, y siempre se puede aprender algo de cocina o de música jejeje un besote
Carmen

beatriz dijo...

Hola Violeta, yo sigo leyendo blogs y publicando de vez encuando en el mío hacía mucho que no pasaba por aquí,madre mía!! tu mariposa que mayor
y el pan pinta muy muy bien