lunes, octubre 23, 2017

Mañana




Mañana cumplo 42. Y es algo bastante extraño, porque tengo la sensación de no haber tenido 41. Todo este año, he dicho tengo 42, y luego rectificaba: ¡ah, no no, que son 41!, es como si algunos números no terminara de asociarlos con mi persona. No tuve 41 y voy a estar dos años teniendo 42.
Por ahí, en alguna de mis múltiples libretas tengo una lista con 42 deseos por cumplir, pero hoy me bastaría con poder sentarme delante de la mar y dejarme ir. Necesito recargar pilas, con urgencia. Y tu pensarás que  decir esto un lunes, es una total incongruencia. Pues no, porque me he pasado el fin de semana trabajando ¡ay! la vida del autónomo. Venga va, que no me quejo, que por lo menos, lo que hago me gusta bastante.
Recargar pilas para mí es sinónimo de agua. Baño de mar, observación de la mar, respirar mar.
Ayer por la tarde, después de estar todo el día sentada, puse música y me levanté. Emma como siempre que oye salir música del ordenador, sabe que mi jornada laboral ha terminado, y viene corriendo a unirse.
Sin hablar y sin estar premeditado, salimos saltando por el pasillo al ritmo de Estalactitas.
Por la noche, cuando ya estaba metida en la cama, y me puse a pensar en lo que realmente quería para este próximo año, me di cuenta de que era justamente eso, que no se nos quiten nunca las ganas de bailar. Porque esto también me recarga pilas.
Y hoy, es el último día que tengo 41.

2 comentarios:

Chitin dijo...

¡¡¡FELICIDADES!!! yo sigo sin hacerme a la idea de los años q tengo, de hecho el otro día comentándolo con la madrina de mi niña y con mi marido, él nos decía q tenia q pensar cuantos años tenía, q no le salía.
Me hizo mucha gracia, pero ya veo q no es el único al q le pasa.
Un abrazo.

Adijirja dijo...

Mmmm.... por lo que veo, mi regalo musical cumpleañero te vino perfecto... 😊