sábado, enero 24, 2015

La mejor manera de sobrevivir a este Enero, es con flores














Todos los propósitos que tenía para con el blog, para este año, han ido desapareciendo a medida que iba aumentando el frío.
El frío, el viento, y la oscuridad típica y propia de esta época del año, junto con la promesa del año de quitarme personas más pronto que tarde, me han ido sumiendo en un estado próximo a la catatonia. Voy como un autómata todo el día, incapaz de poner las neuronas a pensar y sacar la lista que tan bien confeccioné el pasado mes de Diciembre. Yo no sé por qué no hibernamos, sería una solución perfecta.
Hay días que llegan noticias, que de pronto son malas. Que las sientes como una jarra de hielos en la cara, y que te llevan con pase directo a la fase de la negación. Pero respiras, y aflojas los puños, y los dientes. Y llega la frustración. Que también pasa. Y antes de que llegue la pena, decido intentar ver el vaso medio lleno, si es que en medio de todo esto, puede haber algo bueno. Y la única conclusión es que el tiempo puede que sea un regalo. Y que este tiempo sea un buen momento para asumir, para volver a ver, y para hacer trinchera y poder ayudar a los que lo van a pasar peor cuando el tiempo venga a cumplir su promesa. Y no hace falta que el lazo sea directo para sentirlo mucho, sobre todo por los que se van a quedar huérfanos, aunque hace rato que hayan pasado ya los cuarenta. Y sigo así, divagando, con las manos frías, y en estado autómata.
En un momento de iluminación, he aprovechado el impulso del pensamiento intentando buscar una solución rápida y eficaz, para despertarme de este atontamiento general que padezco.
Y de pronto he parado la vista en las orquideas. Como si me estuvieran mandando mensajes, nada subliminales.
Cinco orquideas, todas floreciendo. Esto es una señal. La vida sigue, la vida sigue su curso. La naturaleza sigue haciéndonos los mejores regalos.
Hace menos de un mes han abierto un vivero cerquísima de casa. Tan cerca que podría ir andando, que además es recomendable, así no me vuelvo loca cogiendo flores, que luego no puedo cargarlas.
Tiene de todo. Flores, árboles, arbustos, cactus.. y sobre todo vida. Es innegable el efecto reparador que tienen las plantas.
Así que me ha parecido la mejor manera para sobrevivir a lo que queda de invierno. He comprado petunias, pensamientos, y algunos bulbos. Ya en casa he vuelto a trasplantar el aguacatero y  he arreglado las brincas que estaban saliendo asilvestradas en una de las jardineras.
Y como si fuera magia, parece que toda la energía de la casa se hubiera cambiado.
Me han dado ganas de encender los fogones y todo.
Garbanzos picantes con arroz fue el menú de ayer. Muy sencillo y muy gustoso. Llevo haciendo esta receta hace más de 10 años. Estas cantidades son para dos platos.
En el caldero se pone un poco de mantequilla a derretir con un chorrito de aceite de oliva, y se ponen dos ajos machacados, una guindilla (o más, dependiendo del gusto), unos trocitos de jengibre fresco también machacado, media cebolla grande picada, y también sal. Se deja sofreír bien, moviéndolo de vez en cuando. Cuando la cebolla está transparente se añaden dos cucharaditas de cilantro molido, y una de cúrcuma. Se rehoga un poco, y se añaden tres tomates pelados y cortados pequeñito. Se deja pochar a fuego medio durante unos 10 minutos. Dándoles vueltas. Pasado ese tiempo se echan los garbanzos cocidos. Yo usé unos que tenía guisados, pero se puede hacer también con un bote, con los garbanzos escurridos. Se añade el zumo de medio limón, y dos cucharadas de postre de garam masala. Si tiene poco caldo, se puede añadir un poco de agua. Se baja el fuego y se deja cocer durante 15 minutos, vigilando de que no se queden secos. A la hora de servir, se le pone un poco de cilantro fresco picado por encima, y el libro también aconseja servirlo con granadas.
Para este frío es un plato estupendo.
Y para el postpandrial, el mejor pasatiempo estos días están siendo los poemas de los hermanos Abu-Tahoun y de Diego Ojeda. Casi podría decir que han sido el mejor regalo de estas Navidades.

domingo, enero 04, 2015

Superar los 2 minutos críticos







Hace unas semanas mi admirado Ibán Yarza, tuvo a bien compartirnos su receta del Roscón de Reyes, en el programa de David de Jorge (RobinFood). Fue el empujoncito que me faltaba para intentarlo.
He hecho dos pruebas, una el domingo pasado y la otra hoy mismo.
He seguido la receta y el procedimiento al pie de la letra, con solo una diferencia entre pruebas.
La primera prueba la hice a mano, y con fermentación corta a temperatura ambiente. Esto es, que amasé con mis manitas, y respeté los tiempos de levado en la cocina.
La segunda, la hice en Thermomix, siguiendo el mismo orden. Amasando en velocidad espiga, y con 3 minutos de tiempo. Respetando también los tiempos de espera. La única diferencia, es que después del boleado y formado, puse el roscón en la bandeja de horno con la forma definitiva, lo tapé y lo dejé toda la noche en la nevera. Esta mañana, bien temprano, y haciendo un simulacro de lo que será mañana por la noche, calenté el horno y pa'dentro.
Realmente las diferencias entre una y otra forma no son sustanciales, al menos no en el sabor.
La gran diferencia es la comodidad de no ensuciarte las manos, y no tener que pasar por esos dos minutos críticos.
Al principio mezclas con la cuchara todos los ingredientes, menos el azúcar y la mantequilla. Añades el azúcar y aquello empieza a descontrolarse. La masa se vuelve pringosa, aunque sigue siendo manejable. El colmo viene al añadir la mantequilla. Ahí ya no hay forma de manejar la masa, se pega a todo. ¿Por qué estoy yo tan incómoda con esta masa pringosa entre manos, si en la tele a Ibán y a David, se les ve tan sonrientes y a gusto?. Y ahí, te invade una sensación de esto no está bien, lo mejor será hacerlo desaparecer. Cruza por tu pensamiento la idea de tirar la masa deforme y pegajosa a la basura, a la voz de ¿qué necesidad tengo yo de meterme en estos jaleos, si un roscón vale 5€?.
Dos minutos críticos, como cuando colocas por primera vez el bastidor en tu quilt para acolchar, y no sabes dónde poner las manos, ni como tirar de la aguja, y te vas poniendo nerviosa, y no termina de salir.. y parece que el tiempo no pasa y la cosa no mejora.. Pero si no tiras la toalla, de pronto, y como magia, la sensación de incomodidad empieza a mitigar, y las puntadas empiezan a salir parejas.. Y cuando te has dado cuenta, han pasado cinco minutos, y ya has acolchado un pequeño trozo. Te separas del bastidor y admiras el trabajo. Sí, ha merecido la pena soportar y superar esos dos minutos críticos, porque el resultado lo merece.
Lo mismo pasa cuando comienzas a tejer con cinco agujas, la hebra a la izquierda. No sabes dónde poner los dedos, y ya no recuerdas ni por dónde tenías que meter la aguja. Maldices el momento en que decidiste hacer calcetines, ¿para qué?, si los hay preciosos a unos pocos euros.. Pero aguantas, y sigues empeñada en domesticar tus falanges para que consigan terminar una vuelta entera. Y cuando te vienes a dar cuenta, llevas tejiendo un buen rato, y ya tienes cierta velocidad, y el calcetín empieza a tener forma.
Dos minutos. En muchas situaciones hay que aguantar estoicamente esos dos minutos, porque el resultado bien merece la pena.
Apretas los dientes, y esperas, y sigues. Dos minutos críticos. Y la crisis habrá pasado.
Este es mi primer propósito de año nuevo. Darle a todo, al menos, ese margen de tiempo.