domingo, noviembre 01, 2015

Halloween, Finados, o cualquier excusa me vale






Hace ya unos cuantos años, que dejé de ser una grinch de cualquier fiesta. Y tengo que decir, que ahora soy mucho más feliz, y me lo paso mucho mejor.
Antes me ponía en modo "gente gris"  como canta Luis, y dejaba que las fiestas se me escaparan de los dedos, mirándolas de lejos y poniendo cara de disgusto. Menos mal que todos esos modos quedaron atrás con la treintena.
Ahora cualquier atisbo de fiesta, me pone en marcha de preparativos, y en predisposición de pasarlo bien.
Así que con los ojos en el calendario, me sumergí en el armario donde tengo todo lo que puede ser útil para inventar. Con un poco de tela, y unos patrones a mano alzada, construí la corona de la puerta. La inspiración, como siempre, gracias a la inestimable ayuda de Pinterest.
Todas estas fiestas son un filón para los centros comerciales, que desde una semana antes sacan todo su arsenal de adornos y dejan el centro como cualquier escenario de peli B. También aprovechan para atraer al pobre consumista que se ha quedado despistado por ahí, sin tener conocimiento de que lo que tiene que hacer durante el fin de semana, es ir al centro comercial y sacar a pasear la tarjeta. Para esos despistados, el centro llena la tarde de actividades infantiles. Yo, tengo un truco, voy a todo lo que anuncia, dejando la cartera en casa. Me sale mucho más a cuenta.
El viernes, la agenda marcaba un cuento de piratas teatralizado. La verdad es que estuvo muy entretenido y original. Emma, se lo pasó muy bien. Se desconecta de lo que pasa alrededor en cuanto le comienzan a contar una historia. Luego, nos dieron la posibilidad de pisar el escenario y andar por el medio del tesoro y el barco pirata.
Y para merendar, otra vez volviendo al cajón de cosas compradas años ha, unos muffins con cara de calabaza terrorífica. La idea era decorarlos después de que se enfriaran, pero no llegaron a tiempo.
Y para cuando estaban fríos ya estaban formando parte del proceso de digestión. El año que viene volveremos a intentarlo.

3 comentarios:

albis dijo...

Ole! Me encanta la corona de la puerta! Yo compré una calabaza con luces de colores, ajaja, qué cutrez... por lo menos el peque se entrtiene que no veas mirándola.

Nieves dijo...

Bueno, bueno, bueno, estas fiestas me encantan, yo lo veo como la escusa perfecta para dar rienda suellta a la fantasma que llevo dentro, de echo en casa a todos nos gustó de siempre la tematica de las pelis de terror y demás fantasmadas cuando Halloween se fue implantando por aquí nosotros fuimos de los primeros en festejarlo.

:D


Besitos!!

Diana dijo...

Ole! Me encanta la corona de la puerta! Yo compré una calabaza con luces de colores, ajaja, qué cutrez... por lo menos el peque se entrtiene que no veas mirándola.