jueves, agosto 06, 2015

4 años


Ayer mi mariposita cumplió 4 años.
Es una niña de 4 años que razona, se impone, y pregunta todo lo que no sabe.
Pregunta hasta llegar al cansancio.
Ella ha avanzado mucho en este tiempo, yo también.
De lo que he aprendido este último año con ella, es a prestarle atención. Más de lo que lo hacía antes.
Prestarle atención en todas las circunstancias, y en todos los momentos. Prestar atención es el camino previo al desarrollo normal como persona.
Sigo haciendo oídos sordos a todos esos comentarios de que así se hacen niños caprichosos y mimosos, que también se crean pequeños dictadores, bla bla bla..
Sigo dando la misma respuesta: este libro lo escribimos nosotras, y a nosotras esta historia nos gusta como está.
Este año ha sido completamente consciente de qué significa cumplir años, todo lo que se puede ser consciente con 4 años.
Ser el centro del día de toda la gente que la quiere, y que día a día la acompaña en este camino.
Desde que se levantó se puso su corona de cumpleañera, y estuvo con ella hasta que se fue a la cama. Mucho más tarde de la hora habitual.
Yo nunca fui mucho de fiestas, ni de ser centros, ni de algarabías... Pero una se traga sus gustos y hasta un sapo si hiciera falta, por darle el gusto.
Por la noche cuando ya se caía de sueño, me dijo: mamá que cumpleaños tan feliz he tenido, estoy muy contenta.
Y yo también... yo también estoy muy contenta.

6 comentarios:

Adijirja dijo...

Ay... Violeta... Se nos hacen grandes a pasos agigantados...
Y noaotras a tiempo completo. Acompañando. Guiando. Enfadándonos cuando hace falta.
Emma es feliz. Tú también. Eso es lo único importante.
Felicidades. Muchas. A las dos.

Jazmín NG dijo...

Felicidades para Emma!
Y que sean muchísimo más!

Nieves dijo...

Ay como pasa el tiempo!!!
Si la conocí cuando aún estaba en tu barriguita. Ay ya 4 años!!!

Felicidades a Emma y a ti por tener tan hermosa pequeña :)

Besos!!!

SIONA dijo...

Ains mi mariposita, que son 4 años ya!!! :)
Felicidades a la mami porque también se lo merece...

Vicente Carrasco dijo...

Yo tengo muchos y muy buenos recuerdos de mis cumpleaños cuando era pequeño, con mis padres, mis primos, mis amigos, la tarta, etc..., y también los tengo desde el otro lado de la barrera, como padre, organizando la fiesta, invitando a la gente y los he disfrutado tanto o más que los propios.

Cada año es distinto al anterior, es la época de los cambios y te doy toda la razón en que hay que vivirla como te pida el corazón hacerlo, sin dejarte influenciar por nada ni por nadie, vivirlos como ambas queráis hacerlo.

Felices cuatro años, pequeñaja!!

PD: Perdón por el retraso pero he andado liadillo estos días.

albis dijo...

Felicidades a ambas preciosa.

A partir de ahora voy a acordarme siempre del cumpleaños de tu mariposita: comparte fecha con mi vikingo.

:)