domingo, mayo 03, 2015

Reflexiones de ser mamá




El viernes Emma trajo de su cole su regalito para celebrar el día de las madres. Lo guardó cuando llegamos a casa, y me dijo muy seria que era para mí, pero que no me lo podía dar hasta el domingo.
Hoy se ha levantado con la energía de siempre, y ha saltado de la cama a buscarlo.
Una bolsita decorada por ella, un tulipán que también pintó ella, y una postal que dentro tiene las palabras que sabe escribir (mamá y Emma) llena de dibujos rosas y azules, porque según ella, yo soy rosa y ella es azul.
Todo muy bonito, y como es normal, muy especial. Aunque lo que más me ha gustado es su capacidad para mantenerse firme, sin dejarse llevar por la emoción de tener un regalo y dármelo sobre la marcha. Ha esperado hasta hoy, y ni siquiera días atrás cuando me dijo que estaba haciendo una sorpresa para mí, se le escapó nada.
Me dijo:
- Estamos haciendo una sorpresa para las mamás en el cole, pero no me preguntes porque no te lo puedo contar, es un secreto.
Me gusta esa capacidad que tiene para ser firme, aunque cuando es igual de firme para algo que no conviene (como tirarse del sillón, pinchar en las camas, o comerse todo el chocolate que encuentra..) no me parece tan bien. Emma es cabezota, es sesuda, tiene una lógica que me deja la mayor parte de las veces sin palabras. Y cada día, me pregunto cómo es posible que con lo pronto que se acaba (apenas un metro de altura) sea capaz de agotarme físicamente con tanta rapidez. Me resulta increíble la energía que tiene, y la necesidad de explorar todo lo que tiene alrededor. Su curiosidad es digna de estudio, y su memoria un prodigio.
Es capaz de echarme un pulso con cosas tan ridículas como comerse una zanahoria, o de estar llorando los diez minutos que dura la ducha,o cuando nos metemos en el coche para volver a casa desde NuestroNorte, que es capaz de estar con un llanto lastimero, que ni es llanto ni es nada, todo lo que dura el trayecto.
En estos cuatro años que llevamos juntas, he aprendido mucho, y probablemente me ha servido también para conocerme y conocerla. Asumir que es una persona independiente, a la que unas veces guío y otras veces acompaño, pero siempre manteniendo (o intentándolo) su independencia.
Yo no recuerdo cuando sentí la certeza de que mi camino en la vida pasaba por el trance de reproducirme, es algo que siempre he sentido o que he sabido. También tuve siempre claras, las circunstancias que acompañarían a mi maternidad.. casi todo ha sido así, como lo sentí desde siempre. Puede que por eso, todo sea más llevadero, o menos problemático.
Pero también es cierto que cuesta, y que hay problemas. No es fácil lidiar con según qué entornos, y también es complejo plantar cara a algunas batallas internas que siempre surgen en cuanto empiezas a educar. Lo de dejar mi vida en standby hasta que vaya a la Universidad prácticamente, lo tengo asumido, y no me genera demasiados conflictos. Es una especie de peaje que pago por ir en un camino donde la mayoría de cosas son flores.
Después de abrir el regalo sorpresa, hemos dado buena cuenta a un desayuno completo y sabroso, no creo que haya tomates más ricos que los de Tiscamanita; hemos leído todos los cuentos de mamás que tenemos, que ahora me doy cuenta que son tantos como los años que llevo celebrado este día. El último, el Mamá, de Mariana Ruiz Johnson, es precioso, versos cortos, e ilustraciones que van desde el embarazo hasta el niño que ya va solo por la vida, pero que siempre será el niño de mamá.
Me acuerdo de la canción de Luis Quintana, Antes:

... Antes, mi madre me decía: mi niño todo el día
pero eso sigue igual...

4 comentarios:

Nieves dijo...

Espero que pasaras un fantástico día con tu niña y los disfrutarais a tope!!! :)

Feliz semana amiga :)

María dijo...

Es muy bonito compartir esas experiencias juntas.
Yo que tengo 3 hijos el mayor 35 años y la "pequeña" 31 ,todavía el día de las madres me siguen felicitando,comemos juntos y siempre cae algún regalito,ya no son como los de antes hechos por ellos ,pero te emocionan igualmente .
De los hechos en la guardería y en el colé tengo cajas enteras,imagínate siempre por triplicado porque en 4 años nacieron los 3,así que prácticamente disfruté de esos momentos con los 3 a la vez.
Los hijos son para toda la vida y aunque crecen y se hacen independientes para nosotras siempre son nuestros niños.
Besos para las dos.

AllColorsAreBeautiful dijo...

Me resulta curioso que veas como algo seguro que tu hija querrá en un futuro ir a la Universidad... quizás sea feliz con otra cosa

Me resulta curioso porque creo que seguimos, en este país, pensando que la titulación da el éxito, que es paso obligado para sentirse pleno... curioso.

Lolita Blahnik dijo...

Definitivamente, no existen mejores tomates en el universo que los de Tiscamanita, por eso cuando me gane el euromillón me voy a comprar una casa en tu isla. Lo tengo todo planeado, viviré medio año por allí y el otro medio lo pasaré viajando. No te preocupes, Emma y su madre están invitadas a recorrer el mundo con nosotras, que para eso me van a salir los dólares por las orejas!