domingo, marzo 29, 2015

Instrucciones para atorrijarse






Desde que ví a Ibán Yarza con David de Jorge presentando los Semlor, me declaré fan total de estos maravillosos bollos. Y también del "atorrijamiento", como acción de atorrijar o como el estado de atorrijarse.
Ya hice los bollos, pero cuando fui a rellenarlos, me encontré escasa de avituallamiento y energía.
Tenía una cuenta pendiente con ellos. Hoy, domingo de Ramos, con una hora menos, e iniciando la Semana Santa, tenía la excusa perfecta.
Desde que me levanté los tenía en la cabeza. Hice un breve inventario de ingredientes, y tenía de todo, así que manos a la masa.
Lo primero que hice fue ambientar la cocina, y le di a la reproducción aleatoria de mi música.
Mezclé harina, huevos, leche, mantequilla, azúcar, levadura y cardamomo (mucho cardamomo) con la compañía de Fede. Empecé a mezclar y llegó ese momento incómodo en que tienes la mano totalmente pegajosa. Pero me puse a cantar:

yo que bajé, al infierno en bicicleta
yo, que bailé con el diablo un rock and roll...

... yo que inventé la palabra fortaleza..

Y me vine arriba con la masa. Y le di su amasado y su reposo. Y la masa empezó a desprender un olor maravilloso de harina y cardamomo.
Seguí amasando, con movimientos rítmicos y constantes. Y vino la canción del Flaco para darme la razón..

vine de lejos, tuve nostalgia
en mi equipaje no entraron lágrimas.
vine de lejos, bebiéndome el miedo
haciendo turismo por cuerpos amargos...

el tiempo en el que abrí, las puertas de lo que vendrá.

Llegados a este momento, se puede decir que había un gran ambiente en la cocina, además de un aroma espectacular, aunque era el momento del primer reposo.
Emma sintió total atracción por el olor y a lo bien que yo me lo estaba pasando, así que se me pegó como una lapa, a la voz de: Bailemos, mamá. Y la reproducción aleatoria del spotify le concedió el deseo.
Normalmente bailamos mucho con Jorge, y casi tenemos una coreografía para esta canción. No perdimos ni un segundo en lanzarnos por nuestra cueva a girar con la música.
Con el ritmo a tope, metí las almendras en la thermomix, y las trituré a máxima potencia. Le añadí la leche y el azúcar, y lo puse 3 minutos a velocidad 3, con temperatura 37º. Quedó una especie de mazapán de comérselo a cucharadas.
Pasó la primera fermentación, le dimos forma a los bollos, y volvimos a dejar en reposo.
Emma estaba muy metida en faena, y la música se nos estaba viniendo un poco abajo, así que hicimos trampa, y buscamos una canción que nos volviera a levantar los pies del suelo.
¿Qué pongo Emma?. Mamá mamá, pon la canción de Olivia. Olivia, mi sobrina, de 13 meses, es una completa fan de esta canción. La oye y por ella como si se para el mundo. Deja de hacer lo que quiera que esté haciendo y a bailar.
Y nosotros, hoy, hemos hecho lo mismo.

don't believe me, just watch

Y los bollos creciendo, y nosotras bailando.
Suena el reloj de la cocina, confirmando el instante de abrir el horno.
Solo 12 minutos de horneado. Y todo listo para rellenar.
Primero, vaciar los bollos, una niña al lado que se encarga de comerse todas las miguitas, incluso calientes. Segundo, una cucharada generosa de mazapán. Tercero, otra cucharada de nata. Y cuarto, tapar con su tapita.
Al final, azúcar glas por encima.

Y llega el momento del día. El momento del atorrijamiento. Se calienta un poco de leche en un pequeño bol. Y se mete el semla dentro. Esperamos unos minutos, que son ideales para escuchar esta canción y ponernos en situación. Darnos unos mimitos y decirnos que nos queremos. Yo a ella y ella a mí.

con la ilusión magullada,
que duro sería vivir
sin la emoción de tus alas..

El semla atorrijado. Nosotras en el cielo, cucharada a cucharada.

cerrar la luz y dormir
acurrucada contigo

Y como suelo decir, benditos fueron todos los muertos de mis armarios, si al final, lo que me esperaba, era esto.

2 comentarios:

Nieves dijo...

Walaaaaa!
Esta receta tiene que estar deliciosa.
Y veo que te salen a la perfeción, vamos igualitos que los del maestro cocinero :)

Feliz semana :)

Besos!!

glaramknits dijo...

Genial la receta con banda sonora! Pero suerte que no me gusta cocinar, que si no este año, contigo #operaciónbikiniinversa Madre mía si vivieras más cerca! No se me iba la barriga postparto ni para la jubilación.