sábado, marzo 07, 2015

Aprendiendo y pensando








Llevo tejiendo calcetines más de diez años. Sin embargo, siempre los he hecho igual, desde la pierna hasta la puntera, en agujas de dobles puntas y de uno en uno.
Esta semana, he sentido la necesidad de explorar nuevos caminos. Y después de que ElGurú, me pidiera un nuevo par, me lancé a hacer los dos a la vez y en aguja circular.
Utilicé este video para orientarme un poco. La verdad es que ha sido una grata experiencia, y se elimina por completo la pereza que da empezar de nuevo cuando acabas el primero. Sin contar que los dos quedan exactamente iguales.
La principal pega que le veo al método, es tener que separar los ovillos. Normalmente la lana de calcetines que tengo es de un ovillo de 100r, suficiente para el par. Pero para tejer los dos calcetines a la vez, necesitas hebras separadas. Inicialmente usé el mismo ovillo con la hebra de fuera para un calcetín y la de dentro para el otro. Pero se me iba enredando constantemente y perdía más tiempo poniendo las hebras en orden que tejiendo, así que finalmente dividí el ovillo en dos. Odio ovillar.
De igual manera, seguramente volveré a repetir esta forma de tejer, porque tiendo mucho a estancarme en lo que me gusta, y me voy cerrando caminos casi sin explorarlos primero, y eso no es muy bueno. Me he propuesto, poco a poco a salir de mi zona de comfort.
Y con los calcetines casi controlados, me he metido de lleno en la cocina.
Yo no sé qué tienen los calderos de caldo que tanto abrigan en una casa.
Una cocina con un buen caldo es una cocina de gente feliz.
La semana pasada hice un buen caldo de pollo y verduras, de esos de estar cociéndose a fuego lento durante casi tres horas.
Con dicho caldo, preparé dos de mis sopas-caldos-cremas preferidas: el Borsch y un CornChowder. Los platos calientes de cuchara abrigan, arropan, y alimentan cuerpo y espíritu.
Y cuando uno está tan abrigado por dentro y por fuera, tiene el espacio propicio para pensar. 
Hoy ha ocurrido un lamentable y desgraciado accidente en mi pueblo. Un accidente de coche que se ha saldado con un herido y un muerto.
En estos días en que las redes sociales se han hecho con el dominio total de nuestros pasos, nuestros pensamientos y casi nuestras vidas... casi antes de que llegara la ambulancia al sitio del accidente, ya estaba circulando una foto por whatsapp del momento con un texto totalmente distorsionado de lo sucedido. Lo más triste es que a mí me llegó ese horrible mensaje a través del grupo del colegio, y en seguida empezaron a llegar mensajes de: que lo paguen, que haya justicia,.... que les corten la cabeza!!
Yo recibí la noticia y todo lo demás entre asqueada y ojiplática. 
¿Ya no hay control?. ¿El móvil y la tecnología nos ha secuestrado el sentido común?. No entiendo cómo nadie es capaz de pensar que tal vez, alguno de los que estábamos en ese grupo podría estar implicado con los accidentados, o con el fallecido... Y cómo es posible que salga toda esa ira sin ni siquiera tener toda la información de lo que había pasado. Todavía ahora siento náuseas de cómo el morbo es capaz de tomar el mando en este tipo de situaciones.
Se me viene a la mente, este fantástico texto de Wayne Dyer:


When you squeeze an orange, you'll always get orange juice to come out. What comes out is what's inside. The same logic applies to you: when someone squeezes you, puts pressure on you, or says something unflattering or critical, and out of you comes anger, hatred, bitterness, tension, depression, or anxiety, that is what's inside. If love and joy are what you want to give and receive, change your life by changing what's inside.

Que salga toda esa ira, sed de venganza, sin ni siquiera pararse a pensar, a cuestionar la información... ¿Qué tenemos dentro?.
Y tu.. ¿qué tienes dentro?

2 comentarios:

Nieves dijo...

Mi tía de 80 años, cada año me hace calcetines de lana para dormir. En invierno no hay nada como dormir con los pies calentitos.

Las redes sociales tienen esa lado oscuro... es triste que se utilice para contar y dar difusión a echos tan tristes y de forma hiriente y distorsionada. No sé si se podría evitar... lamentablemente no, tenemos que vivir con el lado positivo y bonito y con sus sombras igualmente.

Mil besos !!!

SIONA dijo...

Luces y sombras. Esta vida detrás de cualquier pantalla me hace plantearme seriamente si estamos perdiendo la humanidad.
Yo muero por darte un achuchon, de esos que dan calorcito y amor ... porque te quiero y te echo de menos.