domingo, septiembre 07, 2014

Mi repro de los años '30











Ya está terminado. Por fin. 10 años desde el momento en que corté la primera tela, hasta que dí la última puntada.
En el año 2004, en un grupo de yahoo, descubrí a un grupito de mujeres que tenían la misma pasión por el patchwork que yo en aquel momento. De ese grupito, me traje a MiColegui, y a otro montón de mujeres con las que sigo manteniendo contacto.
Este proyecto surgió en ese grupo. Una de las integrantes había visto un quilt en un museo, y se decidió a reproducirlo, animándonos a hacerlo en diferentes estilos. Yo, me decidí a hacerlo en telas de reproducción de los años 30.
El 2004 fue un año de muchísimos cambios para mí, así que me dispuse a dibujar y cortar los primeros bloques en medio de una mudanza entre Gran Canaria y Fuerteventura. En esos momentos, las telas y las agujas se convirtieron en una maravillosa trinchera en la que esconderme, y durante el último semestre del año, le di bien duro a las manos. Y cosí gran parte de los bloques.
Seguí con ellos durante el 2005, y era el proyecto que llevaba conmigo, cuando me inicié como profesora en clases de patchwork.
A mitad de ese año, terminé de coser los bloques. Los 99 bloques que forman el top.
Seguí con el sashing. En el quilt original estaba compuesto por tiras de 2 pulgadas de ancho. A mí me parecieron muy grandes, y por mi cuenta y riesgo lo reduje a 1 pulgada.
Según mi diario de labores, a finales del 2005, estaba cosiendo el top. Y aquí vino otra mudanza, por fin a mi piso. Desde ese entonces hasta el año 2008 le di una puntada aquí y otra allí, y no me decidía a elegir ningún borde.
En 2009 me volví a mudar a Gran Canaria, y el top quedó olvidado en el armario de proyectos, en una bolsita. En el 2011, mientras preparaba el nido, para la llegada de Emma, hice inventario de proyectos a medias, para darme cuenta de que podía esconderme detrás de la gran vergüenza que me daba tener tantas cosas a medias. Hice una lista de prioridades, y fue entonces cuando este quilt tuvo la fortuna de subir un par de puestos y colocarse en una posición de preferencia.
En el 2013 (parece que la prioridad no fue tanta), elegí los bordes, y pude ponerle fin al top.
En mis propósitos del 2014, era el número uno. Empecé enero acolchándolo. Y llegué a Junio con el acolchado. Llegó el calor, y aunque solo faltaba ponerle el binding, se me hacía muy pesado ponerme con él.
Al venir de MiNorte, a finales de Agosto, ya no tuve más excusas. Sin casi darme tiempo a pensarlo, lo cosí, en dos noches, y bordé la etiqueta.
Es curioso, que cuando fui haciendo los bloques, había algunos que no me gustaban, pero como me decidí a hacer una réplica exacta del original, los cosí. Así hay bloques de lo más extraños en el top, como el de la piña, el de la gallina, el de la mano... las dos cruces.
Sin embargo, 10 años después, la composición se ajusta perfectamente a lo que he vivido en este tiempo. Tuve que decirle adiós a mis abuelos y a mis perrillos, mientras lo cosía (las dos cruces), hay un ancla: la gran importancia que tiene mi padre en mi existencia; la piña es de mi madre, que quiere comer piña constantemente porque "es muy digestiva"; el águila: la valentía; la gallina: la maternidad; la mano: saber decir stop...
Me encanta mirar ahora mi quilt, y buscar todas estas relaciones... Se ha convertido en un buen diario.
El top está compuesto por 99 bloques, y dos tiras de bordes. Es rectangular, y la medida final está en torno al 2.00x2.40. Está cosido y acolchado a mano. La trasera es una tela de algodón de Ikea del año 1996 (cuando empecé a hacer patchwork).
Ahora está colgado en la tienda de MiColegui, y en unos días, lucirá estupendamente en nuestra cama.
Empezamos Septiembre con una cosa menos en mi lista de pendientes.

10 comentarios:

Sandra dijo...

Precioso, te ha quedado muy bonito y como siempre te digo me encantan tus historias, muchos besos desde Tenerife.

María dijo...

Al golpito,pero valió la pena.....
Esos son los trabajos más agradecidos y los que conservaras el resto de tu vida,porque como bien dices son un recordatorio de los sucesos acaecidos durante su elaboración.
Te sirve de recuerdo,de compañía y de orgullo por un trabajo bien hecho.
Es una preciosidad.
Disfrútalo y ya sabes que será un legado más para Enma.
Que calor ,por dios!!!almenos aquí en Gran Canaria.
Besos.

María dijo...

Al golpito,pero valió la pena.....
Esos son los trabajos más agradecidos y los que conservaras el resto de tu vida,porque como bien dices son un recordatorio de los sucesos acaecidos durante su elaboración.
Te sirve de recuerdo,de compañía y de orgullo por un trabajo bien hecho.
Es una preciosidad.
Disfrútalo y ya sabes que será un legado más para Enma.
Que calor ,por dios!!!almenos aquí en Gran Canaria.
Besos.

glaramknits dijo...

10 años dan para que acumule muchos recuerdos (buenos y malos), pero qué preciosidad! Y qué satisfacción debe dar acabar un proyecto asi!

Lolita Blahnik dijo...

Que precioso ese quilt! y que bonito que, al final, cada bloque tenga un significado. Diez años son muchos o muy pocos?

PD: Mis bloques favoritos son el del ancla y el de la piña (la piña es la amistad!!!!)

Lolita Blahnik dijo...

Que precioso ese quilt! y que bonito que, al final, cada bloque tenga un significado. Diez años son muchos o muy pocos?

PD: Mis bloques favoritos son el del ancla y el de la piña (la piña es la amistad!!!!)

albis dijo...

Preciosa quilt, y qué historia tan bonita! Yo no hago patch pero también me pasa que cuando miro según qué cosas que he tejido recuerdo los momentos en los que lo hice y sí, es como un diario. Enhorabuena!

albis dijo...

Preciosa quilt, y qué historia tan bonita! Yo no hago patch pero también me pasa que cuando miro según qué cosas que he tejido recuerdo los momentos en los que lo hice y sí, es como un diario. Enhorabuena!

Nieves dijo...

Felicidades!!!
Ni que decir tiene que la década de espera valió la pena.
ME ENCANTA!!!

Ahora lo podrás lucir bien bonito y cuando alguien se interese por él seguro que tendrás mil anécdotas.

Un besote y feliz semana :)

Manoli dijo...

Violeta, es una maravilla y sobre todo la satisfación de verlo terminado. Yo también empece aquel quilt, lo hice con telas navideñas y solo conseguí hacer 16 bloques, con ellos monté un wallhanging que suelo colgar en navidades.
Qué recuerdos.
Besos