martes, septiembre 16, 2014

Cuídame






Hace unos años, cuando era una persona sola, que leía mucho, tomaba té constantemente, y sufría muchísimo (pero mucho mucho) por amor, me pasaba la semana esperando y deseando que llegara el viernes para salir corriendo hacia MiNorte.
Casi cinco años más tarde, hago lo mismo. Pero ya no sufro, ni bebo tanto té.
Todo ha cambiado, y en el fondo todo sigue igual.
Ya no estoy nunca sola. MiNorte sigue siendo mi refugio y mi fuente de energía.
El viernes, después de la primera semana escolar de Emma,  la recogí del colegio y tal como hacía entonces cuando salía de trabajar, pusimos rumbo Norte. La comida en tuppers, el bolso de la playa, unos juguetes y el punto.
Me hace tremendamente feliz que Emma se sienta tan bien allí, y que siempre tenga ganas de ir.
Este fin de semana, fueron las mareas del Pino. Siempre en esta época se llena la marisma,  y convierte la playa, en el mejor sitio del mundo para estar con un niño.
Fue la primera vez que Emma vio la marisma. Su cara al verla fue un puro poema. La marisma tiene una altura de entre 30-50 cm, lo que la hace perfecta para un niña de un metro. No existe casi peligro, y la sensación de poder ir y venir al agua ella sola, no tiene precio.
Retomando mis rutinas de entonces, el desayuno lo tomamos fuera. Esta vez fuimos al Mentidero Café. Una cafetería recién abierta, por una pareja conocida y encantadores. Nos tomamos un estupendo café y colacao y un pastel de chocolate con almendras delicioso. Todo casero, y todo agradable. Se convertirá en uno de nuestros sitios de desayuno.
De vuelta a casa, descubrimos que teníamos visita. Dice mi madre que este perenquén (al que ella odia abiertamente, por el miedo que le da) lleva ahí todo el verano, yo no lo había visto hasta este fin de semana, y por la tranquilidad con la que dejó hacerse la foto, creo que está medio domesticado ya.
Las mañanas pasan tranquilas entre el punto, y el jardín. He descubierto que Emma puede pasarse más de una hora regando, quitando hojas secas, mirando, e incluso hablando con las plantas. Lo que nos da cierta independencia a las dos.
Y las tardes después de la playa, son perfectas para dar paseos, por sitios que yo reconozco y que Emma descubre por primera vez.
Y así con tranquilidad, con paz y con alegría pasa el fin de semana. Y yo que sigo siendo la misma pero distinta, hay veces que me paro, y que me cuestiono si todo va realmente tan bien o es un espejismo, si estoy donde y como tengo que estar.. Y así, con la misma impronta con la que llegan las dudas, llegan las señales. Ayer, en uno de esos momentos de ¿es aquí y así donde tengo que estar?, en medio de una reunión en la que me sentía parcialmente ajena.. Sonó "Cuídame" de Pedro Guerra con Jorge Drexler.
Una señal clara y contundente.
Y las dudas, todas, se despejaron, porque en su momento, supe huir de quien maltrataba mi fragilidad.

7 comentarios:

AllColorsAreBeautiful dijo...

Huir de la gente tóxica no es fácil, no... porque es difícil apreciar su toxicidad, porque hay veces que viene disfrazada de un montón de otras cosas que nos pueden hasta dar pena... yo me alejo en cuanto noto que hay algo que me escama, aunque comprendo que fiarse sólo de la intuición no siempre es certero o justo... pero no me quiero arriesgar...

Lolita Blahnik dijo...

Que importante tener un refugio, no un sitio donde esconderse sino donde guarecerse y recargarse de energía...
Me apunto el sitio de los desayunos, en unas semanas allí estamos tomando tarta!
Me alegra tantísimo tu felicidad...

Nieves dijo...

Si tú te sientes bien en el aquí y ahora no tienes que darle vueltas... todo está bien. A veces nos empeñamos a soñar una vida o unos momentos que idealizamos e inventamos, porque siempre hay detallitos de nuestras vidas que cambiaríamos, pero no sería nuestra vida sin ellos.

Saber elegir las personas que compartan nuestro mundo, nuestra vida es vital para saborear la felicidad, hiciste bien en alejarte de quien no te conocía lo suficiente como para no valorarte.

Me alegra que ya no sufras por amor, ese sufrimiento es en ocasiones demasiado fuerte y se arraiga en nosotros y no nos deja evolucionar...

Un beso GRAAAAAAANDE, Cuida y cuídate ;D

Chitin dijo...

Hay veces q le damos demasiadas vueltas a todo...disfruta lo q tienes, q no es poco! la tranquilidad es un bien muy preciado q no valoramos.

HANDMADESTYLE dijo...

Llega una edad en la que ya no se tiene edad para sufrir por amor...y cuando ese momento llega es a la vez un alivio y una obligación personal no olvidarse de ello, si el buen amor llega, llegará y sino... cuantas labores por hacer y cuantos libros por leer...las personas con inquietudes nunca, nunca están solas.

Sandra dijo...

Disfruta de tu tranquilidad, tu paz del Norte y sobre todo de tu hija, muchos besos desde Tenerife.

María Vidanes dijo...

Últimamente me acuerdo de ti. Y hoy, después de mucho, retomo la lectura de tu blog. Así te siento más cerca. Y me alegra tanto verte así de feliz! Muchos besos, a las dos. Espero que nos veamos pronto.