sábado, agosto 23, 2014

Del carnero a las cardas










En Abril, visité la feria agrícola ganadera de la isla, y sufrí un love-crash con este precioso carnero.
Le hice una foto, y me fui a casa sintiendo mariposas en el estómago pensando en nuestro posible idilio.
Esperé al lunes siguiente, y yo seguía con la imagen de aquel sedoso carnero en mi memoria. No me contuve, y llamé a mi primo, el que tiene relación con la parte ganadera de la isla. Me prometió un par de llamadas y que me diría algo.
A la semana, me mandó un mensaje diciéndome que había localizado al ganadero, y por extensión al carnero. Y que tenían previsto esquilarlo en los próximos meses.
La semana pasada mi primo volvió a llamarme. La lana de mi amado venía de camino a mi casa. Esta semana me hice con ella. Dos sacos de lana sedosa y maloliente. Cuando vi tal cantidad me quedé en shock, ¿qué iba a hacer yo con tanta lana?. La metí en el coche, y puse destino MiNorte.
Por la tarde, y después de estudiar algunas páginas  de cómo lavar y cardar, y también de pedir consejo a Piruleta y a Silvia, me puse manos a la obra.
Cogí una buena cantidad de lana, y le fui quitando la mayor porquería que le veía. Al manipularla, tuve la sensación de que se me deshacía entre los dedos, y tuve la brillante idea de meterla en una bolsa de red, de las que se usan para lavar, para que me la contuviera un poco. Hice un primer lavado, con agua solamente y a temperatura ambiente. El agua salió completamente marrón. Saqué y metí la bolsa dentro del agua, intentando no removerla mucho. Deseché el agua y repetí el mismo proceso, hasta dos veces más, hasta que el agua salío bastante clara.
Repetí el mismo lavado, pero ahora con agua templada y con un chorro de champú. La dejé en reposo algo más de media hora.
Luego aclaré todo el champú y dejé la lana sobre una toalla para que se secara. Y aquí fue donde tuve el primer disgusto. Al sacar la lana de la bolsa, descubrí que aún tenía muchas impurezas, y lo peor, es que por parte estaba totalmente apelmazada. El fantasma del afieltrado se posó en mi pensamiento.
Dejé que la lana se secara totalmente, para poder confirmar que por muchas partes, efectivamente, la lana estaba afieltrada. Sin embargo, la parte que estaba suelta, estaba muy sedosa y gustosa al tacto.
Estoy convencida de que el error fue meter la lana dentro de la bolsa, lo que hizo que la misma no se lavara de forma suelta, sino que al limitarle el espacio al interior de la bolsa, tendió a afieltrarse. En ese momento, sentí alivio por no haber lavado toda la lana de una vez, y por tener mas.
Esta mañana, ví este video, y me dispuse a peinar la lana lavada.
Hay que tener paciencia, y también algo de ritmo. Y después de un rato de cardado.. tacháaaan!!! Ahí tengo mi primer experimento lanero.
Tengo que decir, que ha sido más fácil y menos tedioso de lo que imaginaba. Cada vez que abría la bolsa de la lana, y los olores impregnaban todo, sentía que era una empresa muy difícil de acometer. Pero la realidad es que en el patio, y una vez que te haces al olor, es más llevadero y sencillo.
Ahora probaré a hacer lo mismo sin bolsa, para ver si estoy en lo cierto en mis conclusiones sobre el afieltrado.
Todavía me quedan dos experiencias por vivir: el hilado y el teñido. Suerte que aún tengo lanas para seguir experimentando.

7 comentarios:

HANDMADESTYLE dijo...

No le pongas jabón, la lana se fieltra por el calor y el jabón. ..

AllColorsAreBeautiful dijo...

En realidad es como enamorarse de un hombre al que le huelen los pies.... Que le vas a hacer? El amor es el amor... Y si tu amor es una oveja, pues oye.... Quien le pone puertas al mar?

Vicente Carrasco dijo...

Ya puesta en plan tradicionalista te faltan los cardos para el cardado, más tedioso pero mucho más "original".

SIONA dijo...

Ains que me muero de envidia envidiosa!!!

Adijirja dijo...

Ohhhh!!!! Peroperopero... un año de estos tengo que caer en esa tentación!!!!

Nieves dijo...

me fascinan estas cosas, te pido por favor que nos enseñes el momento del hilado y teñido que realmente son las partes que mas curiosidad me causan, sobre todo el hilado, no tengo ni idea como la lana virgen puede convertirse en esa hebra tan fina y esponjosa.

Un besote violetazul ;)

glaramknits dijo...

lo tuyo con ese carnero... solo puede acabar convertido en una preciosa madeja. Si te sale bien, te encargo una para la esquilada del año que viene!