domingo, julio 27, 2014

Un poquito de bricolaje










Suele sucederme, que en cuanto llega Julio, me visto de vacaciones, aunque tenga un montón de obligaciones esperándome a cada vuelta de día. Pero es que el calor, esta temperatura tan ideal, que por fin me permite estar sin tener que taparme los brazos, solo me anima a salir a la arena y a meterme en remojo. Y el resto del tiempo lo paso bebiendo té con hielo, y soñando con los mil bordados que me gustaría hacer.
Paso como puedo por el día, intentando llegar a todas mis obligaciones, y deseando que  poder sentarme en la orilla de la playa con la pala y el cubo, y dejar pasar las horas con Emma.
Y cuando llega la noche, me pongo una infusión fría, y me siento a ver cualquier capítulo de la serie que esté siguiendo. Que en este momento son House of Cards, y Leftovers, y saco la aguja, y me dedico a dar puntadas o a hacer cruces.
El lunes pasado, viendo que ya estaba terminando otro bordado, me decidí a hacer inventario de todo lo que tengo hecho. Revisando el blog de Cova-Libre, quedé maravillada con su solución para no enmarcar y terminar haciendo cuadros de todo lo que se borda.
Rebuscando en mis cajones, encontré estas dos cajas de puros palmeros, de hace no sé cuantos años. Ni siquiera huelen a tabaco.
Las lijé con un papel de esmeril del 00. Las limpié bien con trapito y las pinté primero por dentro, y luego por fuera. Le dí dos manos a cada una y de cada color. La pintura es acrílica al agua, y la granate y la vainilla es satinada, la azul es brillante. Aunque en realidad las dos parecen igual.
Planché muy bien los bordados escogidos, y lo almidoné un poco.
Corté una pieza de cartón blanco del que suelo usar para los trabajos de scrapbooking, y con cinta de doble cara, pegué primero una capa finita de guata, y de ahí el bordado en sí.
Y ya con el cartón forrado con el bordado, lo pegué a la caja, también con cinta de doble cara.
La caja granate, será una caja donde guarde cosas relacionadas con Emma, cosas que en algún momento ella tendrá junto con el diario que le escribo. El bordado, no podría estar mejor escogido. Hay muchas cosas que me gustaría enseñarle a Emma, pero hay una que sobresale del resto: ser independiente, y creer en sí misma. Una veces le harán falta arcoiris y unicornios para llegar a donde ella quiera, otras veces alas, y otras veces lo conseguirá solo andando. Pero lo fundamental, es que ella sepa que va a poder llegar, donde quiera, como quiera. Y que no necesitará bastones, apéndices, ni mochilas, y que la que de verdad cuenta, es ella.
Cuando le enseñé el dibujo bordado, le entusiasmó. Le expliqué que lo pondríamos en la tapa de una caja, y con los ojos muy abiertos me dijo: ¿una caja para tesoros?.
El segundo bordado es de Little House of Needleworks  bordado en un lino Belfast, teñido con té de chocolate. Está guardado desde diciembre. Aún no tengo claro que uso le daré a esta segunda caja. Aunque eso no me preocupa en absoluto, las cajas son siempre útiles, siempre hay grandes y pequeños tesoros que se pueden guardar en ellas.

8 comentarios:

la tieta Rosa dijo...

Has trabajado rápido y bien! Me gusta el resultado.

glaramknits dijo...

Me encanta la idea de utilizar el bordado para una caja. Y, qué caja! SEguro que para Emma será muuuuy especial.

Nieves dijo...

Pero que cosas tan chulísimas haces!!!

Me encanta!!!

Besos :)

maria dijo...

Que bonitas te han quedado las cajas. Sin duda una buena idea para colocar nuestros bordados.

albis dijo...

Qué post tan bonito!

La idea para no enmarcar me parece muy buena, aunque primero tengo que practicar muchísimo más mi punto de cruz, que vaya tela con lo mío...

Y la caja para Emma, ¿qué decirte? Es deliciosa, tanto la idea, como el bordado como todo. Eres una súper mamá!!

Vicente Carrasco dijo...

Siempre me han parecido objetos misteriosos las cajas de puros, su textura, el tenue olor que las impregna aunque pase el tiempo, tengo varias por casa llenas de trastos de esos tan aparentemente inservibles que te permiten estar una hora sacándolos y metiéndolos en las cajas mientras recuerdas la historia de cada uno de ellos.

Lolita Blahnik dijo...

Me gusta mucho ese uso para los bordados. Quedaron bien chulas las cajas.
Esa lección yo también creo que es la más importante que les podemos enseñar. Yo quiero que sepa que su felicidad solo depende de ella, quiero que sea libre e independiente, que todo lo demás sea accesorio y que lo elija porque quiere no porque crea que lo necesita.

Nieves dijo...

Pero como me gustan estas cositas que haces!!!

:D