domingo, mayo 11, 2014

Flores, libros, y fé





Parece que por fin he recuperado el enfoque, y he empezado mayo con mejor pie del que salí de Abril. Aún no tengo leído el mail de mi amiga la astróloga para este mes, pero estoy convencida de que dice que Mayo será tranquilo y benevolente conmigo. De momento tengo un montón de trabajo, que contra todo pronóstico estoy siendo capaz de sacar adelante, con sus madrugones y mis ojeras, pero adelante.
Y como señales que me son fácil de identificar, por fin, las orquídeas florecen. Desde que volví a casa (ya pasan 3 años) he reunido 5 orquídeas grandes y una mini. En este momento, hay dos orquídeas con flores, y una tercera en proceso, y en este caso, con dos varas florales.
Yo, que soy de tendencia fantasiosa, mística de bolsillo, y fácilmente impresionable, estoy segura de que este simple-o no tanto, hecho de que florezcan, encierra un montón de respuestas a todas esas  preguntas que me hago cada día. Así soy.. Pero este tipo de cosas, son las que me ayudan a conservar la fé. Hace apenas tres años me consideraba completamente incapaz de cuidar este tipo de plantas, y pasado este tiempo, no solo no han muerto sino que están floreciendo.. ¿es o no es una señal?. Para mí está cristalino.
Y el truco, solo ha habido uno, la paciencia y la fé. Buf! Hoy me siento como un pupilo de Paulo Coelho. Filosofía de bolsillo y optimismo del todo a 100, pero que me vale, me ayuda y me reconforta.
Soy de naturaleza complaciente,cualquier cosa me vale para sacar mucho de positivo. Igual si no fuera así, hace tiempo que me hubiera borrado.
Y así con la energía que me da pensar en todo este batiburrillo de cosas, y seguir deseando todo lo que se me cruza por la mente, voy sacando también ratitos para una de mis aficiones más antiguas, y que tanta alegría y buenos ratos me ha dado: leer.
En estos meses he leído algunos libros nuevos y he releído otros. Empecé leyendo Dejar las cosas en sus días  y me dejó como huérfana cuando lo acabé. Me metí tanto con los personajes y los intruduje en mi día a día, que formaron parte de mi propia historia, y en cualquier momento creía reconocer a una Paloma o una Aida. Me encantó la lectura, y alargué las últimas páginas hasta que ya no se pudo más. Me ha hecho reflexionar muchísimo en lo que cómo pensamos que se dan las cosas cómo construímos nuestra propia historia a base de hechos que puede que realmente no se dieron como los recordamos o los creemos.
Estuve varias semanas sin  casi poder volver a leer, cualquier cosa que cogía me parecía muy simple y muy poco a la altura de lo último que había leído. Así que no me quedó más remedio que buscar literatura japonesa, siempre tan aséptica. De casualidad cayó en mis manos El cielo es azul la tierra blanca. Y es justo eso, una novela japonesa, parca en descripciones, clara en las mismas. Soy de extremos, tanto me gusta una descripción de dos párrafos que una de una frase. También me gustó, bastante. Así que ya estaba recuperada para coger cualquier nueva lectura.
Tengo un kindle lleno de libros que siempre he querido leer, pero que por una cosa u otra no hallo el momento. Y de pronto me veo que mil títulos para leer y ninguno me motiva lo suficiente. Entonces, de casualidad, encontré el club de lectura de Mi cesta de mimbre, y ahí que me fui a ver sus lecturas. Sobre la marcha empecé con La noche soñada, y la sorpresa ha sido mayúscula. No le tenía mucha fé, y me ha encantado, mucho, muchísimo. Puede ser el momento, la historia, o yo.. Pero he disfrutado de la lectura en cada página. Ni que decir tiene que he empezado la siguiente lectura que recomiendan.
Y como me he dedicado mucho a leer, he tenido poco tiempo para darle a las agujas, aunque finalmente he logrado ponerme con ellas y terminar el par de calcetines del mes de abril, que se me han hecho eternos, pesados, y a punto he estado de quitarlos de en medio. Pero nada, ahí estan por fin. Lo mejor, es que casi sin darme cuenta, tengo seis ovillos menos en mi stash, con lo cual puedo decir eso de misión cumplida.

3 comentarios:

Adijirja dijo...

Será cuestión de fe?? Tú crees??
Me ha encantado verte...

glaramknits dijo...

Qué envidia me das cada vez que publicas fotografias de tus flores. Despistada como soy tan pronto las ahogo con demasiada o poca agua. Me apunto las lecturas. Los calcetines me parecen preciosos!

Nieves dijo...

Estas flores, orquídeas son verdad? son muy difíciles de cuidar, te doy mis felicitaciones por mantenerlas tan bonitas y radiantes.
No sé si es un acto de fe o no para mi, haces lo mas difícil, cuidar y muy bien a la flor mas bonita del jardín, que es tu niña... y mira que es complicado ser madre. Después de ser madre cualquier reto por complicado que parezca es pan comido... no crees???

Me encantas las flores, los libros y el té así que es una entrada perfecta!!!

Mil besos y cuidaos!!!

:)