viernes, mayo 16, 2014

Arte-sano







Hoy me he levantado a poner las calles, las farolas, a quitar la Luna y a despertar al Sol, (y nadie me ha dado aún las gracias). He amanecido a las 5:20am, me he sentado delante del pc y he terminado un trabajo pendiente. En contra de lo que cabía esperar, he estado todo el día de bastante buen humor, y con una energía que muchas veces no tengo después de dormir 8 horas seguidas.
Por la tarde, y como ya es casi tradición, nos hemos ido al pueblo de mamá a disfrutar de la feria de artesanía.
Habia muchos artesanos ya conocidos, unos por ser artesanos locales, y otros por verles cada año en la misma feria. Aún así siempre es interesante verlos, ver sus trabajos, charlar con los que se prestan a ello y disfrutar del arte de cada uno de ellos. Este año me han gustado especialmente cuatro puestos. El primero era el único luthier de la feria, y digo yo, ¿habrá alguien más artesano que un luthier? Pudimos disfrutar de la música de los timples que tenía expuestos. Cuando tenga una hija universitaria y yo sea jubilada voy a dedicar mucho de mi tiempo a aprender a tocar el timple, qué me gusta este instrumento.
El segundo puesto que me ha gustado es el de un alfarero de Tenerife. Me traje tarjetas de todos los puestos que me gustaron, sin embargo, Emma decidió que ella las custodiaba y ahora es el momento en que ella duerme y yo no tengo ni idea de dónde las puso. Así que poco más puedo aportar de este alfarero, salvo que tenía una cerámica maravillosa, muy bien acabada y muy original.
El tercer puesto, en mi ranking personal el primero, fue esta artesana de calzados. Diseña bajo la marca Pisaverde, y cada uno de sus zapatos son una pequeña obra de arte, por su estilo y por su exclusividad. Me he quedado totalmente prendada de al menos tres colecciones, de las cholas, de las botas, de los tacones de cuña y los tacones de madera.. En fin, que me los hubiera llevado casi todos los que habían de mi número. Para mí, ha sido lo mejor de la feria.
Y el último puesto interesantísimo era uno dónde se exponía seda teñida de forma natural, con tintes naturales. En una pequeña mesita auxiliar había todos los tintes utilizados, desde cáscara de cebolla a la familiar cochinilla. Me quedé como loca con el bote de capullos de seda, me parece casi alquimia, la naturaleza de estos gusanos.
Por último, visitamos el pabellón donde se rinde homenaje a los antiguos artesanos de la isla. Allí presidiendo, desde la primera edición de esta feria, estaba Abuela Catalina, madre de mi abuelo, abuela de mi madre, bisabuela mía, y tatarabuela de Emma. Murió con 104 años, y con la palma entre sus manos. Siempre la recuerdo así, trabajando la palma, trenzando hojas que muchas veces mi abuelo le llevaba. Precisamente esta semana he rescatado una cesta que ella me regaló. Y todavía huele a palma, con casi 35 años.
¿Será que el artesano es un gen, y se puede heredar? ¿Como el color de ojos, o la forma de la nariz?.
Mi bisabuela era artesana, mi abuelo tallaba madera, mi madre hace cualquier cosa con hilo, aguja y tela.. Y yo, hago algo también.
Me pregunto si Emma habrá heredado esta necesidad de poner en movimiento sus manos. De momento, cualquier cosa que se conjugue con el verbo pintar, hace que cambie la cara y se predisponga a pasar un gratísimo rato.
Esta semana, siguiendo las ideas de Pinterest, hemos hecho un árbol que ha pintado enterito con pintura de dedos. Ha ido descubriendo las pinturas, ceras, colores, rotuladores, acuarelas... Pero sin lugar a dudas la pintura de dedos es su favorita. Por ahora no sé hacia dónde tirarán sus inquietudes, pero de momento, mientras pinta con sus dedos, nadie puede decir que no sea arte-sano.

3 comentarios:

AllColorsAreBeautiful dijo...

Pues de lo que has enseñado, lo que más me gusta es la cerámica, y el trabajo de la palma, que es a lo que yo dedicaría tiempo en aprender, eso y trabajar el barro...

Ahora, que el diseño lleva tantos años con su concepto de partida perdido, deberíamos mirar con más orgullo a la artesanía, el principio de todo...

Nieves dijo...

Es que pintar con los dedos además de arte-sano es divertido, y mucho.
Por aquí no tenemos esta clase de ferias artesanales, la más cercana está en sufre (Estremadura ) y cada año subimos a verla porque como nos cuentas son puestos fantásticos, originales y exclusivo. A parte también tiene sus arte de ganadería y se pueden ver a los animales...

Estos viajes te hacen ver la cantidad de gente extraordinaria con un espléndido talento y que rara ves se les sabe valorar...

Un besote !!!

SIONA dijo...

Que bonito todo ... Dan ganas de conocer tus raíces ...
Un abrazo de los grandes y apretaos