sábado, febrero 08, 2014

Scraps, stash, y una niña que crece por días






El sábado pasado y como premio a una semana llena de estrés y agobios, asistí a un taller de iniciación al scrapbooking. Fue mi primera experiencia con papeles, troqueles, y cinta de doble cara. Estuvimos tres horas midiendo y cortando, pegando y troquelando. El proyecto objetivo, era un álbum de fotos, de tres páginas, con decoraciones en ambas caras de cada página. Se supone que cuando lo terminemos, nos va a quedar algo muy bonito, aunque para eso, aún debemos ir al taller al menos otra vez más. Como digo el proyecto es muy bonito, pero quizás era algo demasiado ambicioso para siete alumnas con cero idea de scrap.
El taller fue divertido, porque asistimos todas conocidas, cuatro de mis primas, dos de mis amigas del grupo de patch y yo. O sea, como una reunión familiar, pero en la tienda de Adela. Ahora andamos concretando agendas para volver y terminarlo.
El mismo sábado, y después de ver unos cuantos de mis blogs habituales de tejido, ví que como cada principio de año, estaban subiendo fotos del stash de lanas. Hace años que me pica la curiosidad y tenia ganas de hacer un inventario de este tipo, pero en realidad, el sentimiento de culpa por acumular tanto, me lo impedía. Este año, he enfrentado ese momento, y de paso le he dado un orden a los cajones donde guardo mis lanas. Con grata sorpresa he descubierto tesoros que ya no recordaba tener (algunas madejas de seda, otras de alpaca, y otras de calcetines de colores maravillosos), y también con terrible sorpresa, he descubierto que tengo algunas madejas doradas, y otras con fibras brillantes, que no recuerdo ni haber comprado. Seguramente estaría poseída por vetetúasaber que tipo de espíritu tejedor barroco. Sea como fuere, aquí están, y este va a ser el año de darles salida, de una manera o de otra.
De momento, me he apuntado al reto de Irene. Que aunque lo cogí tarde, ya tengo hecho el primer calcetín del par de enero y prácticamente el primero también del de febrero. Cuanto más me propongo ser ordenada y disciplinada, más me disperso.
Y es que no puede ser de otra manera, me disperso mucho, y empiezo a creer que la culpa la tiene Emma. Antes era consciente de que el tiempo pasaba, que muchas veces se escurría de entre los dedos, pero que luego se tomaba como una especie de descanso y te daba tregua... Desde que Emma está aquí, y ya hacen 30 meses, el tiempo ha tomado velocidad y no se detiene, no para, no espera, como canta Drexler. Y aunque no quieras prestarle atención, ahí está, dejándote notas escritas en forma de detalles como zapatos que se quedan pequeños en dos meses, o pantalones que empiezan a ser pesqueros, cuando hace tres días le dabas la vuelta al bajo para que no los pisara. Y hay cambios más notables que la ropa o los zapatos que se quedan cortos, detalles como oirla hablar, que cada día es menos lenguatrapo, y es capaz de hacer frases completas, y de preguntar cosas que por momentos me dejan cara de vaca mirando al tren, y que me llevan varios segundos para que las neuronas vuelvan a hacer sinapsis y yo pueda responder.

6 comentarios:

latietarosa dijo...

jajajaja cuando Emma vea las lanas dirá:
- a tejer mamá!!!!!!
jajajajaja
muackssssssssssss

SIONA dijo...

muerta me quedaó con en stash :O
terminarlo todo este año no lo veo muy factible pero ¡dale a las agujas!
y como dice la tieta en breve la mariposa está con ellas en las manos ;)
abrazos apretaos
SIONA

glaramknits dijo...

Madre mia del amor hermoso! Si yo acumulo tanta lana en casa me echan a mi, seguro!
Coincido contigo medir el paso del tiempo en zapatos que encogen y frases de adulto en una boca mini.
Y en esas imitaciones de ti misma que te dejan sin hablan y sin saber que contestar... Crecen demasiado rápido

Nieves dijo...

Pues mira yo no tengo tanta lana pero creo que te voy pisando los talones, jejejeje
Es que estos pequeños crecen sin darnos cuenta, yo le compré antes de navidad unas deportivas a mi sobrino, se las compré grandes y ya le están perfectas, en un mes a dado un estirón... Uf! estas son las cosas que nos hacen viejas, no no?

Mil besos !!!

;)

Chitin dijo...

Parece mentira lo rápido q crecen...la tuya tiene casi 3 y a la mía no la queda casi nada para cumplir 2!!

Con lo largo q se me hizo el embarazo, parece mentira lo q ha corrido el tiempo...

Me he agobiado yo con el montón de lanas!! pero seguro q tú lo disfrutas un montón y haces una de cosas preciosas.

Buena semana!

HANDMADESTYLE dijo...

A ver con ese stash....tu sabes que estas enferma, no? Es el síndrome de Diogenes de las lanas fijo....