sábado, enero 26, 2013

Libros de papel y cuentos electrónicos








Hoy sábado deberíamos estar preparándonos para salir hacia el centro sur de la isla, al cumple de una pequeña de la familia Sin embargo, las ganas no son muchas, el viento intenso, y el piso está terriblemente confortable y calentito. Así que nos quedamos en casa. Disfrutando también de nuestras plantitas. Estoy requetecontenta y también un poco asombrada. La Violeta que compré en enero del año pasado ha florecido. Es la primera vez que logro que una planta de estas sobreviva más de un año y encima florezca. Esto es una señal, sin lugar a dudas.
Un sábado enterito en casa. Es probable que dentro de un rato tengamos que salir a la calle a coger un poco de aire fresco, porque a LaMariposita es difícil contenerla dentro de estos 65m2 demasiado tiempo seguido, aún así lo voy a intentar.
Recuerdo con cierta nostalgia aquellos sábados en MiNorte, con libro y manta.. Troylo a los pies, y los tímidos rayos del Sol entrando por el ventanal..
Solo han sido unos años, y ya hoy parecen de otra década, tan lejanos... Todo ha cambiado mucho. Troylo ya no está, el apartamento está en disfrute de otras personas, y LaMariposita no me deja estar en la cama ningún día más allá de las 7:30. Y pese al cambio, estoy contenta... Algunos cambios sientan bien.
En medio de todo este refrito de recuerdos, ando pensando que me gustaría que LaMariposita aprendiera a disfrutar del silencio, de la tranquilidad y la importancia de una casa acogedora, de una buena comida sin demasiadas florituras y de por supuesto, los libros.
A pesar de su corta edad, ya cuenta con unos cuantos títulos. Esta semana ha llegado a nuestras manos, el primer libro de la colección De la Cuna a la Luna. Los otros títulos irán llegando bajo pedido en nuestra librería habitual.
Le gustan los libros, aunque tengo que vigilarla de cerca, porque después de estudiar cada página, y de ver todos los dibujos, quiere comérselos, así que ese es el tiempo reglamentario de cambiar a otro.
Y mientras ella mira sus libros de cuentos, yo leo mi cuento particular en mi kindle.. Cada una con su juguete.
Y para rematar, hemos preparado picadillo habanero, no sé si ya les dije que estoy totalmente adicta a este blog, esperando cada receta como agua de mayo. Ya he hecho un buen número de ellas, y siempre salen estupendas.

jueves, enero 17, 2013

Batiburrillo para no pensar









Anoche nos fuimos a la cama con un dolor de cabeza considerable debido a un asunto un tanto desagradable, pero imposible de dejar de lado.
Resulta que como ejerciente libre de profesión, estoy obligada a tener un seguro de responsabilidad civil que cubra las posibles catástofres que ocasione alguno de mis proyectos (catástrofes y no cagadas, porque si meto la pata me lo como con papas). Me dispuse a la búsqueda de la mejor oferta en las empresas aseguradoras, grandes y pequeñas. Y ¡Oh sorpresa!. Ninguna compañía puede ofrecerte una póliza de este tipo. 
Solo queda una alternativa: recurrir al Colegio de profesionales (algo que había evitado por todos lo medios hasta ahora, momento en el que me han obligado, amablemente). 
Hasta ahora, los proyectos que he entregado no requerían visado del colegio, con lo cual no hacía falta la colegiación, pero ahora que me piden RC pero no visado, se me obliga de forma indirecta a colegiarme. Para que el seguro cubra el proyecto, éste debe estar visado por el susodicho colegio. El negocio es redondo y por supuesto tremendamente caro.
Póliza de responsabilidad civil (paga), para lo que tienes que estar colegiada (paga), y para que el seguro cubra tu proyecto, haz visado (paga).. En un país normal, uno pagaría su segurito de marras y listo.. Aquí has de pagar visado (que suele ser un pico) y también colegiación (otro pico).
Lo dicho, asunto desagradable y descorazonador, donde no queda otra que tragar. Alegría alegría... y pan de Madagascar.
Y hoy, para que no me siguiera escociendo el paga-paga-paga.. Nos hemos alimentado estupendamente desde el desayuno, ahora que hay tomate negro, ideal para pasar por la plancha con un  poquito de sal y pimienta, y que los aguacates (por fin) han bajado de precio. Nos hemos puesto nuestro nuevo Waffle Hat, y hemos subido al coche, que está limpito y tiene una pita estupenda, y nos hemos ido a lucir palmito con nuestra nueva Modern Cardigan. Detalles en mi rav.

domingo, enero 06, 2013

A veces no es fácil, aunque pongas todo tu empeño


Esta era yo en Mayo del 2009. Y éste era él.
El que ya no está, y el que ha vuelto a romperme el corazón en muchos trocitos, algunos de los cuales habían sido ya pegados con sumo cuidado.
La primera vez que sufrí de esta forma fue en Marzo del 2006, y fue Trufo el que me dejó.
Ahora ha sido Troylo. Lo he sentido de la misma manera, pero lo he vivido muy diferente.
Es difícil asumir que ya no está, no escucharle ladrar, no oirle bajar las escaleras atropelladamente, y no encontrarle al lado de Curro.
Estaba mayor, y también algo refunfuñón, supongo que los años hicieron que su carácter cambiara, y la llegada de Emma no ayudo demasiado.
La observaba con curiosidad, y se acercaba a ella tímidamente. La olía, la estudiaba, y se sentaba cerca de nosotras.
El 2012 se fue llevándose cosas, algunas de las cuales han dejado huecos imposibles de llenar.
El 2013 se ha presentado con sus vacíos, pero con muchas promesas. Soy optimista, y también creyente. Creo que este año no va a ser ingrato, y que va a cumplir con lo que promete, y lo quiero creer a pies juntillas, aunque a veces, no es fácil plantar una sonrisa y seguir.