martes, diciembre 17, 2013

Santa Lucía y gingerbread cookies






Ya hace muchos años que aprovecho el puente de Diciembre, para sacar todas las cosas de Navidad y convertir la casa en un despliegue de luces, cascabeles, papá noeles y brillos.
Este año no fue la excepción, aunque sí que ha habido un cambio importante con respecto a años anteriores. Esta vez he contado con una manita ayudante muy colaboradora. A la voz de "mama yo te adudo", fue alcanzándome las bolas, las cintas, los lazos... Se fue llenando la casa de tal empalagamiento o espíritu navideño, que terminé poniendo a cantar a Michael Bubble todos los villancicos de su disco. Que por cierto, para mí, que soy antivillancicos (no me sé ninguno, no me sale cantar, no me terminan de motivar, y cuando lo intento, me termino pareciendo al anuncio de la loteria de este año: un esperpento).
Sin embargo Michel Bubble es más mi estilo, es Navidad con otra onda.
La cuestión es que nos ha quedado la casa la mar de festiva. Emma está entusiasmada con el árbol de Navidad, aunque yo me he apuntado en la agenda la necesidad de renovar adornos, y luces. Creo que ésto ya me lo apunté el año pasado, aunque debí perder el papel.
A la tradición de la colocación de adornos en el puente, le sigue otra que consiste en encender las luces el día 13, día de Santa Lucía. El año pasado las luces hicieron flus y se fundieron todas. Este año me fui rápidamente a mi chino de confianza a buscar otra guirnalda lumínica que colmara mis necesidades y expectativas. Me encontré con la terrible sorpresa de que no quedaban. Fui de chino en chino hasta que encontré unas que me parecieron adecuadas.
Al llegar a casa descubro que las luces de la foto de la cajita, no son las que están dentro. Para este momento, sobre las 18:00 de la tarde, y después de transitar por varios establecimientos con una niña de dos años fácilmente estimulable y con la energía típica de haberse bebido dos cocacolas, (aunque nunca las haya probado), di por abortada la misión luces. Saqué unas cuantas velas y un mechero, y esa fue la luz que encendimos el día de Santa Lucía de este año.
Para acompañar las luces, y el fresquete que ha hecho estos días, nos hemos puesto a hacer gingerbread cookies. Esta receta es una de las mejores que he probado. La única modificación que he hecho, es las especies. Desde hace algunos años tengo esta maravillosa mezcla que ya se vende así. Tiene la mezcla exacta de mi gusto, de canela, clavo, jengibre y cardamomo. Me encanta, y la suelo usar bastante.
Para decorar las galletas, he usado un tubito de azúcar de esos que vienen en los paquetes de adornos culinarios. Los que venden en el Lidl y traen azúcar con formas, y de colores, y algún tubo de azúcar líquida con color.
A mi parecer han quedado bastante buenas, y la probadora oficial que tengo en casa les ha dado su visto bueno, se las come de dos en dos.

5 comentarios:

María dijo...

Que ricas las galletas!!
En mi casa la decoración navideña corre a cargo de mi costilla jejeje....
Yo no soy muy forofa de estas fiestas,pero respetó el que les guste a los demás .Cuando mi hijos eran chicos lo hacía por ellos pero ahora que estamos mi maridín y yo Solís,es cosa suya porque es como un niño...le encanta todo lo relacionado con la Navidad( incluidos los regalos) jajaja.
Por sí no me pasó antes por aquí.
FELIZ NAVIDAD!!!! Y abrazos a las dos.

Chitin dijo...

En casa también solemos poner los adornos y el belén el puente de diciembre, lo de las galletas como q no...mi niño no es nada galletero y la peque da un mini-mordisco y las espachurra dejando un sendero de miguitas por toda la casa :-(

Un abrazo


Nieves dijo...

Me ha encantado ese término "Mi chino de confianza" vamos que lo pienso adoptar porque tengo un sendero hecho de casa al chino, uno de mis sobrinos es fan de esta tienda y cada tanto tenemos que ir a comprarle una espada, la tiene de todos los colores y diseños... jajaja

A mi es una de las fiestas que mas me gustan, los niños las alegran mucho, nosotros también tenemos la casa llena de adornos, los pequeños han ayudado mucho, se puede decir que casi lo han decorado ellos solos (son unos artistas).
También solemos hacer estas galletas pero la verdad es que ya hace tiempo que no la hacemos, ayer hicimos rosquitos :)

Espero que estos días lo paséis en grande y estén repletos de anécdotas divertidas.

Mil besos :)

Lolita Blahnik dijo...

Que acogedora quedó la casa con la decoración navideña! Es que yo no me canso de decirlo, pero esa casa es especial, se está muy bien ahí dentro!!!!!
Yo también me declaro fan del Sr Bubble y sus villancicos no los conozco, así que ahora mismo voy a buscarlos!!!
Al Camilla para Olivia no le haría mucha modificación, simplemente probaría a tejerlo con una aguja/lana un pelín más finita que lo que pide el patrón. Lo guapa que va a estar la ratita!
El lacito con un cacho de cinta al bies que me sobró de una de las veinte mil babitas que le cosimos a Miranda y un patrón random encontrado via Google que no supe seguir!!! pero al final me quedó muy bien. Y Emma necesita lazos everywhere en esa melena!!!! Bueno, no se si ella opinara lo mismo jajjajaj

Adijirja dijo...

Donde conseguiste la mezcla de especias? porque yo tengo una, después de buscarla por mil y un lugares, de herbolario y... no se yo... no me termina de convencer.
Este año he hecho la mezcla manual!!
TEngo que probar esa receta. Porque además, la que usé para hacer las galletas navideñas tampoco me convence...
Y si Emma ha dado su aprobado... por algo será!!!
La decoración navideña es perfecta!!!
Nosotros no salimos del bucle que tiene Jorge con los portales de Belén!!!