sábado, marzo 16, 2013

Colores contra ideas revueltas


Hoy sábado nos hemos levantando temprano, no por nada en especial, sino porque a nuestros cuerpos les ha parecido suficiente el descanso, y han abierto los ojos. Nuestros cuerpos, que no mi cerebro, que le ha parecido un descanso del todo insuficiente.
Con un cerebro medio dormido, me meto en la ducha, y de ahí a preparar los desayunos. LaMariposita pide un cuento, para pasar el rato hasta que me siento con ella a desayunar.
Mi cabeza sigue dándole vueltas a varios asuntos. Cosas que no me deberían ni siquiera de perturbar, sin embargo lo hacen. Esto de la maternidad, es lo que tiene. Que ya no puedes mirar para otro lado cuando las cosas externas se ponen de un color que no te gusta. Antes había temas en los que prefería no meterme, total tampoco tenían que ver del todo conmigo y mis vivencias. Ahora, mi cabeza me obliga a tener una opinión contrastada y fundada de cualquier cosa. De forma inconsciente me preparo para el momento en que  LaMariposita me pregunte sobre cualquier tema que se le ocurra o le perturbe y yo no me quede en blanco.
Y en estos caminos poco recomendables para transitar un sábado por la mañana con la cabeza a medio gas y cara de pocos amigos, me obligo a no juzgar, y a pasar por encima de situaciones que tengo alrededor y que me parecen muy poco acertadas. Me obligo a decirme que cada cual es libre para hacer lo que estime oportuno, y a vivir su vida de la forma que más le convenga.. Pero qué puedo hacer cuando alrededor mío, veo mamás que valoran las bondades de los bebés en función de las horas de sueño que les regalan, que empiezan a darles de comer  cereales con miel del hermano mayor, a bebés de apenas cuatro meses, y que les parece que el dr. Estivill merece un altar en cada casa... Me cuesta controlarme, me cuesta morderme la lengua, y dejarlo correr...
Supongo que ellas deben sentir lo mismo cuando me ven a mi.. Con un control total sobre los horarios, sobre las comidas, sobre las rutinas, con la manía de llevar a a mi niña pegada a mi constantemente, con la locura que irradio al plantearme no escolarizar a la niña, y con la intención de no buscar otro trabajo distinto al que ahora mismo tengo.... Y entonces me tranquilizo, porque yo sé que a nosotras nuestra forma nos funciona. Desde que tuve el positivo en mis manos, y la certeza de que Emma venía, no he hecho otra cosa más que concienciarme y emplearme a fondo por prepararme para vivir lo que estoy viviendo. Y esto es lo único que me importa y me sirve. Los niños vienen sin manual, y allá cada uno. Que cada cual lo haga como mejor le venga, o como Dios le de a entender.
Y así, respirando profundo, y buscando tranquilidad, me pongo a dar color al día, y a planear la agenda.
En mis agujas, un  Milo para LaMariposita.
En mi corazón, un propósito: no juzgar.
En mi cabeza: un recordatorio: no volver a regalar cosas hechas por mis manos... ver una colcha hecha por mi, con telas con mimo escogidas, con puntadas pensadas..., ser utilizada como alfombra, es una imagen  que me va a costar olvidar.
Y escuchando a mi querido flaco, nos vamos a exprimir un fin de semana con amenaza de tormenta.

8 comentarios:

Yas dijo...

Resulta que...ay cómo te lo explico...alguien cercano...quizás se pasa de "opinar" sobre qué hacen los padres de los demás bebés...

Y sabes, desde un punto de vista como el mío, con experiencia 0 y totalmente objetiva. Me resulta incómodo que se juzgue a los demás. Sobre qué hacen o dejan de hacer con sus hijos.

Cada uno hace lo que mejor crea y como mejor le parezca
¿Qué te parece si alguien viene a decirte..."LaMariposita cogerá manía si la llevas siempre tan pegada"? O algo por el estilo... Pues posiblemente que tú haces con tu hija lo que te apetece, que eres libre y que esta sea seguro la mejor forma que crees que vas a cuidar y criar a la pequeña.

Hay pocos padres (pienso) que quieren el mal para sus hijos.

Y...yo no creo que tu forma sea la mejor o que la del padre que la lleva en el carro sea la peor, ni viceversa, simplemente cada uno elige.

Y sé que no te lo vas a tomar a mal, porque es sólo una opinión. Pero hay que ser empáticos con el mundo. Ni lo tuyo es más acertado ni lo del contrario es tan malo...son opciones y las dos muy válidas.

Nieves dijo...

Yo también me levantado temprano, en mi caso a golpe de despertador, hoy me había dado cita para hacerme la mamografía anual, a las 9 de la mañana... A esas horas no se tienen ganas de apretones pero que se le va hacer....

Me ha impactado lo que cuentas sobre tu colcha hecha a mano, con lo bonita te debe ser ahí en el suelo de alfombra.
Uf... cuando la viste echarias humo por las orejas!!! jejeje

Es que hay personas que no valoran estas labores realizada con esmero puntada a puntada.

Espero que disfrutéis el finde, con o sin tormentas.

Besitos :)

glaramknits dijo...

Qué buen próposito ese de "no juzgar" y que dificil de cumplir sobre todo cuando te juzgan a ti con preguntas del tipo "¿y no muy mayor para la teta?".

Como tu dices: Los niños vienen sin manual y cada cual como mejor le convenga.

A ver si me acuerdo de respirar ondo y no tirarme a la yugular del próximo que decida preguntarme porque crio a A de tal o cual manera: porque me viene en gana!
se ha dicho

vestidos de novia cali dijo...

Me parece genial!

Montserrat dijo...

Lo de la colcha imperdonable.

Saludos,

Chitin dijo...

Según iba leyéndote, estaba pensando q yo hace tiempo q dejé de comentar temas de maternidad con según q gente, ya me tienen hartita perdida del ¿todavía le das pecho? y lindezas semejantes...hasta q llegué a lo de la colcha como alfombra y se me cayó el alma a los pies...con lo requetebonitas q son tus labores y q confundan nua colcha con una alfombra!!!!

Definitivamente como decía mi abuela, "Dios da mocos a quien no tiene narices"...en este caso, amigas habilidosas y generosas a quien no se lo merece. Q penita!

María dijo...

No me puedo creer lo de la colcha,con todo el trabajo que eso lleva y con el cariño que seguro está hecha,entiendo que no quieras volver a regalar nada hecho por tus manos,a mi me pasa casi igual.Una vez regalé una mantita de bebé hecha a dos agujas y me dijeron que era preciosa,pero "no haberte molestado mujer,en los chinos venden unas muy bonitas de muñequitos por 5€"me quedé como si me hubiesen clavado un cuchillo en las costillas,sin aliento vamos y entonces decidí que solo regalaria a gente que como yo amase las labores hecha sa mano y las valorase porque tambien las hace y a mis hijas claro que se que las usan y las aprecian,pero nada mas;me ahorro disgustos y mucho tiempo y dinero.
En cuanto a lo de gusjar a los demas hace mucho que he tomado la decision de oir ,ver y callar y cuando me juzgan a mi ,simplemente ignorarlo,no vale la pena perder el tiempo en intentar hacerles ver mi punto de vista.
Que tengais una estupenda semana las dos y ánimo con el Milo que seguro que Enma estará preciosa con el.
Besos.

a1 dijo...

Jaja, edo hago yo tambien: que les veo grannys por casa? Pues ya se que puedo regalarle ropita de bebe... Si no o son muy muy cercanos o no me atrevo

Lo de la miel en bebes no habia peligro de botulismo?!? Lo que te tiene que costar morderte ls lengua