domingo, febrero 10, 2013

Trapillo, frío, viento y la creatividad a punto de nieve





Este sábado, poniéndole cara al viento frío que sacudía las palmeras de la capital, nos subimos al coche y nos fuimos al taller de MiColegui, donde estaba organizado un curso de trapillo por la profe de agujas por excelencia. Todas estabamos animadísimas a plantarle frente al desapacible tiempo con ayuda de un ovillo de trapillo y un gancho nº15. El té y los croasans corrieron de cuenta de MiColegui.
Las horas se pasaron volando, haciendo y deshaciendo magic-loops, y cadenetas que se trenzaban.
Lamone nos dio pequeños y grandes trucos para despertar la creatividad y perderle el miedo al tamaño tanto del ovillo como del gancho.
El trapillo es algo mágico, ya que aunque tengas una idea de lo que quieres hacer, el resultado siempre va a ser una sorpresa. Lo mejor para mí de esta aventura, es que en un par de horas tienes una labor terminada, y el abanico de cosas que se pueden hacer es muy extenso. El punto negativo es que el manejo del gancho requiere cierta fuerza, y al final las manos se quedan un poco doloridas. Es una labor de esfuerzo. Pero sin lugar a dudas, el resultado merece la pena.
El el cuarto ovillo de trapillo que gasto. El primero fue un cojín a dos agujas. El segundo fue una alfombra. El tercero fue un bolso, al que aún le faltan las asas, y que mucho me temo que desharé para hacer otro modelo. Y este último ovillo han sido dos cestas.
Hoy, luce un tímido sol, pero el frío sigue dejándonos sin ganas de salir a ningún lado. Además hay mucho que hacer en casa, que el martes tenemos la fiesta del martes de carnaval, y hay dos disfraces que no van a hacerse solos. Asi que a esta hora de la mañana tenemos ya la máquina de coser a pleno rendimiento.
Por cierto, a todas las que pidieron la receta del Butter Chicken, aquí les va. Que la disfruten!

6 comentarios:

Nieves dijo...

Me encanta estas manualidades tan originales y bonitas que haces, porque ademas son practicas y cómodas...

Me das mucas ideas!!!!
Besos :)

Adijirja dijo...

Pues mira que a mi no me llama... Veo los ovillos en las estanterías y las cosas terminadas y no me dicen nada... Bueno, nada como para yo meterle mano, claro está. Verlo hecho por otros me resulta muy lindo...

Adijirja dijo...

Por cierto, de donde diablos sacaste la receta de las caracolas de canela??

la tieta Rosa dijo...

CReo que yo solo voy a poner fostos en mi post del curso ya que no se puede explicar mejor ;-)

María dijo...

Veo que con el trapillo se pueden hacer muchas cosas aunque yo por más que discurro de que puedo hacer al final no me decido por nada,pero creo que eso de la alfombra para pie de cama es buena idea,quizá haga una para la casa de la playa,porque es fácil de cuidar,como no tiene pelo jejejejejej.
En las tiendas se ven ovillos de trapillo muy cucos claro que no se cómo quedarán una vez tejidos y además si es más bien trabajo de fuerza no se sí mis manos aguantarán(la artrosis)es una lata....ya se sabe con los años pasan estas cosas jejejejejej.
Me alegro de que se lo hayan pasado tan bien en el curso y en cuanto al frío,recuerdas que te dije que aún vendrían días fresquitos?pues ahí los tienes .....
Que tengas una feliz semana,besos para ambas 2 jejejeje

Chitin dijo...

Vaya chulada!!! la verdad es q me hace mucha gracia cuando hablas de frio...supongo q porque aquí en la península tenemos la idea de que Canarias = verano y supongo que dependerá de las zonas, en unos sitios hará más calor y en otros más frio, aunque sin llegar a las temperaturas bajo cero que tenemos aquí de forma habitual en esta época del año.

Un beso.