lunes, octubre 29, 2012

Si no viene, habrá que ambientarlo





De lo mejor de esta época del año, a parte de que nos devuelvan la hora que nos quitaron en junio, es que empieza a refrescar. Por esta zona tímidamente, pero algo sí que se nota. Y no es que me no me guste el verano, que me encanta, pero todo tiene su límite, y pasar casi cinco meses a más de 30º es más que suficiente verano.
Se supone que los árboles  deben de poner sus hojas naranjas, y luego perderlas, y al andar por la calle se oye cruch-crunch, y todo tiene ese toque anaranjado que enamora.. Eso solo pasa en Canadá, y lo sé por las fotos de Jackie. Por aquí, no pasa nada, es decir, la temperatura baja un poco y ya. Pero va a impedir eso que no disfrutemos de un otoño como el de las fotos? Por supuesto que no!.
Así que si el naranja no está, habrá que buscarlo.
Lo primero la puerta, una corona artificial, traída desde los estates en un viaje incómodo, largo, y con numerosos registros: ha merecido la pena.
La semana pasada en mi supermercado no habitual, encontré esta calabaza: imposible dejarla allí.
En casa, flores naranjas!
Y ya para que el ambiente sea totalmente otoñal, y esto sin esfuerzo alguno, lo mejor de estos días es poder tomar infusiones calientes.
La DolceGusto, está más que amortizada!. Un té verde chino-francés, que es el mejor que he probado nunca, ya que no soy aficionada al té verde, éste en concreto me ha hecho cambiar de opinión. Un  té negro muy suave: Prince of Wales. Y previsora como soy, un Christmas tea, que es especiado y afrutado al mismo tiempo, ideal para las tardes de domingo con un buen bizcocho.
Que más podemos pedir para un otoño imaginado?.

martes, octubre 23, 2012

De lo máximo a lo mínimo, pero en rojo




De un tiempo a esta parte se ha puesto muy de moda el Trapillo o Zpagetti. Aquí en Fuerte no tenía la posibilidad de encontrar para poder tocar y experimentar. Pero tengo la suerte de contar con un HadaMadrina que está siempre pendiente para que pueda probar todas estas cosas nuevas.
Por correo y como anticipo al cumpleaños me mandó un ovillo de Zpagetti en el color adecuado. Seguramente que si yo hubiera ido a comprarla también hubiera elegido ese color, es muy yo.
Junto con el ovillo me mandó un gancho.
Estaba casi convencida de que crochetearía un camino de mesa gigante o algo similar, pero al pasar por su blog, y ver el cojín de domino-knitting, no pude resistirme, siempre he sido más de agujas que de gancho.
Saqué mis agujas rectas de 15mm y ahí me puse a tejer.
Es divertido, muy divertido, pero también costoso. Mis manos son pequeñas y están acostumbradas a tejer hebras finas, y medias, pero algo tan grueso no lo había tejido en mi vida. Me costó bastante. Aunque estoy enamorada del resultado, y ya está formando parte de los cojines del salón. Después de tejer esto, sigue sobrando un poco del ovillo, que aún no tengo claro a qué dedicar, aunque si miro mis necesidades, lo mejor sería ganchillear un cubilete para los hilos que van sobrando al coser.
Mientras me lo pienso, he terminado el primer cuadrado de este conjunto de cuatro bordados en red work. Es un diseño de EvaGustems, y lo tengo casi casi de mi último cumpleaños.
Pasar de las agujas de 15mm a las pequeñas puntadas de hilo finca nº12 ha sido todo un cambio.
Mientras bordo, y tejo, estoy enganchada a la serie Once Upon a Time, aún no he terminado de ver la primera temporada, pero puedo confirmar que me está encantando.
Y ya hoy, me despido de mis 36. Lo voy a hacer comprando los ingredientes de una tarta para mañana, recogiendo unos estantes de la tienda sueca para mis libros, y esperando mi Kindle (regalo de los papás), atrás quedaron los malos humores y las tristezas por cumplir años. Mañana y para celebrar voy a poner en marcha de nuevo ElReto, otro año de fotos, para capturar con la cámara los pequeños momentos que hacen más llevaderos los días.

sábado, octubre 20, 2012

Conservas en bote con pan y matequilla






Si hay algo que últimamente llega a casi obsesionarme es el DIY (do it yourself). Me encanta poder usar todo lo que tejo, lo que coso, lo que cocino.. Y es en éste campo donde me puedo volver literalmente loca. Empecé haciendo pasteles, queques; pasé al pan, a los bollos, la base de la pizza.., y ya desde hace un tiempo estoy loca por las conservas.
Estar de nuevo en casa, me da la posibilidad de estar más cerca del campo. Parte de la familia tiene huerto, un huerto de verdad, no como el mío, que fue como un huerto de juguete.. pero todo se andará.
Y así, me veo en casa, con una bolsa con calabaza, cebollas moradas, tomates, pimientos... Todo recién cogido y todo super fresco. En casa somos dos, y LaMariposita todavía no llega a comer cantidades decentes de casi nada, bueno sí, de leche sí. Así y teniendo en cuenta que tirar comida es algo que no puedo contemplar, que el mundo de las conservas es amplio y muy interesante para experimentar, me he puesto manos a la obra. El resultado es un bote de dulce de calabaza, con canela y cardamomo; un bote cebolla caramelizada sin azúcar y con mostaza; y un bote de salsa de tomate con pimientos, un poco picante, ideal para las pizzas.
La cebolla en bote la uso para acompañar casi cualquier cosa, me resulta riquísima incluso sola.
El rey de los botes de conserva en esta casa es el atún. Lo trae ElPatrón, directito de la mar, más fresco no puede ser, y es LaMamma quien lo embota. Esto sí que es un manjar de Dioses, con su punto de sal y en aceite de oliva virgen. Solo, así directo del bote, con un poco de pan de leña es suficiente para degustarlo.
Y después de pasar un par de horas en la cocina bailándonos un pan y mantequilla un par de veces, y que todo tenga olor a comida, a fogones a pleno rendimiento, y de que no termine de espantar la cantidad terrible de moscas que pueden entrar a la cocina por la rendijita que dejo abierta. Bueno, igual solo eran dos, pero molestas como cincuenta. He puesto un limón con clavo en el frutero, para que todo huela rico, y para que de paso éstas indeseables desaparezcan.
Con la alacena llena de botes, y la casa oliendo a otoño, nos hemos ido a la Feria del Saldo que hay este fin de semana en mi pueblo. Será que a mi lo de ir a comprar no me motiva demasiado, y mientras la mayoría se prueba zapatos, trajes, blusas, yo solo he encontrado una pequeña colección de libros infantiles, a un euro la unidad, imposible dejarlos allí. Y un esmalte de uñas, porque amigas esmaltes, nunca hay suficientes.

sábado, octubre 06, 2012

Será por algo


Octubre es un mes especial..
Es mi mes. Ahora ya lo asumo como tal, sin dramas y sin más rodeos.
Pero no solo lo digo yo, la naturaleza me da la razón.
Por esta tierra, los cielos en Octubre son espectaculares, tanto al amanecer como al anochecer.
Las mareas están más altas de lo normal, y también más bajas.
La playa te recibe con soledad, con el frío justo, con la ración de Sol necesaria, y con esa brisa exacta que ayuda a hacer de la playa el mejor sitio para estar.
Octubre es un buen mes, y nosotras ya, estamos celebrándolo.


PD: La puesta de Sol, como no podía ser de otra manera: en MiNorte

martes, octubre 02, 2012

Mensaje en una piedra


El domingo por la mañana, como viene siendo habitual y hasta que el tiempo lo remedie, solemos darnos un paseo por la avenida marítima de mi pueblo.
Voy porteando a LaMariposita por todo el trayecto, hablándole sin parar de lo que vemos, de lo que se me ocurre, incluso a veces vamos cantando.
Últimamente, se ha convertido en un pequeño lorito, y va repitiendo todo lo que escucha.
Momento de especial atención, es cuando ve el mar: aaaaaaaaaaagua, aaaaaaaaaaaaaaagua, dice en voz bajita, casi susurrando. Al pasar por el muelle, saca su dedito y señala el barco del abuelo, y me va informando: abuebo.. atúuuuuuuunnnnnnn.
Momentos de fiesta y puro jolgorio son cuando nos encontramos con otro bebé, o con algún perrillo... A parte de llamarlos a viva voz, se pone a mover brazos y manos con una energía tal, que a veces he creído que se me escapaba del sling!
Este domingo, nos paramos un momentito en el murete de la playa, para ver a los bañistas, y ahí que me encontré este mensaje... Ya veo que no soy yo la única que va dejando notitas por ahí..
Y esta vez, no puedo estar más de acuerdo.