jueves, julio 26, 2012

100% pure wool, y otros caprichos





Gracias a MiMadeja, estoy dandome el capricho de tejer 100% pure wool. Tengo unos cuantos proyectos laneros por ahí saltando, pero no podía seguir esperando a ir terminando alguno, para ponerme a tejer esta fibra. Además, ellos estaban esperando mi veredicto.
El color rosa intenso, me sugería una chaqueta para la Mariposita, así que con las ideas un poco confusas me puse a imporvisar puntos en las agujas. Tenía también por alguno de mis cajones, una madeja y media de Noro Kureyon, que no es que sea la lana más suave del mundo, pero combinada con esta de 100% pure wool, se iba a ver contrarrestado este problemita.
La idea era improvisar totalmente la chaqueta, tejer así a lo loco, a ver qué va saliendo. Tengo que decir que este ejercicio de improvisación me está encantando,  me requiere tiempo y concentración, lo que justito en este momento me viene de perilla, porque mi cerebro tiende a la alboroto y a la combustión espontánea. Momentos delicados para el cuerpo y el alma, que se solucionarán en cuanto pase este mes. Por ello la mejor medicina es este entretenimiento.
Por aquello de mimarme un poquito, el domingo me di el super gustazo de volver al Dani y comerme una super sin cebolla. Sin comentarios, hay que ir por allí, pedirla, buscar un sitio cómodo y tranquilo y degustarla.
Y ya de paso, pintarme las uñas de colores veraniegos, y tomar descafeinado... Mis caprichos de este julio revoltoso, lleno de parásitos y otros bichillos indeseables.

domingo, julio 15, 2012

Azucenas, cheesecake y un tesoro




Empezamos el domingo desayunando cheesecake. Después de probar un montón de recetas, y terminar haciendo un refrito de todas ellas, ha salido esta tarta. Creo que es la receta perfecta, aunque aún han de probarla otras bocas, para emitir un juicio más objetivo.
Seguimos con el aroma que llena la casa: azucenas criadas en esta tierra. Para que luego digan que esto es el desierto, y bla bla bla.... Cada día estoy más enamorada de esta isla, de su costa, de su montaña, de su mar, y de algunas de sus gentes.
Y para terminar... oh! tesoro!
Huso centenario de mi bisabuela, que tiene más de 100 años es seguro, aún estoy por averiguar la edad exacta, aunque no es tarea nada fácil. Cardas de mi tía abuela, y lana hilada en el huso de su madre por ella misma. Y de propinilla un vellón de lana de aquí.
Estoy tratando de saber cuál es el tipo de oveja que pastorea por estos lares, pero el Cabildo tiene cero información sobre el ganado en su página (mal, muy mal informáticos del Cabildo).
Estoy a un tris de ponerme a cardar y a hilar.. Pero, desafortunadamente, haciendo la tartita me quemé un dedo, con lo cual estoy totalmente imposibilitada para ello... a ver si cura pronto, porque no hallo la hora de empezar.
Y si a todo esto, le añades el hecho de que la mariposita empieza a lanzar besos, a cantar, a bailar, y a decir palabras que ella y yo solo entendemos, de que por fin entendí una cuestión que hace tiempo que me daba dolor de cabeza, miedo y frío a partes iguales, y de que por fin estoy firme en mis zapatos... la felicidad es completa!

miércoles, julio 04, 2012

El oficio de cantar


El domingo por la noche, esperé hasta las 23:00 para ver el documental de Ismael Serrano, tenía mucho interés en saber qué quería Ismael que viéramos de la grabación de su último disco. El mundo de la canción de autor, lo conozco bien, muchos de mis amigos son cantautores, grandes cantautores.
No me imagino la vida sin música. Cada día escucho mucha y diferente música, incluso mi silencio tiene armonía y melodía.
¿Qué tendrá la música que influye tan notablemente en nosotros?
Antes pensaba que tenía que ver con la relación que podía hacer nuestro cerebro entre los sonidos y los recuerdos, pero hoy, me doy cuenta de que es algo que va mucho más allá.
MyLittleButterfly, no tiene recuerdos, mañana cumple 11 meses de vida, y sin embargo responde de manera muy clara a distintos tipos de música. Desde antes de nacer le ponía música, y le cantaba todo el rato.
Hoy, necesita de esa música, y si está reclamando mi atención, con cantarle, tengo para mantenerla entretenida otro rato. No hace falta que diga, que hasta ahora, yo, de canciones infantiles, muy poco. Y por eso, le cantaba la misma música que solía escuchar yo. Pero me he dado cuenta de lo mucho que le gustan las canciones pensadas para los niños, así que no me ha quedado otra que aprenderme todas las canciones de los dibujos animados. De entre ellas, las canciones de Dora la Exploradora, y la música de Pocoyo son sus favoritas.
Para dormir: debajo un ratón-tón-tón.
Para comer: era un pollito que iba a la escuela...
Para el baño: el brujo de Gulugrú..
Pero para el coche, prefiere uno de mis discos.. Prefiere a Garriga.
Este es Jesús Garriga. Entre la primera (Hijo del Sol) y la segunda foto (Al[H]ambre), han pasado unos años. Todos hemos cambiado en ese tiempo, nosotros, nuestro físico, nuestra vida... Pero hay algo que sigue manteniéndose: el estilo de Garriga sigue siendo el mismo. Y aunque parezca algo poco positivo, ya saben: renovarse o morir, yo creo que es algo fundamental cuando alguien se dedica a eso de cantar. Que una persona pasado un tiempo escuche una canción y sepa distinguir el autor sin dudas, es un punto muy favorable para el propio autor.
De este último disco no puedes elegir una canción, porque todas están cantadas y tocadas con suma maestría. Las letras de Garriga no pasan de largo sobre tí, se te quedan pegadas a la piel durante mucho tiempo. Es un disco completo, no sobra ni falta nada, y desde el principio hasta el final el nivel del repertorio es muy alto, pero para mí un disco roza la perfección cuando encuentro un tema que me abduce por completo y soy capaz de escucharlo en bucle un  número infinito de veces. Cuando recibí el disco, lo pasé al ipod y ahí me puse a escuchar.. Conocía la mayoría de las canciones, aunque arregladas en estudio cambian muchísimo. El disco llegaba al final y yo no había recibido aquella descarga eléctrica que buscaba.. pero ahí llegó... Si mi casa está en tu boca....
Es imposible describir una canción así, solo puedes darle al play una y otra vez y sentirla.
Muchas gracias, flaco, por hacer canciones que calan hondo, que marcan, que hacen sentir. Muchas gracias por llenar nuestro camino de música, y acompañarnos siempre.