martes, diciembre 18, 2012

Dulce y salado con César





Estos días en casa, recluídas por culpa del catarro y del frío de afuera (ya sé que llamarle frío a nuestros 20º es como ofender de plano, el invierno nórdico por ejemplo, pero para nuestro Caribe particular y nosotras es nuestro frío, y no le quiero hacer de menos), me he metido en la cocina y me he puesto a experimentar.
Previendo las fechas que se acercan y sabiendo que la ingesta proteica va a ser inevitable, me he preparado una ensalada para compensar. Es una ensalada César muy particular. Aprovecho para recomendar poner un César en la vida. Yo tengo uno, que me llama fea en los momentos menos esperados y que hace que me parta de risa. MiCésar es fuerte, listo, y muy bruto, pero todo eso no es más que un cascarón para envolver a una persona buena, firme, y leal. Mi vida es distinta y muy agradable desde que tengo un César.
Esta ensalada la preparo con una mezcla de hojas verdes, un huevo duro, dátiles, pepinillos, queso y pollo. Y aquí es donde está el truco. El pollo lo salpimiento y le pongo comino molido. Luego lo rebozo con pan rallado y lo pongo a la plancha con una gota de aceite. La ensalada se aliña al gusto y a la mesa!.
Gracias a Jackie, que hace que me quiera ir a vivir a sus fotos que son mucho más cálidas que la fría realidad canadiense, he conocido a Elena, y me he enamorado completamente de su blog. Ya he probado dos de las muchísimas recetas que me he guardado e impreso, y que serán próximamente probadas. De momento he hecho los nudos de cardamomo con un éxito rotundo. Son fáciles de hacer aunque su aspecto indiquen lo contrario, y deliciosos con ese toque de cardamomo. La siguiente receta que he puesto en práctica es la Clafoutis de ciruela. Aquí no podemos hablar de éxito total porque me confundí en la cantidad de azúcar que llevaba, y para mi gusto está demasiado dulce. Aunque los otros probadores oficiales afirman que estaba buena, y no demasiado dulce. Cuestión de gustos.
Con la barriguita llena, y mientras LaMariposita disfruta de su serie preferida (Caillou) he tejido este gorro de elfo que me ha encantado el resultado. Ya estoy pensando en darle uso a muchas de esos restos de madejas de calcetines que tengo por casa.

4 comentarios:

Nieves dijo...

Uy vaya hora que he elegido para visitarte, que platos mas deliciosos, y mi barriga ya empieza a querer comidita...

Espero que os recuperéis del catarro, porque está claro que cuando la peque se resfría el resfriado es de todos... ( al menos en mi casa es así, cuando el peque se resfría, acabamos todos resfriados).
El gorro es presiosiiiiiisimo!!!!

Un besote a las dos :)


Chitin dijo...

Pobre! cuidate!! y nada de cuidar al catarro no vaya a ser q se anime a quedarse a vivir en vuestra casa :-)

Frio, frio....una quejica estás hecha....te mandaba yo los -3ºC q hemos tenido nosotros hace unos días...además ha coincidido con el arreglo de la rampa del garaje del bloque donde vivimos y el pobre papi bajaba por las mañanas a rascar el cristal y encender el coche para que no estuviera congelado como un iglú cuando nos salíamos la chiquitina y yo de casa.

El gorrito no puede ser más precioso...

Por si ya no tengo momento antes de Navidad, mandarte una cariñosa felicitación de navidad desde tierras castellanas. El 13 siempre ha sido mi nº, así q el año q está a punto de comenzar sólo puede traer cosas buenas.
Besos.

Mirella S. dijo...

Qué blog más alegre!!! Me encantaron las fotos, frescas, espontáneas, sabrosas!!!
Un gran saludo desde casi el fin del mundo (era hoy,no?)... acá en Buenos Aires, seguimos vivitos y coleando.

moteles dijo...

Que rico!!