sábado, octubre 20, 2012

Conservas en bote con pan y matequilla






Si hay algo que últimamente llega a casi obsesionarme es el DIY (do it yourself). Me encanta poder usar todo lo que tejo, lo que coso, lo que cocino.. Y es en éste campo donde me puedo volver literalmente loca. Empecé haciendo pasteles, queques; pasé al pan, a los bollos, la base de la pizza.., y ya desde hace un tiempo estoy loca por las conservas.
Estar de nuevo en casa, me da la posibilidad de estar más cerca del campo. Parte de la familia tiene huerto, un huerto de verdad, no como el mío, que fue como un huerto de juguete.. pero todo se andará.
Y así, me veo en casa, con una bolsa con calabaza, cebollas moradas, tomates, pimientos... Todo recién cogido y todo super fresco. En casa somos dos, y LaMariposita todavía no llega a comer cantidades decentes de casi nada, bueno sí, de leche sí. Así y teniendo en cuenta que tirar comida es algo que no puedo contemplar, que el mundo de las conservas es amplio y muy interesante para experimentar, me he puesto manos a la obra. El resultado es un bote de dulce de calabaza, con canela y cardamomo; un bote cebolla caramelizada sin azúcar y con mostaza; y un bote de salsa de tomate con pimientos, un poco picante, ideal para las pizzas.
La cebolla en bote la uso para acompañar casi cualquier cosa, me resulta riquísima incluso sola.
El rey de los botes de conserva en esta casa es el atún. Lo trae ElPatrón, directito de la mar, más fresco no puede ser, y es LaMamma quien lo embota. Esto sí que es un manjar de Dioses, con su punto de sal y en aceite de oliva virgen. Solo, así directo del bote, con un poco de pan de leña es suficiente para degustarlo.
Y después de pasar un par de horas en la cocina bailándonos un pan y mantequilla un par de veces, y que todo tenga olor a comida, a fogones a pleno rendimiento, y de que no termine de espantar la cantidad terrible de moscas que pueden entrar a la cocina por la rendijita que dejo abierta. Bueno, igual solo eran dos, pero molestas como cincuenta. He puesto un limón con clavo en el frutero, para que todo huela rico, y para que de paso éstas indeseables desaparezcan.
Con la alacena llena de botes, y la casa oliendo a otoño, nos hemos ido a la Feria del Saldo que hay este fin de semana en mi pueblo. Será que a mi lo de ir a comprar no me motiva demasiado, y mientras la mayoría se prueba zapatos, trajes, blusas, yo solo he encontrado una pequeña colección de libros infantiles, a un euro la unidad, imposible dejarlos allí. Y un esmalte de uñas, porque amigas esmaltes, nunca hay suficientes.

6 comentarios:

Yas dijo...

Lo que disfruto con tus historias.
Así, un sábado por la tarde, cuando la blogosfera parece desierta.

No he indagado aún en el mundo conservil, eso si, veo esa cebolla morada caramelizada y me dan unas ganas...

Nieves dijo...

En casa también preparamos de ves en cuando alguna conserva, aunque no es habitual.
Las anchoas, el tomate natural y los quesos en aceite es lo que mas preparamos.
Aunque ahora que estoy pensando en ello, hace ya un par de años que no lo hacemos.

Me encanta esta forma de vida, el no desperdiciar nada teniendo estos preparos para el futuro .

Un besito :)

Aran dijo...

Yo también estoy indagando en volver a hacer cosas en casa. Voy haciendo mis pinitos con el pan y me he quedado con ganas de hacer mermelada de moras...
Gracias por compartir estas historias!

Un beso de domingo
Aran.

PD.- Me apunto lo del limón con clavo, no lo conocía y estoy de las moscas....

SAMSARA33Y22 dijo...

HHHUUUMMMM, eso de las conservas caseras me encanta, menudo hobby te has buscado, como para mantener la linea!!! Disfruta de todo lo natural que está mucho más rico.
Muchos besitos a la Mariposita!!
;-)

Adijirja dijo...

Jeje... otra afición compartida... Ay.... como te echo de menos...
Romanticismos a un lado, nosotros tenemos una etapa galletil y magdalenera... Un día de estos toca post al respecto...
Besos. Si me dejan después te llamo, a ver si mato la nostalgia a golpe de teléfono...

Chitin dijo...

Dí que sí, aprovecha el tiempo...a mí no me da la vida para todo lo que tengo que hacer, pero siempre trato de sacar un ratín para eas pequeñas cosas... poner un bizcocho en el horno, improvisar esa cena en 5 minutos ...
Besos.