sábado, marzo 17, 2012

Llegó la alimentación complementaria

Esta semana pasada, he celebrado que ya llevo aquí un año, como majorera retornada.
Lejos queda aquel día, con el coche cargado hasta la vaca, haciendo malabarismos para que todo cupiera, fue como jugar al tetris en 3D.
La primera patada de MyLittleButterfly, la sentí aquel día.
Pasaron casi 15 días hasta que todo estuvo en su lugar, y hasta que encontré un lugar para cada cosa, incluído para mí.
Ya saco horas al día, para dar unas clases de tejido, para sacar mis agujas, para retomar todo lo que quedó en espera hace un año.
He terminado de acolchar este estupendo tapete, que está hecho con la técnica del nine patch que desaparece, y que hizo MiColegui, hace casi una década ya.
Y como el tiempo es implacable, ya mi mariposita tiene casi 8 meses. Irremediablemente hemos tenido que empezar a introducir otros alimentos, además de mi leche,
que sigue siendo el alimento principal.

He seguido a pies juntillas los consejos de Carlos González en todos sus libros. Y lo primero que probamos fue la manzana, rayada, con un fracaso total. Seguimos con la pera, con un poco más de aceptación; el plátano, que fue recibido con una rotunda ovación de paladar, pero una dudosa aceptación de estómago; pero el éxito total y absoluto se lo ha llevado la mezcla de papaya y naranja, combinación perfecta entre sabor y digestión.
De ahí hemos pasado tímidamente a las verduras cocidas, y aplastadas con tenedor. Parece que de sabor no están muy allá, pero que estén tibias al llegar a la boca, las hace muy apetitosas.
Y así, llegamos a esta semana, que hemos probado el pollo mezclado con zanahoria, papa, y calabacín. Todo servido en textura grumosa, y calentito. Nuestra amiga la thermomix, tiene más que asegurado su trabajo en estos meses.
Estoy introduciendo cada alimento por separado, y probándolo tres días. A la vista de no reacción, pasamos a otro. Aún no hemos llegado al gluten, y tampoco tenemos prisa.
Es curioso ver como espera paciente la cuchara, para ver qué sabor nuevo va a descubrir.
No hemos tenido prisa por empezar a comer, sigo pensando que la leche materna, es la mejor de las alimentaciones, amén de la más práctica y cómoda.
Ahora que de día come otras cosas, de noche, suple la cantidad de leche que no come durante el día, y así como antes comía leche cada 3 o 4 horas, ahora lo hace cada hora y media. Gracias al colecho, casi que ni nos movemos para comer.

3 comentarios:

SIONA dijo...

Joroba que cantidad de cosas me estoy perdiendo por no visitar tu blog!!!!!
Que te quiero, solo puedo decir eso, que LAS quiero.
Un abrazo,
SIONA

Chitin dijo...

Mi peque las verduras las aceptó bien, con las frutas no había manera, pero al empezar con la carne, fracaso total. Se acabó comer bien. Bendita thermomix, hasta que no llegó a mi casa no supe lo que era que el peque comiera de cuchara!

Lolita Blahnik dijo...

Ese tapete es una preciosidad!
Un año ya que estas alla! Que rapido y que lento a la vez pasa el tiempo... Me alegra muchisimo que esten tan bien en casa, pero por aqui se las extraña!
Que tengan un buen fin de semana!!!!!!