miércoles, diciembre 07, 2011

Para lo que no estaba preparada


Ya va a hacer casi un año desde que me enteré que iba a ser mamá. Desde el primer momento quise tener una maternidad consciente, y por ello pasé a leer todo lo que caía en mis manos, y también a poner a punto mi sentido común para poder discernir entre las lecturas buenas y las malas, que de todo hay escrito, bien dicen que el papel lo aguanta todo.
Desde el principio me sentí completamente identificada con el pediatra Carlos González y su forma de ver la maternidad y todo lo relacionado con la crianza.
Bésame mucho, Un regalo para toda la vida, y Mi niño no me come, han pasado a ser mis libros de cabecera. No es que me haya tomado al pie de la letra todos sus libros, es que me parece la única forma en que yo veo la maternidad y todos sus derivados. Respeto cualquier tipo de crianza respetuosa con la que la mamá y el bebé se sientan bien, y que no sean igual a la mía.
Por ello, yo me preparé: leí, cuidé mi alimentación, me conciencié, me mentalicé, hice deporte y procuré vivirlo lo máximo posible..
Cuando por fin llegó el momento, y MyLittleButterfly llegó, seguí mentalizándome, concienciándome, y me dejé aconsejar por mamás que comparten mi visión de la maternidad, y por lecturas e ideas que fueran en mi misma línea. Estaba preparada para todo lo que iba a venir, y todo lo que estaba viviendo.
Para lo que no estaba, ni estaré nunca, preparada es para oír la cantidad de barbaridades que cualquiera, haya parido o no, tenga a bien decirte, supongo que con buena intención.
Nosotras practicamos el colecho, estamos con lactancia materna exclusiva, no usamos el carro porque usamos el sling, cantamos para dormir, y procuramos estar pegaditas lo máximo posible.
Al parecer, lo hacemos todo mal, porque a la edad de 4 meses, ya es necesario introducir nuevos alimentos porque la leche empieza "a ser mala", ir en el sling es tremendamente incómodo para la niña, dormir juntas es un peligro, y lo de estar con ella pegada todo el día es algo terrible.. "porque se acostumbra"..
Y yo me pregunto: ¿se acostumbra a qué? ¿a que la quieran?
MyLittleButterfly desde que me ve ponerme el sling empieza a sonreir porque sabe que vamos de paseo, que la tenga cogida en brazos es su forma natural de estar, con mi leche ya ha llegado a los 6,100kg y 61cm, sonríe, parlotea todo el rato, se fija mucho en las personas, y me tiende la mano para que se la agarre cuando está a medio dormir.. A mi parecer no está tan mal, aunque claro, entiendo muchas cosas de un país con unos habitantes que piensan que la Sra. Soraya Sáenz de Santamaría se merece un premio por estar frente al traspaso de poderes del gobierno a tan solo 15 días de haber parido. Esa es la situación que hay que premiar, me pregunto si su bebé pensará lo mismo.