lunes, septiembre 19, 2011

Las siestas de estos días



Ya ha pasado mes y medio desde que me convertí en mamá.
Los días y las noches pasan a intervalos de tres horas, que es el tiempo estimado entre toma y toma. Claro que aunque MyLittleButterfly es alemana, no es tan rígida con el horario, y a veces es cada dos horas, y otras veces aguanta hasta cinco.
Ya pasa más tiempo despierta, aunque la mayor parte llora. Sí, llora mucho. Supongo que son los gases esos que tanto se mencionan, o eso quiero pensar.. Aunque también creo que a veces llora, porque tiene que llorar. Es cierto que algo se despierta en tu interior, que no terminas de entrar en pánico, y que puedes pasarte horas paseándola, y hablándole sin perder la paciencia.
Las ojeras son considerables, y el agotamiento también. Sin embargo, todo merece la pena. La sensación de tenerla en brazos, de verla dormir, de verla sonreir, de verla vizquear cuando fija la mirada..., es indescriptible, y compensa todo lo demás.
Poco a poco, vamos recuperando nuestra rutina, aunque es a pasos muy lentos. Mis próximos posts están ya en el horno, con un montón de reflexiones que he tenido durante este mes y medio, solo necesito un poquito más de tiempo.
Las siestas están siendo increíbles. Antes dormitaba en el mismo sillón, tocándome la barriga, pensando en ella, acariciándola.
En estos días, después de comer su ración de leche, ella misma busca la posición. Y se queda perfectamente colocada sobre mi pecho, se duerme al instante, y pareciera que hasta los malestares que tiene desaparecen.
No he perdido la costumbre, en cuanto la noto así, no puedo evitar acariciarle la espalda y cantarle, justo igual que cuando lo hacía a través de la barriga. Desde luego, reconoce su nana, reconoce mi voz, y de estos días para acá, creo que reconoce hasta la posición... Y esto.. compensa que no haya dado ni un solo punto en mis agujas, que mis ojeras lleguen al suelo, que esté luchando contra una mastitis desde hace 10 días, que no duerma más de tres horas seguidas...
Todo pasa a un segundo plano, en cuanto cogemos nuestra posición, y siesteamos..