sábado, agosto 20, 2011

Los 40 minutos mas importantes

El día 5 de Agosto me desperté con una sensación extraña a las 6:00 am. Algo estaba pasando que yo no podía controlar.
A las 7:00 la misma sensación, y otra vez a las 8:00 y de vuelta a las 9:00.
En la calle trabajaban desde las 6:30, y sobre las 9:30, LaBajista, me mandó un wassap para saber si dormía o también a mí me habían despertado los ruidos.
"Creo que se me ha roto la bolsa" fue mi respuesta.
Después de consultar con LaMamma por teléfono, me duché, llamamos al Patrón, y pusimos rumbo al Hospital. Estábamos en el Norte, y había que llegar a Puerto.
Realmente yo estaba tranquila, era como si no pasara nada.
Pasé por mi casa, me cambié de ropa, y le expliqué a LaBajista dónde estaban las cosas, "por si acaso"
A las 10:35 estaba entrando por la puerta de Urgencias del Hospital. Me vio la matrona. Efectivamente la bolsa estaba rota pero el líquido estaba bien, y no había demasiada pérdida, me dejarían ingresada a la espera de que se presentara el parto de forma natural, o sería inducido al día siguiente.
Yo seguía tremendamente tranquila, como si le estuviera pasando a otra. Solo intentaba traer a la mente las meditaciones pre parto que tanto había preparado, ante la posibilidad de pasar demasiadas horas en una cama, y la posible inducción del día siguiente. Lo que yo tenía planeado no era lo que estaba pasando exactamente.
Me pasaron a un paritorio para hacerme un registro. Habían pasado menos de 5 minutos, cuando el registro empezó a no registrar. MyLittleButterfly estaba haciendo bradicardias.
Vino el ginecólogo, y ante dos palpaciones, y una mirada al registro, no dudó ni un seguno: cesárea.
Esto si que era ya, lo opuesto totalmente a todo lo que en mi cabeza había visualizado.
Me acordé de mi querida amiga, gurú durante el embarazo: abierta a todo, mientras todo salga bien.
Y de ahí fue todo un correr. A los pocos minutos estaba en quirófano, donde me recibió mi prima, no sin antes pegarse un buen susto al verme allí, y que seria a mi a quien iban a practicar una cesárea de super urgencia.
A las 11:18 se hizo el silencio y la oí llorar, con mucho ímpetu y con muchas ganas.
Tan solo 40 minutos, y 3 semanas antes de lo esperado...
Ahora mis dias se miden distinto.. y verla alimentan las noches y los días.