sábado, julio 30, 2011

Interiores I, II.. y III


Y llegó Agosto... y con él la inevitable cuenta atrás. El día D es a finales de mes, aunque no tenemos nada claro que lleguemos de la misma forma, es decir, siendo "una" a ese momento. Estamos en conversaciones MyLittleButterfly y yo, a ver si se decide venir antes, durante o después.. Ya está todo listo, pero por si acaso faltase algo, por andar preparada.

He decidido que ya no tejo nada más, porque ando haciéndome un lío con las medidas y el tiempo, así que para no llevarme sorpresas después, he puesto el baby knitting en stand-by, hasta que ella esté aquí.

Sí, ya sé, soy una ilusa creyendo que luego tendré tiempo para dar un punto, pero bueno, ya se verá..

De momento sigo con los interiores, vistiendo los suyos y desvistiendo los míos. Ya estoy en posición de decir que las braguitas me salen bien, y le tengo cogido el punto a los puntos montados, los menguados, y los aumentos. Tejidas en círculo, sin costuras, y con el resultado más cursi del mundo. Así que ya tengo el patrón prácticamente organizado, solo me falta ponerle forma y dejarlo bonito para repartirlo.

Sus interiores vestidos, los míos desnudos... frente a la gente que quiero y que tiene tantas preguntas y dudas sobre todo lo que está pasando. He abierto la caja, esa donde se guardan los desplantes de los demás, que te niegas a aceptar porque en el fondo no puedes creer que no te importen o que no te dañen. Una vez que todo está al aire, y en contra de todo lo que se suponía inicialmente, no te sientes desvestida ni desnuda, sino vestida, arropada, y muy atendida por todos aquellos que por fin te ven desprovista de cargas.


Y así un poco borrosas, hemos empezado con el control hospitalario. Una vez alcanzada la semana 36, el parto puede presentarse en cualquier momento a partir de ahora... los datos numéricos de esta semana son: 36 semanas, yo 60kg, ella 2.7kg, duermo menos horas, pienso muchas más, como menos cantidad pero muchas más veces, y sonrío muchísimo más que nunca.
Y sigo viéndome de reojo en los escaparates, y sigo sin reconocerme

domingo, julio 24, 2011

Mi propio sling

Collage de Picnik by violetazul75

Mido 1,58m, y soy de constitución pequeña. No tengo habilidad para llevar los carros de la compra, ni tampoco la fuerza. Ya tuve una vez un accidente con uno de ellos en el parking del CC de La Minilla, del que no quiero ni acordarme.
Decidí, hace ya muchos meses, que no quería un carro para llevar a MyLittleButterfly. Cosa que supuso un auténtico desbarajuste en la mentalidad e ideas de todos los que me rodeaban, excepto de mi madre, que es una Santa. Aún así, héteme aquí, con 35 semanas, y un carro estupendo de Chicco en el cuarto a conjunto con la maxicosi y un capazo... Cosas del márketing y de la economía.
Dónde y cómo cargaría a MyLittleButterfly, lo tenía clarísimo. Había visto durante casi 20 meses a Adijirja cargar cómodamente a su pescadito por todas partes. Desde el principio supe que era ideal para mí. Ella misma me indicó dónde podría encontrar las instrucciones.
Las he seguido al pie de la letra, y ya tengo mi propio sling. He tardado algo más de hora y media en hacerlo. La tela de afuera es una tela japonesa, y la de dentro, es un cálico de algodón, ambas como no podía ser de otra manera, de la tienda de MiColegui.
Ahora a esperar a que llegue MyLittleButterfly, para saber si realmente nos hemos tomado bien las medidas. Falta tan poquito, que voy debatiéndome entre la prisa y la calma, el vértigo y la tranquilidad.

martes, julio 12, 2011

Desenredando los números

Estoy en medio de una producción creativa. Que a estas alturas ha alcanzado su punto máximo de inspiración.
Hace unos meses tejí unas braguitas caladas, siguiendo un patrón en español. El resultado era bueno, pero el patrón fue horroroso. Liándome la manta en la cabeza, y teniendo otras tantas cuestiones en las que podría entretenerme sin posibilidad de solución, he optado por el camino práctico y mucho más estimulante, donde va a parar.
He ido creando un patrón. Que orgullosamente subiré al ravelry en cuanto lo tenga cotejado y corregido. La cosa no ha sido fácil, tres intentos han sido necesarios para alcanzar el tamaño y forma deseada. Mientras me peleaba en conseguir lo que realmente tenía en mi cabeza, iba viendo con asombrosa claridad esas otras cuestiones que hasta este momento no había podido entender. He llegado a varias conclusiones, a saber...
Mis manos hinchadas, tejen más suelto... El punto de vista sobre un asunto cambia considerablemente tomando distancia.
Una vuelta provisional es mejor tejerla con agujas más grandes... Siempre habrá alguien cuya personalidad e intenciones no termines nunca de conocer.
Para acomodar un calado a un tamaño, tienes que manejar muy bien las matemáticas... Para que el egoísmo de los demás no te deje ojiplática, tienes que manejar muy bien tus matemáticas.
Así que no me queda otra que afirmar que, todo es cuestión de matemáticas... y los números rojos, difícilmente tapan cualquier carencia personal.

Y como todo es cuestión de números, aquí voy.. 33 semanas + 2 días. Faltan 6 semanas + 4 días.
Yo 58 kg, ella 1.8 +/- 0.5 kg.
1 hora de gimnasia, 1 hora de natación... 9 horas de sueño.
Se pasan los días, y yo ya no estoy ni nerviosa.. Una extraña serenidad me acompaña estos días, que pasan rápido, aunque yo no quiera darme cuenta.