martes, junio 28, 2011

Misterio sin resolver, pero con final feliz


Este es Troylo, ya conocido por casi todo el mundo. Lleva conmigo desde abril del 2006, después de que Trufo dejara un hueco imposible de llenar.
Cuando me fui a vivir a Gran Canaria, y ante el horario terrible que tenía, se quedó en casa de mis padres, aquí en Fuerte. Dos años han pasado hasta que he vuelto. Mi intención era traerlo de vuelta a casa, cosa que no le pareció adecuado a casi nadie; a mis padres porque ante la llegada de MyLittleButterfly, la expectativa de convivir bebé y perro no les parecía oportuno, y a Troylo porque cambiar un territorio de más de 200 m2 con compañía perruna (Curro), por uno de poco más de 65 m2 y compañía humana, no le terminaba de convencer. Así que las cosas quedaron como estaban, y Troylo sigue en casa de mis padres.
El jueves, y sin aún tener ni medio claro qué fue exactamente lo que pasó, desaparecieron, tanto Curro como Troylo. Curro apareció el viernes por la mañana en la calle, hay que tener en cuenta, que la casa de mis padres tiene tres plantas, y que Curro, que nosotros hayamos visto no tiene aún alas. Estaba en la puerta de la calle, sano y salvo. De Troylo no había ni rastro.
Pesquisas varias, investigaciones precisas, y preguntas por doquier, nos llevaron hasta la casa de un vecino al que aún no le he visto la cara, (y ganas cero de hacerlo), y que cuya pareja incurrió en algunas contradicciones en su explicación, pero tuvo a bien abrirme la puerta del piso en cuestión, para que seis horas más tarde volviera a tener a Troylo conmigo.
Seis horas... La situación fue completamente distinta a la vivida hace cinco años con Trufo, sin embargo, es imposible dejar de lado la angustia, la aflicción, y la tristeza que provoca la incertidumbre.
Una vez que ya estaba de nuevo en casa, hemos tomado medidas, para que no vuelva a pasar situación semejante, y yo por mi parte he vuelto a los largos paseos acompañada de los dos trastos caninos.
A veces, el método es drástico, pero las consecuencias son las mejores.

miércoles, junio 22, 2011

Nanas y tinciones a mi manera

Últimamente oigo mucho: Es que tu eres.... Es que tu haces.... Es que tu dices...
Sí, probablemente hago, soy y digo un montón de cosas..
Como casi todos, tengo muchos golpes que han dejado cicatrices, muchas experiencias acumuladas, muchas vivencias asimiladas. No me gusta quejarme, probablemente soy demasiado empática, me autoanalizo más de lo que debería, y aunque hablo mucho, creo que me callo lo más importante. Podría decir, que vivo a mi manera.
Trato de ver siempre el vaso medio lleno, aunque no siempre lo consigo; de sacar lo positivo de cada situación; hago grandes esfuerzos por no perder la fé, y por ser justa ante lo que he vivido y lo que me queda por vivir.. Como digo, no siempre lo consigo, pero ahí sigo, intentándolo cada día.
Y hoy, me ha dado por analizar todo esto, y darle la razón a todos los que por lo bajito me dicen que hago las cosas a mi manera.. Pues sí, miro, observo, y casi todo lo adapto a mi personalidad y carácter.
Por poner un ejemplo, cuando empecé a leer sobre el embarazo y la relajación, así como la comunicación con el bebé, encontré que era muy recomendable cantarle, textualmente había que elegir una nana y tararearla cada día... ¿Una nana? ¿En serio?.. Yo a MyLittleButterfly le canto, cada día, varias veces al día, su canción, y lo mejor de esta experiencia es que a estas alturas, (30 semanas) la reconoce, y reacciona ante ella.
Esta tarde nos hemos pasado la tarde cantando a ritmo de Jorge Drexler, y Oceransky, mientras en el microondas una lana dejaba de ser blanquita para tomar una tonalidad indefinida aún.
Con seis sobres de kool aid teñí lana, ya lo había hecho en otra ocasión con buenos resultados. Hoy no me apetecía el mismo resultado homogéneo e igualado. Así que me saqué de la manga nuevos tiempos de microondas, y también nuevos ciclos de sumergido de lana en la mezcla. Pasé de los guantes, y de mojar la lana antes.. Ahora tengo los dedos rosas, y una lana muy especial.
Probablemente mis ideas sobre la viviencia de toda esta experiencia no tengan explicación ni siquiera tengan fundamento, pero son a mi manera, y a mi me funciona.
Y ya hoy, tengo la cabeza en MiNorte, y las maletas a medio hacer.

sábado, junio 18, 2011

Un eclipse y siete años

Este mes de Junio, dicen los entendidos que es un mes de puro alboroto energético.. Que las energías andan revueltas, traspuestas, y demasiado agitadas, y que obviamente eso nos influye a nosotros.
Para empezar han habido dos eclipses y aún queda otro más a final de mes.
En éste, recientemente pasado, he podido asomarme a la ventana e incluso fotografiarlo con mi cámara (simple y cutre donde las haya), imagínense cómo se veía para poder haber captado esta imagen.
Con las energías revueltas y traspuestas, estoy celebrando hoy que este blog cumple siete años!!
Nada más y nada menos que Siete! El número mágico.
Han sido siete años de letras, canciones, agujas, y fotos.
Este blog ya forma parte de mi, y de mis cosas,... Como una ventana al exterior desconocido donde me permito analizar, cuestionar, enseñar, desahogarme, y hasta reirme de mis propias sinapsis.
He conocido a gente estupenda gracias a esta ventana, y también a algún troll, que de todo tiene que haber, pero bueno, son los menos, y tengo que dar las gracias por eso también.
Hoy, las cosas son muy distintas a aquel 18 de Junio de 2004, cuando seguía pesando menos de 50kg, que tenía el pelo cortado a lo niño, y que el futuro me angustiaba más que el presente que vivía.
Hoy, peso 57, el pelo me llega a media espalda, las manos trabajan cada día con fervor, y el futuro se me antoja delicioso y ardo en ansias por descubrirlo.
Igual es madurez, o simplemente pura inconsciencia.
Sea como fuere, aquí tendré esta ventana, para seguir analizándolo.

domingo, junio 12, 2011

Alicia y el Galimatazo, a mi modo

De todos es sabido que mi película favorita de dibujos animados, es Alicia en el País de las Maravillas.
Supongo que es porque el libro me fascina, no en vano, fue el primer libro que recuerdo haber leído, en versión cómic y para lectores de 7 años. Se me quedó grabado ese libro.
Hace poco leí la versión real, y me siguió entusiasmando. Es un libro sin edad.
Como ahora, y no me canso de decirlo, por causas ajenas a mi gusto, tengo muchísimo tiempo libre, que no está mal si me lo remuneraran de alguna manera, pero no es así; trato de enfocarlo en lo que tengo entre manos, o mejor dicho, entre interiores.
Leo a tiempos iguales libros para mí, para ella, y para el proceso. Me deleito imaginando el momento en que pueda hacer realidad esos instantes en que pueda leerle un cuento, o inventarme una historia. Dicen los entendidos, que a los niños les encantan las historias inventadas, y yo que soy aplicada y fantasiosa a partes iguales, he pensado que la mejor forma de inventar una historia, es creando unos personajes sólidos y atractivos.
Manos en las agujas he tejido la tan vista Poppy de Ysolda, y el erizo Smith, de la misma diseñadora. Y como ya tienen personalidad y estilo para las aventuras que han de vivir aquí, así que para nosotras serán Alicia y su Galimatazo.
Se acabaron los cuentos de princesas que esperan príncipes en corceles blancos.. nuestros cuentos estarán protagonizados por una niña intrépida, que se ayuda de un erizo superdotado para superar los obstáculos que vengan a su encuentro.

viernes, junio 10, 2011

Y hemos llegado al punto...

... del nada me sirve...
Y a eso, he de añadir el calor, el volumen de mi nuevo cuerpo, y el estrés mental. El resultado es que si por mi fuera, andaría siempre en ropa interior, lo que también confiere un problema. Porque en la actualidad tengo una relación de amor-odio con mi ombligo.
Dialogo cada día con él: Porfa, porfa, porfa, no te salgas para afuera. Entonces, para no verlo y llevarme alguna sorpresa prefiero tenerlo tapadito.
Teniendo así las cosas, he tenido que tomar medidas drásticas. He buscado en mi armario de telas, y me he puesto manos a las agujas, tijeras, e hilos.
Patrón en mano y todo lo demás, me he cosido un vestido.
La primera experiencia como modista, no ha estado mal. Además ha sido bastante rápido y entretenido. La satisfacción de verte puesto un vestido que ha salido de tus manos y de tu máquina de coser, es muy grande.

La confección de este vestido es sumamente fácil, porque es tipo "saco" y luego lleva fruncido el cuello y las mangas. Total, que ya puedo lucir tremenda tripota sin opresiones de ninguna tela, libre como un pájaro, que está MyLittleButterfly.
Y en medio de todo esto, ando perpleja ante tanto trajín político, pactos a tutiplén, y poca concreción de proyectos. Para distraerme, pongo las agujas en movimiento, y el piloto automático a las neuronas, con música de fondo, a ser posible.

domingo, junio 05, 2011

De la cabeza a los pies

Normalmente trato de mover lo mismo los pies que la cabeza, lo que me mantiene muy ocupada todo el día porque mi cabeza centrifuga a una velocidad que daría vértigo al mayor de los equilibristas.
Sin embargo, las 28 semanas de gestación que llevo, imposibilitan muchísimo mis movimientos, no solo por los 13 kilos de más, sino también por una cosa llamada reflejo de Ferguson, que no me viene bien sufrir ahora, la verdad. Así que los ejercicios físicos están limitados a la natación, y a la rutina diaria de yoga. Aparentemente no habría problema, pero lo hay.
Mi cabeza sigue gira que gira, unas veces arreglando y otras enredando.
He tenido visita, paseo, regalos..
Hoy me he perdido unas velas, una tarta, y a todos esos Alemanes, alborotando, cantando, y riendo.
Así que no me queda otra que tejer, y volcar todo ese movimiento neuronal sobre las lanas y las agujas.
El día me ha cundido muchísimo, dos gorros simples, uno para MyLittleButterfly, y el otro para regalar; un gorro Aviatrix, y dos pares de botas.
Todos los detalles en mi Rav.
He ido deshaciéndome de la tanda de ovillos de Merino 100% que tenía en el cajón, y ya tenemos forma de afrontar tanto en la cabeza como en los pies el frío que pueda venir de cara al próximo invierno.
Y a ti.. a ti.. te lo digo en petite comité....