jueves, septiembre 30, 2010

Otoñeando


Llevamos varios días en Otoño, aunque parece que ha sido hoy cuando de verdad lo he notado.
De pronto esta tarde el cielo se ha puesto color plomo, con nubes densas y espesas.
Hace algo de fresco, y de vez en cuando siento necesidad de hacerme con una taza caliente de cualquier bebida que tranquilice mente y espíritu (existe eso?).
He vuelto a las agujas, y aunque ya tengo tejido un calcetín entero con pura matemática, he tardado casi una semana en comenzar el otro. Supongo que no es casual... las parejas son indivisibles, y poco prácticas por separado, aunque a veces no quede otro remedio.. no todos nos damos cuenta de eso a la misma velocidad.
Aún a riesgo de todo, he comenzado este segundo calcetín, de qué talla sea, y dónde vaya a parar es todo un misterio..
Las noches vuelven a ser pura somnolencia, y MrTime sigue devolviéndome las horas que me quita de día, y casi antes de llegar a la cama ya estoy en los brazos de Morfeo.
Me despierto escuchando un último descubrimiento, tiene varias canciones que de verdad hacen sentir toda esa novedad de encontrar algo que te entiende, te sorprende, te gusta, te atrapa, te engancha.. vaya, casi como enamorarse..
Empieza la cuenta atrás, ese mes que amo y odio, todos esos días por pasar.. aprovecharé para seguir tejiendo, aunque sean calcetines desparejos.

lunes, septiembre 27, 2010

Rendirse o luchar

El viernes fui al cine, a ver come reza ama.
Hay una parte de la misma, donde un personaje le dice a otro: ríndete.
Entendiéndolo, como dejar de luchar, dejar de resistirse al cambio, dejar de querer controlar todo.
La escena en el libro, viene reflejada por un momento en el que la protagonista se sienta a meditar en un jardín al atardecer, al poco rato, se ve atacada por un enjambre de mosquitos, era un buen momento para poner en práctica el concepto de rendirse.
Anoche, después de pasar un domingo más que caluroso, de llegar a la cama con la mente exhausta, y una necesidad imperiosa de descansar, dejé la puerta completamente abierta, y me dormí.
No había pasado más de una hora, cuando comenzó el ataque. Primero empecé a dar manotazos a discreción. Luego me atrincheré debajo de la manta a riesgo de morir de un golpe de calor. Todo fue en vano. El escuadrón atacante seguía allí, atacando sin tregua.
Recordé la película, y teatrera como soy, me pareció un buen escenario para vestirme de nuevo de protagonista. Descubrí de nuevo mi cuerpo, y me dejé picar.
Los mosquitos volvieron a darse un buen banquete conmigo.
Creía que podría soportarlo, pero fue imposible. Acabé encendiendo la luz, poniéndome en posición de cazadora, y encontrando al único mosquito que componía aquel ejército que llevaba importunándome gran parte de la madrugada. Lo encontré, y le dí muerte.
No pude rendirme, todo lo contrario, me cuadré en posición de ataque y derribé mi objetivo.
Es tan difícil encontrar el momento adecuado para rendirse, como el adecuado para seguir luchando.

jueves, septiembre 23, 2010

Álgebra básica

Tengo una especial debilidad, por trasladar conceptos.
En mis años de estudios, me encantaban las matemáticas y todas sus ramas, me siguen encantando. Hoy, estos días, he descubierto que los números y las ecuaciones sirven mucho más que para resolver problemas matemáticos.
Así, dentro del álgebra básica, estudiando las ecuaciones con dos incógnitas, he caído en la cuenta, de que éstas son la traducción rápida y comprensible, para mí, de las relaciones sentimentales.
De este modo, la primera ecuación que explica la pareja, es la combinación de amistad más sexo.
Es decir: amistad + sexo = pareja.
Es una ecuación simple y exacta. Con una sola solución, y una sola explicación.
Si no se quiere una pareja, habrá que eliminar una de las dos variables, si es solo amistad: amigos; si es solo sexo: amantes. Mezclar y no obtener como resultado la pareja, conformaría una ecuación directamente ilógica, sin resultado posible y con muy alto grado de confusión.
Y así, de forma tan fácil, quedan resueltas todas mis dudas, en cuanto al etiquetado de relaciones.
Por otro lado, tengo también la solución, de forma algebraica a la manera de operar en cuanto a un fracaso sentimental.
Dada la ruptura, y la imposibilidad de la misma, de volver a establecer la ecuación simple de pareja, tenemos el método adecuado para resolver la inecuación indefinida y confusa: despejar en X, y sustituir en Y.
Una vez más las matemáticas me trazan el camino para andar.

martes, septiembre 21, 2010

Será que esto es madurez

Me he cortado el pelo.
Antes, cortarme el pelo se convertía en un asunto de estado, mi pelo solo lo tocaba Octavio, porque cualquier otro me daba una sensación de incomodidad y terror, que no podía soportar.
Cuando vivía en Fuerte, venía cada 6 meses a cortarme el pelo.
Algo ha cambiado. Cortarme el pelo, sigue sin gustarme, pero ahora ya no me importa.
Ya no recorro media ciudad en busca de Octavio.
La relación no era recíproca, y esa es la base de las relaciones. Yo para Octavio era una clienta más, para mí él era el único capaz de entender mis escaramujos.
El jueves me metí en una peluquería de aprendices, y dejé que me tijeretearan mis rulos.
No está mal, n está bien. Realmente no sé cómo está.
Estoy cómoda, y me veo el pelo saludable.
Empiezo a entender que lo que tengo por fuera no me importa tanto como lo que tengo dentro.
No estar dependiendo de un peluquero o una peluquería, me da cierta libertad que empiezo a apreciar.La misma libertad que tengo para trazar una línea de seguridad, y no sentirme culpable por hacerlo.
Será que estoy madurando, o será que me estoy volviendo una inconsciente.

domingo, septiembre 19, 2010

Libro 26 (2010): Las cosas que no nos dijimos

".... Cada noche que te acuestes a su lado y tengas el más mínimo pensamiento por tu amigo del Este, hala, una mentirita que añadir a la lista; un minúsculo instante de anhelo, y hala, otra mentirita más; cada vez que te preguntes si deberías haber regresado a Berlín para arrojar luz sobre tus sentimientos, hala, otra mentirita más, y ya van tres. Espera, déjame calcular, siempre se me han dado bien las matemáticas: pongamos unos tres pensamientos a la semana, dos recuerdos fulgurantes y tres comparaciones entre Tomas y Adam, lo que hace tres más dos más tres, es decir, ocho multiplicado por cincuenta y dos semanas, multiplicadas por treinta años de vida en común, sí, lo sé, estoy siendo optimista, pero bueno.... Asciende a un total de doce mil cuatrocientas ochenta mentiras. ¡No está mal para una vida en pareja!..."

viernes, septiembre 17, 2010

La tentación incontrolada


he encontrado un corazón
lo he olído, mirado, tocado..
no he podido controlar el deseo
le he dado un mordisco
rico, rico, está rico...
saboreándolo en mi boca
he decidio parar
me he dejado un trocito
que guardaré para luego
cuando el deseo
vuelva de nuevo
a controlar mis horas

martes, septiembre 14, 2010

El sabor está en la memoria

Hace una semana MaryC y LaAbogada, hicieron una visita por GranCa y después de un paseíto por los sitios habituales donde todo majorero hace parada, me llevaron a un sitio, donde según LaAbogada tienen los mejores perritos del mundo.
Eran las seis de la tarde, y no era horario para mi estómago, pero como estoy cambiando todos mis hábitos, no dije no.
El perrito no está mal, una salchicha hervida, un pan generoso, salsas gustosas y un pepino natural que está en conserva (un detalle importante que le da su originalidad). Que no se enfade nadie, los he comido mejores, también peores.
La cuestión es que para la gente autóctona este perrito es "el mejor perrito del mundo", y yo llego a una idea.
Este establecimiento está abierto desde el año 1961, que son unos pocos años. La mayoría de la gente que conoce este sitio, lleva yendo ahí desde que les salieron los dientes, probablemente el primer perrito de su vida, lo comieron allí. En el sabor de ese perrito, está el recuerdo de esa primera vez, el recuerdo almacenado de la infancia con los padres, la adolescencia con los amigos, y la juventud con los primeros amores.
El perrito enciende una línea de emociones que están almacenadas en la parte dulce de la memoria, lo que convierten a este pan - salsas - salchicha - pepino en un manjar difícilmente discutible. El sabor del mismo, se ve envuelto por otros detalles que tienen poco que ver con las papilas gustativas, traduciéndolo en "el mejor perrito del mundo".

domingo, septiembre 12, 2010

Con un plano y un destornillador


Con un plano y un destornillador
soy capaz de arreglar
montar
formar
inventar
cosas.

Con todo mi empeño
entusiasmo
tesón
no soy capaz de entender
que simplemente
hay manuales que no comprendo.

viernes, septiembre 10, 2010

Vacío

Me siento en el borde
siempre en el límite,
los pies hacia el barranco
el alma en el vacío.
Cierro los ojos
respiro el viento
me revuelve el pelo.
Mi corazón late
mis pensamientos
me abandonan
Se va.. todo se va
La cruz,
el problema,
la enfermedad..
Se va.. todo se va
Soy libre, yo
conmigo
libre.
Me siento en el límite
en el borde de tu deseo
en la frontera de la ilusión
de fondo... el vacío.
Y si me tiro?

jueves, septiembre 09, 2010

Libro 25 (2010): Come Reza Ama

Normalmente cuando me termino de leer un libro, y como suelo ir subrayando párrafos mientras leo, selecciono uno de ellos y lo transcribo aquí.
En esta ocasión, esto no es posible, ya que tendría que volcar aquí medio libro.
He disfrutado cada página, y cada capítulo.
Hay tantas cosas que me resultan familiares que es como si alguien hubiera estado tomando notas de cómo he vivido muchas de las experiencias que he tenido, eso sí, sin tener que viajar por medio mundo para ello.
La necesidad de un tiempo a esta parte, de encontrar a Dios, y de tener aunque sea 10 minutillos al día para sentarme en silencio y no pensar (que he descubierto que eso es meditar!!) se me hace últimamente tan necesario como el aire.
Empiezo a creer que tengo un yogui dentro que pugna por salir y que no sé de qué manera tengo que reconducirlo para que el mundo hostil en el que me muevo no lo aniquile.
Al terminar de leer, me siento menos perdida, menos desorientada, menos desequilibrada.
Estos últimos meses han sido tipo montaña rusa, he tomado decisiones de las que no he estado totalmente convencida, después de leer, de subrayar, de meditar... estoy convencida de que estoy andando el camino que quiero andar, y que estoy bien orientada.. solo tengo que seguir andando.

martes, septiembre 07, 2010

Salmorejo para el espíritu

Cuando las cosas vienen mal dadas, y uno agota todas las posibilidades de una mejoría, no cabe otra cosa que aceptar, acatar, asumir, y caminar.
Una vez que estás en el camino, has de proveerte de todo aquello que te facilite el andar.
Buen calzado, buena compañía, y sobre todo buen alimento.
La travesía será probablemente dura, larga y tediosa, así que salir preparado es un mini triunfo ya alcanzado antes de echarse al camino.
De la buena compañía ya les conté, y tengo que seguir diciendo que estoy rodeada de una gente que me quiere, que me arropa, que me enseña, y que me escucha.. Creo que eso tiene muchísimo valor, porque soy pesadita hasta decir basta.
Teniendo todo esto claro, le pongo atención al alimento.
Escucho mis necesidades y apetencias, y en este punto del tratamiento siempre se me apetece lo mismo: Salmorejo.
Hay un señor americano que se ha hecho rico, vendiendo su libro sobre la sopa de pollo, así que he visto el filón, yo haré lo propio con el Salmorejo.
Yo lo hago así:
Tomates, un ajo, una rebanada de pan integral, sal, aceite, vinagre.
Todo a la thermomix.
A la hora de servir: un huevo duro y unas lonchitas de jamón de hembra.
Lo pongo en la nevera y lo voy tomando cuando se me va bajando la energía.
No sé qué es exactamente, pero estoy completamente convencida, de que para los procesos de cicatrización y recuperación interna, el salmorejo es la mejor medicina para el espíritu.

domingo, septiembre 05, 2010

Me tocó!

Los domingos en Casa Suecia empiezan a sentar tradición.
La saturación de las arterias a base de desayuno inglés es el segundo paso.
Dos cafés y una botella de agua con gas.
Una compañía inmejorable.
Agujas, lanas, patrones, y una conversación que va desde la Teoría de cuerdas hasta los nuevos esmaltes de uñas de Mercamoma, pasando por el intercambio de recetas en la cocina
y nuevas instrucciones para sobrevivir.
Encontrar a alguien con quien hablar o callar, dependiendo del momento,
reír o llorar, dependiendo de las circunstancias,
disfrutar de un café, o de un vaso de agua,
es una lotería..
Y yo, he tenido la suerte de ser premiada con el premio gordo.
Oye!, gracias por tantos y tantas cosas.
Mis neuronas contigo, hacen sinapsis completas!

sábado, septiembre 04, 2010

Las ganas

Con rabia voy a volver sobre mis pasos
con seguridad voy a caminar sobre mis huellas
con tristeza daré titubeos
y con alevosía alcanzaré la puerta
Con la risa, derribaré el muro
con mis sueños retiraré los escombros
con mis ilusiones limpiaré los restos,
y con la alegría que traigo, pondré luz.
Dejaré todo acondicionado
porque cuando quiera quedarme
necesitaré un espacio dotado
de luz, altura, ternura, y calor.
Tengo un buen plan de ataque
las líneas de acción trazadas
las fuerzas en una mochila
solo que ahora..
... ahora no tengo ganas.

jueves, septiembre 02, 2010

Distintas formas de aprender

Ahora que llega Septiembre, y a los que nos hemos pasado más de la mitad de nuestra vida estudiando, nos afecta como si fuera el comienzo del año, llega el momento de afilar los lápices y preparar los cuadernos.
Me gusta aprender. En el momento en que sienta que ya no me queda nada por aprender, sentiré claramente que ha llegado el momento de irse.
Por ahora siento que ese instante está lejano de mi presente.
Dentro de cómo aprendo, he llegado a ver las distintas formas que tengo tanto de estudiar como de aprender.
Cuando se trata de materia cultural, ya sea física o historia del arte, se me activa una parte del cerebro tremendamente disciplinada: presto atención, tomo notas, hago esquemas, y la información se queda retenida en mi cabeza por mucho tiempo.
Cuando se trata de materia técnica, mi parte aplicada se mezcla levemente con mi parte apasionada, y aparte de todo lo anterior, me involucro de forma activa en la explicación, haciendo preguntas, planteando posibles ejemplos, incluso enunciado hipótesis.
Cuando se trata de aprender de la vida, de amueblarme la cabeza, de lo que se llaman las relaciones interpersonales, o sociología humana, ahí la disciplina no está tan presente. Y aunque me considero con una inteligencia media, en este campo soy bastante lenta, torpe, obtusa.
Me cuesta aprender. La letra con sangre entra, sería la mejor definición para mi forma de aprender.
Me dejo arrastrar por la emoción, la pasión, la intención, la ilusión... y toda la parte disciplinada y buena estudiante se van al traste. Tengo que repetir la misma lección una y otra vez, repetir resúmenes, esquemas, apuntes... y la mayor parte de las veces debo volver al principio. Lo curioso es que repetir estas asignaturas, aunque me cueste, sigue teniendo interés.
Cuando vivía en Fuerte, durante la semana que no estaba en MiNorte, me metía en la piscina de LaHerbania. Siempre me llamó la atención los cursos de natación infantil.
Se pueden hacer fácilmente tres grupos:
- Los niños que no tienen miedo, y están deseando meterse al agua, que no les dicen ni adiós a los papás, se enfundan en su gorro, y sin mirar a ningún sitio se sumergen en la piscina.
- Los niños que tienen terror, y no soportan el cursillo. El miedo, la angustia, el terror, comandan el aprendizaje. Se agarran como garrapatas a las piernas de los papás, y son incapaces de hacer otra cosa que berrear. No consiguen entrar al agua, en todo el mes que dura el curso. Es un auténtico sufrimiento para ellos y para los papás.
- Y están, los que tienen miedo y ganas a partes iguales. Empiezan a llorar, pero se ponen el gorro. Siguen llorando, pero se meten al agua. Tragan agua mientras lloran, y ven irse a sus papis. Y comienzan a nadar, llorando. Llegan al otro extremo, llorando, pero nadando.
Las ganas y el miedo siguen, pero parece que ganan las ganas.
Al final del curso, saben nadar, y se puede decir que de cierta manera han disfrutado el cursillo. Han aprendido a dejar el miedo a raya.
Yo soy como estos niños. Y lo que me ha costado más, es eso, hacer un muro infranqueable al miedo.
Y creo, que es el mejor aprendizaje que he hecho.