jueves, agosto 26, 2010

La seguridad de la inocencia

Me enseñaron a no escuchar conversaciones, pero a veces, es inevitable.


- ¿Quién es la reina, la princesa y la dueña de mi corazón?

- Yo papi.

- Sí, mi amor, tu.

Y después de eso, se queda tranquila, con la seguridad de que mañana papá volverá a por ella.

2 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Muy ciertas tus letras..


Que disfrutes de un hermoso fin de semana....


Un abrazo
Saludos fraternos...

Que tengas un bello día...

Silvia - Desenredando el hilo rojo dijo...

Preciosa conversación, sí señor.