miércoles, agosto 18, 2010

Diálogos

Podría decirte gracias,
podría llenarte las manos de suspiros
podría dejar escapar las estrellas,
que guardé la otra noche.
Podría regalarte un abrazo,
un beso, una caricia.
Podría dejar que me prestaras
el lado izquierdo de tu trinchera,
y resguardarme del viento
del calor, y de los golpes, ahí.
Podría volver a fliparme
y repetirme, y contarte
que Pedro Salinas vivió 15 años,
un amor postal.
Podría esperar más quintos,
con cebolletas y papas fritas.
Pero hoy... solo te voy a decir,
que me encanta tu jardín.

Te odio.

Para responderte como debiera
tendría que liberar musas y duendes.

De entrada engrasar resortes,
goznes, bisagras, cerraduras,
pomos y picaportes
no les abro la puerta de la realidad hace muchos años,
aunque siendo sincero creo que no les importa

Indispensable seria
deshacer encantamientos
atar dragones, emborrachar ogros
dar vacaciones a gigantes
despejar hiedras y telarañas

más complicado será
tapar trincheras y retirar defensas
limpiar campos de minas
retirar alambradas y toda la artillería.

Todo para responderte como debiera
Pero no quiero.
La pasión siempre duele.

1 comentario:

SIONA dijo...

Ups, pues si, sin palabras me has dejado ....
Ains, que penita no estar allí para regalarte un jardín lleno de flores ...
besitos y arrumacos ya en el exilio elegido
SIONA