martes, mayo 18, 2010

Es que no lo he dicho lo suficiente

De las comidas que más me gusta hacer y disfrutar es el desayuno.
No tengo preferencias entre un desayuno amoroso y casero, a uno en mesita de cafetería y variado.
Este fin de semana, me dispuse a recrearme en una receta facilona pero apetitosa: tostadas de canela.
Mi forma personal de hacerla, es una compilación entre todas las posibilidades que the pioneer woman da.
Así, mezclé mantequilla con azúcar moreno, hasta que quedó en textura pomada, y luego fui añadiendo canela en polvo hasta que me pareció oportuno.
Unte dos tostadas con la mezcla, y me dispuse a hacerme un breakfast té para acompañar.
El horno encendido y tomando temperatura.
6 minutos más tarde, que fueron los que tardé en hacer la cama... mimalditohorno había carbonizado mis deliciosas tostadas.
No he dicho lo suficiente lo miserable que me hace la vida este maldito electrodoméstico!!!
No sé dónde quedaron aquellas reuniones nuestras donde yo introducía una masa deforme, y él me devolvía suculentas muffins, o las tartas de queso, o los asados varios..
Qué fue de eso?? Qué ha quedado de todo aquello?? Carbón propiamente dicho.
Ya ni las pizzas me las devuelve con buena cara.
No he reparado en lo fácil y feliz que me hace un horno compensado, hasta que me he topado con este, que es como si siempre estuviera de mal humor.

6 comentarios:

Maeva dijo...

Oye, pues suena bien esa recetita, me la apunto, para cuando me instalen el horno, que espero que no me pase como a ti!!
Mira el lado bueno, tiene solución, no es muy económica, pero seguro que algo encuentras para que no te vuelva a pasar!

un beso Violetazul!!!

la tieta Rosa dijo...

Vamos a ver colegui, tu no sabes que los electrodomésticos igual que las personas tienen vida?
la de ellos és normalmente de 10 años tirando largo, así que no estaría mal darle ya un descansito, no?
;-)
muacksss

YaS dijo...

Pues si suena de maravilla!!!!

Jajjaj siempre tengo la curiosidad de qué desayuna la gente!!

Besootes

Vanessa dijo...

Muy buena pinta. Un día de estos las haré. Ah! yo también me llevo mal con el horno, o mejor dicho él se lleva mal conmigo, jeje. Bs

SIONA dijo...

Yo también me pregunto a veces porque las magdalenas, con la misma receta que mi querido bizcocho se quedan cual tabletas para jugar a las damas y el bizcocho tan esponjoso y subidito ...
Misterios de la vida moderna ...
un abrazo,
SIONA

Adijirja dijo...

Ains... esos malditos electrodomésticos... El de casa y yo nunca nos hemos llevado bien. Yo lo habría devuelto a la semana de tenerlo, porque ESTABA MAL REGULADO, pero el cocinero oficial de la casa decía que si cuando el no calentara bien tb lo iba a tirar y no se cuantas mas tonterias. Vamos que a fuerza de desengaños él es el único que sabe "ponerlo a tono". Conmigo es imposible.