miércoles, marzo 17, 2010

Regalando tiempo y extrañando reinos

Ayer, a medio día, cerré la segunda de las agarraderas. Tengo que decir que este experimento en espiral, circular de resultado, es de conclusión redonda.
Rápido, entretenido, y muy bueno para las que como yo, todavía nos peleamos con el ganchillo.
Puedo cerrar ya un intercambio, solo me falta ahora los detallitos que me gusta agregar al preparar el paquete.
Cuando me meto en un intercambio, me pasa igual cuando compro un regalo, me gusta vigilar los detalles, que la persona que lo va a recibir, pueda percibir que he dedicado al menos un ratito en encontrar algo que le pueda hacer ilusión. En eso estriba la importancia de regalar, al menos en mi caso, regalo algo material, pero lo importante del hecho en sí, es el tiempo.
El tiempo que he dedicado en mi cabeza a elaborar dicho presente. La mayoría de las veces lo que más regalo es tiempo. Yo, te regalo mi tiempo.

Por la tarde con dos tejedoras, me animé a vomitar sentimientos, palabras, pensamientos, con un poco de anhelo, con otro poco de decepción, con otro poco de rabia, y con otro poco de angustia. Para asentar luego los chakras y el estómago me tomé un té aromatizado de color granate (qué pasaría si tiñéramos con él chicas????) acompañado con un cabello de ángel que me dejó en estado cuasi-zen.
Al llegar a casa, me regalé tiempo, para descubrir mientras veía Princesas, que aún de eso me queda bastante.

"Dicen que las princesas son tan sensibles que son capaces de sentir la rotación de la tierra, por eso no tienen equilibrio. Dicen que son tan sensibles que pueden enfermar de tristeza si se alejan demasiado de su reino"..

Y debe ser cierto, porque yo llevo algunos días bastante desequilibrada, y ayer creí morir de nostalgia al recordar mi reino, pero de nostalgia feliz... algunas veces la nostalgia me trae lindos recuerdos, recuerdos que solo quisiera revivir.

5 comentarios:

Maeva dijo...

Que bonita tu entrada Violetazul!! aunque se perciba añoranza y tristeza, pero lo escribes tan bien!!

Me has recordado que debo volver a ver esta película!! a ver donde la tengo.

un beso!!

Miranfú dijo...

Me encanta la fotografía, y las agarraderas son preciosas. Yo al paso que voy no voy a aprender a tejer en la vida, tengo mi primera maxi bufanda olvidadísima por falta de tiempo.

A veces esta bien sentir nostalgia feliz, como tú la llamas, porque eso significa que has tenido momentos felices y en eso consiste la felicidad, en juntar tantos momentos de esos como sea posible.

Besazos!

Pilar dijo...

Pues cuando quieras mas grita. Ahora tengo tiempo :)

Lolita Blahnik dijo...

Como disfrute de ese ratito de charla, punto y cabello de angel.
Esa peli me ennnnnncanta y la BSO tambien.

Adijirja dijo...

Ains... como echo de menos las placidas horas de charla y lanas... Ahora no es lo que toca... pero se añoran!