lunes, agosto 31, 2009

Cuatro ingredientes indispensables

The worst picture, ever!
Empecé a ganchillear esta mantita allá por principios de Agosto.
Probé de todo, cambiar el ganchillo; releer mil veces el patrón entero antes de empezarlo; traducirlo literalmente con ayuda de LaBajista; cambiar la lana...
No había forma.
Empezaba con 130 cadenetas, y seguía con la primera vuelta. La primera no se ve nada, sino una tira de palitos altos alrededor de las cadenetas. En la segunda vuelta empiezan a verse los valles y las montañas, y aquí empezó mi calvario.
La primera fila se enroscaba. No había manera.
La hice y deshice un buen número de veces, siempre con el mismo resultado.
La dejé aparcada. El martes pasado en la reunión de LPK, las chicas me aconsejaron trabajar esa primera tira de cadenetas con un ganchillo mucho mayor del que luego usaría, y también trabajarla muy floja.
El sábado por la noche, después de un día de reconstrucción y acondicionamiento de mi cuarto de gritos, de andar peritando daños, de intentar subsanar los desperfectos, de meterme en la cocina para hacer croquetas y pollo tikka-masala, pensé que era el momento oportuno.
Si había podido hacer todo eso en un sábado con los niveles de glucosa bajo mínimos y con las ganas también por el suelo, igual era el momento idóneo para ponerme delante de un obstáculo más y demostrarme que con fé, voluntad, tesón y paciencia todo es posible.
Y... lo fue!

viernes, agosto 28, 2009

Mi cuarto de los gritos

Tengo un cuarto pequeño, con paredes acolchadas. Es hermético, y está insonorizado.
Es un cuarto de los gritos. Ahí dejo canciones cantadas a pleno pulmón, poesía recitada que me sacan una sonrisa o una lágrima.
En mi cuarto de los gritos caben gritos, por supuesto, unos de pura felicidad, otros son de pura rabia. Otros son susurros porque me da miedo que al oirlo yo misma me asuste. Y otros son los peores sapos y culebras que pueden salir por la boca.
Son la transformación de un estado tan doloroso que si dejara que siguiera en mí, no podría seguir gritando.
Todos mis gritos están ahí, ordenados por fecha. Al abrir la puerta solo yo estoy acostumbrada a tanta palabra en alto volumen, y a mí no me afecta. Por eso es hermético e insonorizado.
Ayer se abrió una ventana del cuarto de mis gritos. Salieron voces estridentes, que aunque se supone que es la mía, una vez fuera de la fecha y del entorno del cuarto, pierde forma y fondo.
Salieron al aire gritos, palabras, canciones, poemas... Fue como un tsunami ocasionando algunos daños.
Anoche cerré la ventana, y puse silicona en todo su contorno, para recuperar su hermetismo.
Estuve también revisando todo el cuarto y su instalación. Está lleno, demasiado lleno, de demasiados gritos. Estoy haciendo una construcción aledaña para empezar a guardar otros gritos y otras canciones. Creo que es el momento de clausurar el primer cuarto, y dar comienzo al uso del segundo. Pensé en prescindir de un cuarto de los gritos, pero a estas alturas, sería como prescindir del té a las cinco. Solo necesito un nuevo espacio, con nuevas instalaciones, y con nuevo trabajo de insonorización.
Ahora que todo el trabajo técnico está organizado, es el momento de ocuparme de los daños ocasionados en los afectados.

miércoles, agosto 26, 2009

Sin prueba gráfica

Desde hace algún tiempo llevo conmigo la cámara de fotos de forma constante.
Suelo ser discreta y sacarla cada vez que un momento estelar que sea digno de inmortalizar. Llamo momento estelar a cualquier acontecimiento rídiculo, supérfluo o alucinante que acontezca, como por ejemplo una reunión de la familia ante la mesa, ElTécnico lavando el coche, unas manos (las mías casi siempre) tejiendo o la colocación de las cucharas en el fregadero. Es decir, cada vez que me pica la nariz, y esto pasa con tremenda asiduidad.
Hoy, que de verdad necesitaba dejar plasmado un momento histórico, por miserable y rastrero, no llevaba mi cámara conmigo.
Hoy, me dirigí a mi lugar de almuerzo a comer y a ver a Juancho. Hacía casi un mes que no compartíamos el rato del medio día. Lo primero que me encuentro es que la entrada a la playa por esa zona está cerrada, que las escaleras que habían están demolidas, y que en su lugar hay una retroexcavadora arrancando hasta las palmeras.
Me horrorizo pensando qué habrá sido de Juancho. Espero, saco mi lechuga, la aireo un poco. Creo que la lechuga no huele, pero tal vez a Juancho le llegue algo que de momento yo no detecto, y se de cuenta de que estoy allí.
No aparece. Y entonces caigo en la cuenta. Le han desahuciado.
En algunas de nuestras citas no oficiales, me contó que vivía de forma ilegal en la playa, y que se alimentaba de lo que la naturaleza le daba. Era un espíritu libre, se le veía en los ojos.
Supongo que alguien que va por ese paseo, habrá dado la voz de alarma: un lagarto ilegal, viviendo gratuitamente en el paseo, o paga sus impuestos o a los vulgares matorrales del alto campo, como si lo hubiera visto.
Menudo país, este.
Estoy esperando a que en algún momento se ponga en contacto conmigo, porque tengo el alegato perfecto. Tendrán que indemnizarle por sus servicios prestados al municipio en forma de limpiador de cucarachas de la zona. Que eso es un dinero que se han ahorrado en fumigadores.
Si lo hubiera sabido antes, podría haberle asesorado para que se cuadrar en sus patas reptadoras y exigiera sus derechos... las cosas que pasan por estar mal asesorado.

martes, agosto 25, 2009

Menos luz

De nuevo en mi lugar de trabajo, después de una semana de vacaciones.
Una semana que yo hubiera eternizado en el tiempo.
La vuelta ha sido dura, pero tampoco tanto. Al llegar no he encontrado ningún desastre no subsanable, supongo que eso también me ayuda a enfocar de forma optimista la vuelta.
No he encontrado cambios muy notables, el trabajo marcha sin prisa pero sin pausa.
Lo único nuevo es que han empezado con la cubierta, y mucho me temo que eso sí que lo voy a notar en breve. Me están tapando las entradas de luz.
Esta mañana cuando desperté, me llamó la atención la poca luz que entraba por la puerta.
Aún no ha acabado el verano, pero parece que el otoño está como loco por llegar. Por traernos sus días más cortos, la luz mermando, el frío..
Le tengo miedo al otoño, y ya creo que no es tanto el frío el que me afecta, sino la falta de luz.
Tengo demasiado fresco el recuerdo de este último invierno, que no paró de llover.
Para ir contrarrestando, y como si tuviera que ir acumulando provisiones, la lista de proyectos tejeriles va en aumento.
Y como broche a un Agosto distinto y especial, hoy reunión de LPK, a tejer y a rajar un ratito.

jueves, agosto 20, 2009

Datos técnicos de una tortilla de papas


1kg de papas, 1 cebolla, 3 huevos de casa, uno pedido a la prima-vecina.

Picar todo adecuadamente, salar.

Calentar aceite y freir en varias veces.

Batir los huevos, e ir agregando las sartenadas de papas y cebollas fritas.

Dejar reposar al menos 10 minutos.

Volcar sobre una sartén que no se pegue. Guisar-freir por un lado.

Darle la vuelta.

Comprobar que ambos lados están igual de guisados-fritos; para ello usar un plato que a ser posible no contenga restos de jabón.

Servir.
Esto me pasa por cocinar con hambre y prisas, y también con un punto de chulería.
Tengo que hacer otra para quitarme la espinita.
ElTécnico es todo un caballero, y comió sin quejarse, a la voz de: "solo es un pequeño toque en algunos puntos"

miércoles, agosto 19, 2009

A mitad de camino

Hace ya algunas semanas que terminé el Just Enough Ruffles. Un patrón rápido y sencillo, a la par que ponible.
O sea un proyecto 10.
Lo tejí con algodón orgánico de Rowan, menos de dos ovillos.
Lo empecé y terminé en El Charco, y aquí, en MiNorte es donde he empezado a usarlo, se puede decir que es perfecto.
Es un buen trabajo para aprender y tejer vueltas cortas, que en otros proyectos parecen mucho más complicadas.
Una vez que entiendes la primera, se hace bastante fácil seguir la rutina de todo el patrón. Menudo descubrimiento, las vueltas cortas, me sugieren un sin fin de posibilidades.
Estos pequeños proyectos, me sirven para hacer un break entre tanto empezado y no terminado.
Estoy a mitad de mis primeras vacaciones de este año. No he podido desconectarme totalmente de LaObra, supongo que es inevitable, mientras haya teléfonos, y gente que sabe que aunque me vaya, sigo estando.
Las fiestas de MiNorte, este año están siendo diferentes, y al mismo tiempo iguales. No sé cómo serán las próximas, pero al menos éstas me están sirviendo para comprender que aunque en distintas circunstancias, se puede vivir lo mismo; que con compañía también el camino en practicable, y que yo sé andar de las dos maneras.

viernes, agosto 14, 2009

Tiempo de relax

Hoy, a partir de las 14:00h darán comienzo de forma oficial mis vacaciones.
Solo una semana. Espero que sea suficiente para desintoxicarme del trabajo.
No estaré desconectada.
Voy a dedicarme a tejer.
A beber café/té/mate con ElTécnico.
Darme baños de mar en El Charco.
Largos paseos de un Norte a otro con Troylo.
Leer mientras me acurruco en algún hueco.
Y sobre todo acometer algunas conversaciones.
No veo la hora de meterme en el Binter, aunque sé que mis vacaciones de verdad, empezarán el domingo a las 10:00h, contigo.

jueves, agosto 13, 2009

Mermelada de fruta

Mi padre se crió en un paraje del Norte de Fuerte, que se llama La Rosa de los Negrines.
Allí cultivaban la tierra y cuidaban algún ganado.
Desde pequeña recuerdo oír historias de este sitio, mientras pasábamos por allí, rompiéndonos las rodillas entre las piedras, mis primos, mis hermanos y yo.Uno de mis tíos tiene parte del terreno que cultivaban mis abuelos.
Es total tradición, estar en Agosto en MiNorte y comer fruta recogida en LaRosa.
El sábado pasado, mi padre me llamó: ¿Quieres fruta, estoy en LaRosa?.
A medio día llegó al Apto.nº4 con un cubito lleno de fruta.
No sé por qué, llamamos fruta a los higos. Creo que es algo que viene de atrás, porque siempre en la familia de mi padre he oído referirse a los higos como fruta.
Así que después de comer unos pocos directos del cubito, (no hay muchos placeres comparables), me di cuenta de que eran demasiados para irlos comiendo solos, ya que aunque en el Apto.nº4 éramos tres, ni ElTécnico, ni SuConsentida quisieron acompañarme a degustar tremendo manjar.
Lo tenía claro. Separé unos pocos para ir comiéndolos durante el finde, y el resto, derechitos al caldero para hacer mermelada.
Me encanta hacer mermelada y sobre todo, me gusta el olor que se queda en la casa.
Me huele a hogar, y eso me hace falta en estos días, que parece que los lugares en que habito son solo sitios donde pernoctar.
Tengo cuatro tarros de mermelada de higos, y ahora que me voy a ir una semanita a MiNorte, ya estoy pensando en alguna tartita en la que emplear al menos un bote. Necesito, aunque sea durante una semana hacer de cocinera.

miércoles, agosto 12, 2009

E' tutto finito

Se acabó el Revontuli. En este preciso momento se está terminando de bloquear, proceso que creo que es la primera vez que he acometido como Dios manda.
Ha sido muy placentero tejerlo, y me han entrado ganas de tejer otro shawl. Me voy a lanzar al Rav, a ver qué patrón encuentro que me deje boquiabierta.
Llevo en una especie de bloqueo literario varios días. No sé si ha sido el fin de semana que acabo de vivir, si es la cantidad de emociones que tengo revoloteando por dentro, o simplemente es el miedo.
Miedo a necesitar lo que he vivido de forma constante, y pensar que lo puedo perder en cualquier momento.
Dicen que el miedo es el peor de los encierros, te deja parado, en el sitio, sin movimiento.. Probablemente tengan razón.

jueves, agosto 06, 2009

Ideas, amigas y nuevas tecnologías

El sábado pasado, llegó a este mundo, mi segundo sobrino postizo: Álvaro.
Pensé, pensé, pensé, qué me apetecía hacerle. Y después de darme varias vueltitas por red, encontré una mantita que acaparó mi interés. Y desde ese momento hasta ahora, todo ha sido una sucesión de actos encadenados.
1º Pienso en la lana. Acudo a mi lanería, pero ¡ay! tiene horario de verano, no voy a poder ir a comprar.
2º Pienso en mis compañeras de fatigas laneras, una de ellas, puede ir a buscar lo que yo quiera comprar. Llamo a la lanería y hablo con Dévora. Le cuento.
3º Las modernas tecnologías que nos rodean, me hacen fácil la elección de colores y calidades. Via mms tengo un muestrario de lo que me recomiendan.
4º Elijo.
5º Y de un momento a otro, la lana estará en mi poder.
Y por último, dibujo una sonrisa de placer pensando en lo fácil que es elegir, ayudarte de buenas amigas, utilizar las nuevas tecnologías que tenemos al alcance de la mano.

lunes, agosto 03, 2009

Para olvidarme de que es Agosto

Para empezar Agosto, el Sol hizo su entrada, Eolo desapareció, y el termómetro se volvió loco. Llegando a marcar más de 40º. Temí seriamente por el estado físico de la materia de los cuerpos de mis trabajadores, por momentos pasaban del estado sólido a la evaporación pura. El agua embotellada corrió de mano en mano durante dos días.
Yo combatí este tiempo haciendo cosas distintas.
Invertí en unas gafas de sol, y ahora al mirarme me identifico con esas estilizadas mujeres de Jordi Labanda. Mi imaginación es mía y yo decido a con quien me imagino, o no?.
Luego leí largos ratos, y después de unos capítulos de Millenium, se me quedó el pelo liso y mis uñas se vistieron de negro...
Hubiera estado bien, verdad?. Pero no, la realidad es que fui a ver a Octavio, que me peinó durante un rato, deshaciendo todos mis rizos; luego Laura dio color a mis manos.
Seguí leyendo, y seguí tejiendo. El Internado me rompe el silencio durante esos ratos.
Y todo esto es necesario, para olvidarme de que es Agosto, de que quiero estar en MiNorte, que ElTécnico se va por unos días, que MyGrilfriend se fue ya de vacaciones, que a mí me siguen lloviendo marrones, que los brazos opresores del control siguen haciendo efecto, y que ya no me quedan en la nevera, gazpachos del Mercadona, al que tan adicta me he hecho.