martes, diciembre 01, 2009

Que sea una plaza vitalicia

Sigo con la retina llena de Otoño. De colores naranjas, de olor a pino, y de ganas de café.
La energía que recargué en el monté, se me descargó en unas horas el lunes por la mañana. Otra vez el trabajo vuelve a quitarme el sueño.
Sigo sintiendo que no muy lejos de aquí, hay una convención de lanzadores de cuchillos, y hay más de uno que se ha perdido y está practicando por estos lares. Es cansino estar esquivando sus ataques todo el día. Pero no decaigo, y sigo, esquivando y aguantando.
Mientras miro hacia los lados, para seguir encontrando luz, para seguir viendo el vaso medio lleno, aunque tenga agujeros, aunque haya dudas de hacia qué lado se está inclinando la balanza.
Hace un mes me quejaba de que nunca había estado por la parte montañosa de la isla para pasar frío.
Hace unas semanas me quejaba de no poder sacar mi arsenal de cosas de Navidad y dejar la casa completamente decorada.
Hace quince días me quejaba de que este año no tendría Calendario de Adviento.
Hace dos días me quejaba de que este año mamá no me hubiera llevado a casa mi Pascua de Navidad, como venía siendo tradición desde que me hipotequé.
Hoy tengo el recuerdo de un día en el campo, con frío y con Otoño, un billete para irme a mi piso de Fuerte acompañada, a sacar toda la decoración, tengo un calendario de Adviento con chocolates y todo... y hoy, también, tengo una flor de Pascua.
Me doy cuenta de que me quejo demasiado y también de que tengo un cumplidor de deseos oficial.
Incluso los deseos que no pido en voz alta, pero que pasan rápidos por mi cabeza, se cumplen.. Es el mejor haciendo su trabajo.
Sinceramente, no sé cómo voy a hacer para devolverte todo esto.

6 comentarios:

Maria Vidanes dijo...

Me alegro mucho por ti!!! Ya iba siendo hora de que alguien cumpliera todos tus deseos. Te lo mereces.
Besitos guapa

Anónimo dijo...

cumplidor de deseos?
donde se consigue eso?¿
cuidalo mucho q son dificiles de encontrar segun tengo entendido

Steloide dijo...

Enhorabuena! A mí sólo se me ocurre una forma de devolver éso, con amor.

Laurita dijo...

Muchas veces no es que nos quejemos, es que simplemente nos sentimos solos, saturados, y necesitamos que alguien simplemente nos diga "te entiendo". Yo estoy ahora mismo igual que tú...¿y sabes qué? Que esta tarde me hago una escapadita con mi esposo en plan desconexión total. Veo que tú vas a hacer prácticamente lo mismo. Te deseo un buen puente. Besos.

Pilar dijo...

Es bueno tener compañía, y si ademas es adivino mejor que mejor :)
Pasalo muy muy bien :)

Anónimo dijo...

Ya te dije que creamos con el pensamiento ;)
Feliz fin de semana
La Gusanilla