jueves, septiembre 24, 2009

Sueños, incomprensiones y recolección

Ha vuelto Septiembre, el Otoño, y la vuelta al cole. Y yo, he vuelto a desear más que nada en el mundo tener un huequito en la puerta de mi casa donde dejar mi coche, cuando vuelvo por la tarde. O tener el poder de una gran bruja, y hacer desaparecer el coche dentro del bolso del trabajo hasta el día siguiente que vuelva a necesitarlo.
Llegar a casa, después de un día agotador, y tener que perder casi una hora dando vueltas para aparcar, no tiene palabras.
Como yo, otros tantos pobres que buscan con desesperación ese hueco deseado donde dejar el auto. Algunas veces, y cuando ya han pasado más de las 7, les puede el cansancio, y la premura del tiempo, y cuando la acera se va quedando libre, abandonan ahí su vehículo.
Presumo que serán estudiantes, que aprovechan el silencio de la noche para poder sacarle el mayor partido a las horas. Son las 22:30, el coche bien pegadito a la pared, sobre la acera.
A esta hora nada podría pasar, el movimiento frenético del día ha llegado prácticamente a su término.
Y entonces vienen los locales, con su flamante grúa y se llevan el coche al potrero. Estas cosas, y por mucho que quiera, no puedo entenderlas.
Lo mismo me pasa con el camión que retira el contenedor de papel para reciclar, ha de pasar a las 7:30 cuando todo el mundo corre a su puesto de trabajo y la carretera está que arde???
Sueño con un sitio, donde estas pequeñas cosas, no pasen.
Y soñando me he pasado estos días. Sueños extrañísimos. Con champiñones con piel de melocotón de color negro; con peces payaso como Nemo, y con vestidos.... Tengo el subconsciente demasiado activo creo.
Pero siempre hay regalos que recolecto como si fuera una agricultora..., cien gaviotas en una explanada, o algún momento de paz.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esos mismos sueños los tenemos todos,pero me temo que como no nos larguemos a vivir al desierto Australiano donde de una casa a otra puede haber 500 km de distancia ,hoy por hoy y menos en esta isla eso va a ser casi imposible.
Besitos.

Motz dijo...

Se bien de que hablas yo lo sufro todos los días tanto que me planteo dejar el coche en casa de mi madre y levantarme temprano a buscarlo.
He hecho la prueba y tardo menos tienpo así que buscando hueco.
Los encantos de la ciudad.
Besos,Mochi