lunes, junio 29, 2009

Malabrigo Estonian

Lo recibí el jueves. Lo metí en la bolsita junto con una madeja de Malabrigo (me encanta este nombre), para el fin de semana que se avecinaba.
El viernes a última hora del día, no me pude aguantar más. Busqué un patrón que no necesitara demasiada cantidad de lana, (solo tengo un ovillo de malabrigo, cosa que voy a solucionar en breve), y empecé a montar puntos.
La delicia de tejer una lana así, quedó contrarrestada con la dificultad del patrón y sus "nupps", con los que todavía me peleo.
A partir de ahora solo pienso en Malabrigo, de todos los colores, creo que nunca había tejido nada tan suave.
Así con la boca chica lo voy a decir, creo que me he enamorado de esta lana. Que no me oiga el Merino, ni la Katia Mississippi a los que había prometido amor eterno..

1 comentario:

Nutsue dijo...

Uii, la primera vez que hice un nupp fue precisamente en un taller de Nancy Bush y los odié. Pero luego me atreví con su libro y una lana tipo Malabrigo y me quedé enganchada! Ánimos que seguro que que el resultado quedará precioso.