martes, abril 14, 2009

Cuando me empeño..

Ayer, me acosté pensando, que hoy, iba a ser un gran día..
Lo fui preparando desde la tarde. Compré un trozo de pastel de ciruelas, y lo dejé en el frigo para hoy.
Esta mañana, cuando sonó el despertador, lo oí a la primera, y no le di al botón de 5min más.
No me levanté dando saltos, simplemente me estiré y me levanté. Baño. Ropa. Cocina.
Preparé el tupper para hoy, y me dispuse a saborear un buen desayuno, sin prisas, como si fuera domingo.
Café espumoso, tarta y libro.
Estuve desayunando media hora, y todavía tenía tiempo de pasar por el espejo y pintarme el ojo, por aquello de que cuando lo que ves te gusta, te sientes un poco mejor.
Merece la pena el madrugón, y empezar el día sin prisas, y sin la sensación o necesidad de maldecir el reloj, el frío, el curro, la crisis, y todolodemás...
Me meto en el coche y me propongo tener fresquita en la memoria la sensación de placer de los últimos 30 minutos. Salgo al primer semáforo y un petardo se para, para dar marcha atrás porque cree haber visto un hueco vacío; otro caraculo va a 40 km/h por el carril del medio a través de la autovía; recuerdo que ayer, el HD de mi pc hizo crash, y he tenido que llevarlo al taller donde seguro me sacarán los cuartos; y por fin llego a la obra y llueve,... otro día más que llueve, ¿es que me he trasladado de isla, joder, que esto era casi África hasta hace poco!!?.
Llego a mi caseta, y miro el correo, y nada.... no hay nada.. en el móvil tampoco..
¿Dónde quedó el desayuno de media hora, con pastel y libro?.
Tengo que hacer un esfuerzo, pero sigue aquí, en la memoria... hay que esforzarse, pero ahí está. Como con todo lo demás, solo tengo que esforzarme, porque yo cuando me empeño... no me voy de vacío.

4 comentarios:

brujaroja dijo...

Claro que está. Ahí mismito. En tu memoria, y en lo que compartes al escribir: ahora tu media hora de envidiable placer también es de quienes te leen y por tanto es real, más sólido, más auténtico. Ha sucedido, y por tanto ha merecido la pena. Y el día te traerá (porque tú sabes cómo hacerlo) por lo menos media docena de cositas pequeñas que convertirán los instantes en memorables.
Yo desde este norte lluvioso inevitablemente, te lo deseo de todo corazón

Adijirja dijo...

Yo, de verdad, que cad día lo intento, pero no hay manera. Y eso que me digo a mi misma cada vez que me veo acelerada, "tranquila, no hay prisa" y claro, llego tarde a todos sitios...
Ese desayuno promete mucho en la foto, seguro que en vivo estaba como para repetirlo. Ya sabes... :))

Laurita dijo...

¡Que ese empeño no decaiga! Un beso.

issa dijo...

a mí me pasa cosas semejantes a diario, en la carretera, me refiero, porque desayunos así sólo puedo los fines de semana que hay más tiempo...

Preciosa la FLS que has regalado a Lolita.
;)