martes, abril 29, 2008

El animal moribundo

Hacía más de dos años que no pisaba una sala de cine.
Es emocionante ver cómo se apagan las luces, y el sonido envolvente crea una burbuja para tí.
Debería ir más al cine. Deberían poner mejores películas en el cine que me queda cerca.
Elegí yo la película, y elegí Elegy. Fue una buena elección. Sabía que me gustaría.
Pero no sabía que incluso después de ir de ruta por los bares, de tomar más de 4 veces 1/5, de una hamburguesa de tofu con zanahoria, de una conversación de negocios, y de un asalto un tanto freaky, iba a llegar a la cama con los ojos como platos, y la sensación de tener más de 5.000 años, de sentirme David Kempesh, y de que todo el metro y medio que ocupo en el mundo estuviera inundado de una sensación de ancianidad que dificilmente puedo comprender.
Una vez más, la edad, los años, y ese temible agujero negro que es el Tiempo, me coloca en posición de jaque, con la intuición de que cada vez, es más difícil agarrarse fuerte a terreno sólido, sentirse firme en el acantilado, y mirar hacia adelante como si fuera a haber otra cosa, distinta al vacío.

sábado, abril 26, 2008

Misión cumplida: Canales desobstruidos

Te seguiré hasta el final
te buscaré en todas
partes bajo la luz y las sombras
y en los dibujos del aire
Te seguiré hasta el final
te pediré de rodillas
que te desnudes amor
te mostraré mis heridas

Te seguiré hasta el final
por la ladera del viento
para rogarte, por Dios
que me hagas sitio en tus besos
Y con las luces del alba
antes que tú te despiertes
se hará ceniza el deseo
me marcharé para siempre
y cuando todo se acabe
y se hagan polvo las alas
no habré sabido por qué
me he vuelto loco por nada
Deseo/Pedro Guerra


Porque probablemente 5000 años no va a ser suficiente

jueves, abril 24, 2008

Tampoco era para tanto

Después del proceso de mi primer bloqueo, y pasar por el trance con éxito, miro para atrás, y pienso: tanto rollo, y no era para tanto.
Me doy cuenta de que es algo característico en mi forma de ser, me anticipo mucho a los acontecimientos, intentando siempre prepararme, es decir, ante una situación evalúo todas y cada una de las posibles consecuencias, para intentar estar praparada.. Siempre ocurre la que no había contemplado, porque aunque me esfuerce mucho en evaluarlas todas, siempre se queda alguna colgando; y si no, me doy cuenta de que no era para tanto, que estaba preparada mucho antes de evaluarlas.
Así que después de este análisis, he vuelto a la carga con otro shawl, esta vez el Icarus, en color azul, y con lana Lace de Handpaintedyarn. De momento vuelve a estar en el bolso, esperando que llegue el turno de darle unas vueltas más.
He seguido los consejos para desterrar al fantasma que me acompaña, pero no hay caso.. Parece que he logrado hacer desaparecer su presencia, pero su olor sigue por aquí..
Así que hoy, dispuesta a hacer otro exorcismo, esta vez, más eficaz, me fui a por flores. Ante mi sorpresa, encontré una maceta con plantas que arrojaban un olor muy característico, aunque de entrada me costó identificar. Era Curry.. yo creía que el curry comestible era otra cosa, y realmente no sé qué tipo de planta será esta, pero que olía a curry doy fé. Bueno, más que oler, atufaba. Primero pensé que era la solución perfecta para tapar otros olores, aunque al final decliné esta solución, y terminé comprando unas plantitas de gardenias, sin duda un olor mucho más agradecido.
Así están siendo estos días de nueva construcción de mí, entre exorcismos, agujas para tejer, análisis sobre el devenir de los pequeños acontecimientos y varias horas frente al pc redactando, borrando, calculando, volviendo a redactar, a borrar, a calcular..
Y mientras pasan los días, tengo el aliciente y la desesperación de que llegue el sábado para poder disfrutar en vivo y en directo de él y su nueva vida. Vengo pensando que tengo un canal como obstruido, ese por el que se exteriorizan las emociones, esas que uno tapa para no sentirlas, porque ese hecho puede acabar con uno en cuestión de pocos segundos. Y creo que tengo el saquito demasiado lleno. Estoy pensando en que voy a oír el marido de la peluquera, y con solo pensarlo, siento que el saquito se me escapa de las manos, y sin poder evitar que los sentimientos guardados con tanto empeño salgan a borbotones.

lunes, abril 21, 2008

La hora de los valientes

Llegó la hora de la verdad, y apretando los dientes como hacen los valientes, saqué todos mis alfileres y metí el kiri-ache en agua jabonosa.
Mientras pasaban los 20 min que aconsejan para el remojo, fui repasando todos los apuntes sobre esta tarea, para que cuando hubiera pasado el tiempo recomendado, mis manos obraran como las de un cirujano. Así fue, y a medida que iba clavando alfileres, iba sintiendo que el miedo y la inseguridad iban mermando.
Ahora mismo, el kiri-ache, se encuentra sobre dos planchas de porexpán, bloqueándose. Otra pequeña lección para la vida en general: apretar los dientes y avanzar mirando el horizonte. En estos días estas pequeñas perlas me van a ayudar mucho, lo sé.

Aprovechando este arrojo de valentía, me metí con un patrón de crochet que hacía tiempo me rondaba, y armada con aguja en mano, le dí duro durante el viernes y sábado. Es conocida mi costumbre de cambiar el nombre de los patrones, personalizándolos, así este bolsito ha pasado a llamarse Full Moon Bag, porque mientras lo hacía la luz de la luna llena fue la que me iluminó. Le falta ponerle el forro y las asas, pero eso tendrá que esperar un ratito aún. Tengo que decir que el patrón es muy fácil y rápido de hacer.
Acabo de caer en la cuenta de la cantidad de rosa en mi stash lanero, significará algo?? Mi subconsciente querrá verlo todo rosa, ante una realidad que en estos días no está tan de ese color?
Y para terminar con mis ocupaciones del fin de semana, el primer paso del SAL Cervetó está terminado, me falta solamente un hilo y por tanto unos adornitos con él, pero lo importante está hecho.
Es mi pimer bordado con los hilos de Crescent Colours, que van cambiando de color, y mi primer SAL. No ha estado mal la experiencia.
Entre agujas, lanas, y libros, me he sumergido también en el Atlántico durante tres días seguidos, no tengo fotos de la playa, porque la mejor foto, la tengo en la retina.
Me va haciendo falta un akelarre, o un ritual bien poderoso para desahuciar un fantasma que no para de hacerse presente por mi casa, pensaba que con el Atlántico y su fuerza iba a ser suficiente, pero subestimé su poder y la cantidad de terreno que ha ido conquistando con el tiempo es muy grande, pero aunque cueste no voy a cesar con la lucha, y como no cuento con el tiempo como aliado, tendré que contar con la distancia y la fuerza de las olas para vencerle.
Y para empezar la semana bien surtida: me acompañan Laura y Julio en letras, y Ben Harper en música.

jueves, abril 17, 2008

Qué está pasando?

No recordaba que formar parte del grupo de personas desempleadas, ocasionara tantos desajustes.
Siento que estoy más desubicada que nunca, y no porque de nuevo tenga que enfrentarme a la búsqueda de trabajo, ni tampoco porque sienta que de pronto el viento que soplaba mis velas haya cesado, y me encuentre en medio del océano sin rumbo ni destino.. no es por nada de eso, que si lo fuera tendría base y solidez, son pequeños detalles que formaban la parte fija de mi existencia y que de pronto ahora están distorsionados.
Detalles como levantarme de día, llevo casi ocho años amaneciendo a las 6:00 am, abrir el ojo y que se vea luz por la ventana un día entre semana, me ocasiona breves momentos de angustia, por pensar que llego tarde a algún sitio..; almorzar antes de las 3:00 pm, me hace sentir que doy a mi cuerpo algo que aún no necesita...; tomar a Murakami entre mis manos, y dejar que se pase la hora de apagar la luz sin pensar que mañana me va a costar mucho levantarme... y a todo eso, le tengo que añadir que mis sensores olfativos se han desprogramado totalmente, y a mi cerebro le llegan señales de estar oliendo a alguien que no se encuentra ni remotamente cerca de mí, y que he tenido que buscar entre mis archivos históricos a quién pertenece este olor..
Son cosas que estoy disfrutando, pero que no por ello evitan que este desajuste temporal que tengo sea fácil de llevar.

lunes, abril 14, 2008

De visita por Marte

Ir a Lanzarote y visitar La tierra del Fuego, intentando poner en los ojos la mirada febril de la que tanto habla Millás, puede conseguir que rápidamente sientas que estás en Marte, aunque en realidad nunca hayas ido.
He pasado dos días estupendos, con unos amigos visitando lugares, que una vez en casa he tenido que buscar en la red, porque tenía la sensación de que lo había soñado, no me puedo desprender de la energía que emanaba esta casa en medio de una veta de picón. Gracias por esta excursión chicos, tengo la retina cargada de imágenes y el cuerpo lleno de sensaciones.
En el transcurso de ida y de vuelta, solo 15 min, pero el tiempo suficiente para fijar los ojos en el Atlántico, perderse y encontrarse. Me encanta el azul, y su movimiento, me gusta la sensación de inmensidad, tranquilidad y respeto que me inspira.
Llegando a casa, la costumbre de ordenar, de organizar, y de planear la semana, pero esta vez solo va a hacer falta dos días, mañana a solo 15 días de cumplirse un año, se termina mi andadura profesional por este andén.. No puedo decir que esté triste, me siento amoratada, pero con la sensación de haber ganado una batalla.
Y ya por fin, el kiri se acabó, está esperando el momento del bloqueo, no voy a engañar a nadie: tengo miedo. Mirándolo, he encontrado muchos fallos, algunos agujeros que no están donde deben, y cosas por el estilo, y lo peor, es que creo que el borde no me ha quedado como el de la foto. Aún así, y después de todo lo que me costó cogerle el truquillo, me ha gustado tejerlo. He descubierto que me gustan mucho este tipo de shawls, así que ya tengo la lana y el patrón listo para otro modelito, solo le voy a dar un poquito de aire, para ver si mientras tanto se me va quitando el pavor al dichoso bloqueo.
Y como es lunes tengo la semana organizada en cuanto a lectura y música se refiere.

viernes, abril 11, 2008

Calor, brazos, y por qué no... risas!

Están subiendo las temperaturas como si ya el verano estuviera a las puertas, yo me siento bien, y he vuelto a tener brazos.. Me he sumergido en el punto de cruz, para pasar las tardes-noches algo más fresquitas, que la lana y los quilts no pegan mucho con este tiempo.
Me he puesto con estos esquemas de café y té, que son pequeñitos y rápidos de hacer, ya tengo tres.
Entre tanto, se siguen sucediendo los enfrentamientos con micompañero, no suelo tener mucha fé y estas cosas, pero de un tiempo para acá, solo pido no volver a encontrarme con un ejemplar como este. A veces creo que él piensa que yo soy tonta, a veces creo que es tan tonto que es insuperable. Para muestra una conversación de esta misma mañana:
- (Él): te he dejado en la mesa, los cambios en el último proyecto.
- (Yo): ajá, qué cambios has hecho?
- (Él): *mmm, eso de ahí arriba.
- (Yo): no, eso lo cambié yo ayer..*
Y ahora como en los patrones de tejer : repetir *.* tres veces.
Después de las cuales:
- (Él): bueno, no sé, yo hice algo!!! (Enfadándose, porque hasta ahora ha actuado así, yo le he pillado a la primera, y no le he dicho nunca nada)
- (Yo): jajajjaja, sí, cambiaste la carpeta de mesa!
Ya me da por reirme que si no...
Estos días tengo la sensación de estar atravesando esta etapa tan dura con demasiado optimismo, y en ocasiones, hasta me siento irresponsable por no sentirme preocupada, angustiada, frustrada, etc... Estos ratos, los supero pensando que he madurado y estoy afrontando con madurez todos estos problemas, aunque la mayor parte del tiempo ande necesitando una fortaleza en forma de brazos en la que perderme.
Y por último, un neckwarmer en su proceso de bloqueo, es la primera vez que bloqueo, y estoy entrenándome para el kiri-ache, que supongo que lo haré durante el finde.

lunes, abril 07, 2008

Días completos???


Uno se levanta un sábado por la mañana pensando que es un día cualquiera, un sábado cómo los demás, pero entonces, sin saber ni cómo ni por qué, se empieza a escuchar a Serrat de lejos, con una tonadilla particular, que empieza a vislumbrar de que este sábado, no va a ser cómo el resto.
Y no es porque haya pasado algo extraordinario, aunque puede que sí..
Puede que de pronto levantarse no muy temprano y desayunar un café con leche espumosa y una tostada de pan con tomate, escuchando una clase de chino, sea algo poco frecuente en mis sábados.
Dejar que avance la mañana leyendo recuerdos de la infancia de Coetzee tomando el sol en la terraza, pasar la tarde en la playa con una amiga, hablando sin parar, tejiendo otro par de calcetines, y terminar dicha tarde con otro café y sobredosis de chocolate....
Y abandonar el día con una puesta de sol, una Tropical, más lana y el mismo libro.. puede que en conjunto sea algo extraordinario, y haya hecho que me metiera entre las sábanas con una sensación de gratitud y bienestar importante. Puede, incluso, que de pronto me esté reconciliando con el mundo, y que por ahora ni siquiera tenga ganas de buscar otro planeta al que emigrar.

jueves, abril 03, 2008

En arenas movedizas

Parece que no va a hacer falta que de cuatro gritos, ni que amenace con denunciar a nadie..
La solución ha venido de manos de otro, y seguramente no es la que primero hubiera elegido yo, si no fuera porque siento que me adentro en arenas movedizas, si tuviera el suelo seguro estaría saltando en un pie.. (en el que tengo sano, porque el otro lo tengo con un dedo cuasi-roto).
En breve no voy a tener que venir más por esta oficina que nunca he sentido como mía, hasta a mí ha llegado la tan llamada crisis o ¿la empezamos a llamar recesión?.
De pronto me he vuelto paranoica, y creo que estoy desarrollando algún síndrome maníaco persecutorio.. tengo la sensación de tener un cuchillo clavado en la espalda, pero que no hallo la manera de localizarlo y quitármelo ciertamente.. No puedo creer que señores de esta edad tengan los mismos quehaceres que las antigu@s redactor@s del desaparecido tomate, traer y llevar y de paso añadir algo de cosecha propia.. vivir para ver.. Extrañamente estoy en alerta pero no en pánico, cosa que creo que me viene bien para afrontar el nuevo período en el que me voy a adentrar.
El tiempo sahariano me va a acompañar durante todo el fin de semana para poder adentrarme en las aguas del Norte aunque sean gélidas, y coger fuerzas..
Tengo en la garganta el deseo del regusto de la venganza, el agua me ayudará a meditar si merece la pena.. ¿alguna idea?