miércoles, octubre 01, 2008

Macerándome en Estocolmo

Acabo de llegar.
Ubicarme en un espacio en el que me reconozco debería resultarme fácil.. no lo es tanto, si me siento igual que si me faltara un pie, o un brazo..
No estoy para analizar, tampoco para pensar, pero esta especie de mutilación me obliga a hacerlo de forma compulsiva.
Me fui pensando en un secuestro, y una semana después, puede que lo que esté sufriendo sea un puro Síndrome de Estocolmo.
Supongo que tengo que dejar macerar todo lo hecho, vivido, hablado, sentido y compartido durante estos días para poder empezar a escribir.
Acabo de descubrir que Michelle Jenner canta, y esta canción me va a servir para dormir esta noche.

5 comentarios:

lamone dijo...

me gusta oir que llegaste bien. recuperate bien preparando ya el proximo viaje.....abrazo!

besitos al tuno dijo...

Algunos momentos de nuestra vida son más complicados que otros (mi marido diría sobre esto que es una frase célebre... profundísima y evidente...) A veces nos desubicamos y perdemos momentáneamente el rumbo. Pero es por poco tiempo, hay que parar, coger aire y tirar pa´lante no hay de otra. Besos y cuidate mucho.

Lolita Blahnik dijo...

Descansa mucho, coge fuerzas para seguir andando, y volando!!!!

Adijirja dijo...

Bienvenida... (aunque llegue un pelín tarde)... se nota mucho que estoy acutalizando mi lista de blogs frecuentes??? Espero que todo haya ido bien por los aires y las tierras que has pisado. Mucho equipaje en la maleta??? :)

Laurita dijo...

Cielo...¡¡Cuánto hace que no te visito!! ¡y cuántas cosas me he perdido!

A ver, a ver...