sábado, septiembre 20, 2008

Mis horas con Silvio y Pablo


Se acaba el verano, y lo despido leyendo Rebeca. Se acaba Rebeca, y lo termino escuchando "El breve espacio en que no estás".. y solo me queda ese espacio...
Hace un año, fue igual, el mismo fin de semana, las mareas del Pino de día, las lluvias de noche.
Imposible no sucumbir a este torrencial de limpieza.
Y en el breve espacio que no estás sigue habiendo restos de humedad... se me está olvidando sus olores, será porque ya mi soledad está a punto de vaciarse.. rotos todos mis esquemas, sin confesar penas, y sin pedirme nada a cambio... ¿qué más voy a querer?.
Que los días pasen rápido, sólo eso.

6 comentarios:

Mar dijo...

¿Te deprime el otoño? Bajo mi punto de vista es la estación del año más triste, anímate...

Estoy comenzando con un blog que dedico a mis dos pasiones: mis labores y la fotografía.

Saludos

MOB dijo...

...en la cama su silueta se dibuja cual promesa de llenar el breve espacio en que no estás... hace tiempo que no cantaba esta canción (no se si la letra es así tal cual, esto es algo de lo que recuerdo)... a mi el otoño me encanta, el inicio del frío, la lluvia, las ganas de estar en casa, la música tranquila,..... el chococlate en taza... creo que voy a poner a Silvio un ratito (y prometo probar el te con leche) te lo dice una otra ordenada-compulsiva-desordenada -por-autoobligación.
Un abrazo

Pilar dijo...

El otoño me encanta, será porque yo nací en mitad de la estación. Leer junto a la ventana mientras llueve. Pasear junto al mar cuando amenaza tormenta. Ainssss...

Lolita Blahnik dijo...

Si, el bar es nuevo.
Y si, a mi el otoño tambien me gusta.

Laurita dijo...

Tú también anhelas la lluvia, ¿verdad? Pronto llegará, y la veremos desde la ventana, con el sabor de un buen té de canela en la boca.

Adijirja dijo...

La lluvia. El mar. Quiero... No, más bien Exijo, que realmente este cambio de estación suponga algo. Una limpieza. Que se lleve el agua todo lo malo y permita que lo nuevo nazca.