sábado, enero 19, 2008

Asomándome...

Vértigo - Agustín Cabello
Hay días, en que una pintura es más explícita que una foto, y también más real.. esa realidad febril de la que habla Millás...
Hay días, en que el vértigo, te hace mirarte los pies, y saberte... concienciarte, de que el miedo es solo un detalle, para darte cuenta de qué eres en realidad..

Entre las condiciones de los samuráis, menciona Yamamoto en primer lugar "la devoción" y después la necesidad de "cultivar la inteligencia, la compasión y la valentía". La inteligencia no es más que saber conversar con los demás; la compasión consiste en actuar en bien de los demás comparándose con ellos y dándoles la preferencia; y la valentía, es saber apretar los dientes.

Lecciones espirituales para jóvenes samuráis

Hay días, en que me asomo a Piedra Playa, solo para mirarme los pies..


2 comentarios:

Adijirja dijo...

Uf! Creo que me falta mucho para poder llegar a ser samurai...
Al ver esa pintura, inevitablemente me ha venido a la mente el "vértigo" de Ismael. Que el mundo pare porque el viaje se me hace muy corto...

AnyGlo dijo...

Me encanta sentir el aire en la cara y mirarme los pies, pero reconozco que el vértigo me puede...

Me ha encantado este post.

Besos, Any