martes, agosto 29, 2006

Un día largo, duro.. y finalmente feliz

Lunes, pocas ganas de levantarme de la cama, pocas ganas de trabajar, muchos nervios en el estómago, por la noticia que estaba esperando, y encima cita con la alergóloga.
Repitieron las pruebas de la alergia, miren cómo quedó mi bracito.
Los resultados siguen siendo los mismos, a los gatos no puedo verlos ni en los libros. Las pruebitas consisten en que una enfermera (qué maravilla es cuando te lo hace alguien que te conoce!!!) te marca todo el brazo, para saber dónde ha colocado cada "esencia". Luego te pone una gotita de cada posible alergeno, y luego con una especie de cuchilla, te hace una picadita en cada gota. La sensación es rara, y si tienes alergia a algunos de los productos que te ha puesto, muy rápido empiezas a sentir sensación de picor, pero no te puedes rascar. Tienes que esperar 15 minutos, y ver cómo se forman las ronchas pacientemente. Pasado este tiempo, pasas otra vez con la enfermera (que si te conoce, te dice a lo que eres alérgica), y te mide con una reglita especial los diámetros de las ronchas.
A algunas cosas que antes tenía alergia, ya no me afectan. Antes tenía la misma reacción a residuos de pieles de perro y gato, ahora solo a gato. Fue la roncha más grande, (fila inferior a la izquierda). Luego la doctora te ve, y vuelve a insistir que te deshagas del perro... hemos hablado largo y tendido sobre el tema, y nunca llegaremos a consenso, siempre le digo lo mismo (dónde se devuelven los hijos?), y entonces ya no opone más resistencia.
Así transcurrió la mañana.
A última hora, cuando me iba a casa, algo frustrada porque la reunión que esperaba no se había dado, llegó mi jefe. Sólo hablamos quince minutos, está de acuerdo con mi petición, a partir del próximo mes mis esfuerzos se verán recompensados.
Mi plan maquiavélico dio resultado!!. Estoy satisfecha, y feliz.

lunes, agosto 28, 2006

El final del verano

No estarás sola,
vendrán a buscarte batallones de soldados
que a tu guerrilla de paz se han enrolado.
Y yo en primera fila de combate
abriendo trincheras
para protegernos, mi guerrillera.
No estarás sola/Ismael Serrano
Me queda el consuelo de las canciones, que aunque a veces haya querido desterrarlas de mi vida, siempre vuelven, y siempre consuelan.
El día más triste del año, por definición pasó, y una vez más, yo pasé con él. Da igual cuán pronto me meta en el coche y conduzca hasta mi casa, la tristeza y la nostalgia me atrapan de igual modo.
Y ya para rematar, me descargo en el Ipod todos los discos de Ismael, pensé que en su compañía todo sería menos. Una vez más, me equivoqué.
Ahora espero una decisión que yo ya tomé, pero que han de acatar otros, y la espera, siempre es igual, larga, angustiosa...
Trato de distraerme, hacer mi trabajo, y ordeno las ideas que de nuevo acampan en mi cabeza, un nuevo diseño, un nuevo quilt, se acaba el verano, y llega el momento de cambiar la decoración de casa.
PD: Sigue adentrándose en mis sueños, ahora me quiere abrazar, quiere que le hable, que le cuente, y yo... quiero que siga insistiendo, pero tengo miedo, mucho miedo... Y aún no le veo la cara, no sé quien es.

jueves, agosto 24, 2006

La hora de la verdad

Ha llegado el momento de poner las cartas sobre la mesa, y demandar lo que creo que me corresponde por trabajo realizado.
¿Obtendré mi reclamo?

PD: Llevo dos días soñando con un tipo desconocido que se empeña en masajearme los pies, de entrada me molesta, aunque luego me resulta tremendamente relajante. ¿Será un ángel o un demonio, el que invade mis sueños?

martes, agosto 22, 2006

Mi plan maquiavélico

Hace unas semanas que me obligaron, a poner en funcionamiento un plan maquiavélico en mi trabajo.
Hoy casi quince días después, puedo decir que está dando los resultados esperados, es decir, lo que estaba de mi parte y que yo pretendía conseguir está ocurriendo.
Ahora aún debo esperar unos días más, para ver, si tiene las consecuencias que había previsto.
De momento, estoy agotada. Cansada, malhumorada, deprimida, y algo angustiada.
Troylo vuelve a estar algo enfermito.
En casa, vuelvo a hablar en chino, sin yo quererlo.
El dolor de barriga que sentía días atrás se ha ido transformando en otra cosa, que ya no tiene ni gracia mencionar, como dicen por algún lado.. salió rana, y todavía me pregunto ¿por qué me duele?.
Pero aún así, hay algo dentro de mi que está advirtiéndome de algo, algo está por venir.

sábado, agosto 12, 2006

Paz, amistad, y.... ¿amor?

Me he levantado hoy después de dormir casi diez horas.
Por primera vez en algunos meses he sentido paz. No tengo miedo a que suene el teléfono, no tengo miedo a mirar el correo, y tampoco tengo miedo de lo que siento.
Estoy feliz porque he recuperado a mi amigo. Al amigo que me daba de comer trocitos de sándwich de atún y pimientos, al amigo con el que he paseado más rato, con el que he hablado de absolutamente de todo, y con el que no tengo que fingir nada, solo tengo que ser yo, y a veces ni siquiera eso, porque me conoce demasiado bien. Es mi amigo, y por fin después de mucho tiempo, los dos sabemos el sitio que ocupamos en la vida del otro. Es mi amigo sin más calificativos, solo amigo, incondicional e indefinido.
¡Gracias!, te ha costado que lo entendiera, pero al final lo he hecho.
Y estoy feliz porque desde hace unos días, siento cosas en el estómago, y no es hambre, tampoco son fatigas.. es algo que me hace reir cuando estoy sola, y que me deja pensando cuando estoy aburrida.. No sé a qué se deberán estas sensaciones, y si son merecidas, solo el tiempo lo dirá, y pase lo que pase, me sirven porque ahora estoy y me siento feliz!, y una vez más con muchas ganas de que pase el tiempo rápido, al menos este mes de agosto.

jueves, agosto 10, 2006

Me estoy agotando

Son las 9:09Am, acaba de venir mi jefe. Desde que le he visto llegar sabía que no era algo bueno lo que venía a hacer, porque nunca madruga, y menos para venir a esta oficina.
Ha dado algunos rodeos, para terminar diciéndome que él se va de vacaciones, y que me proponía quedarme al cargo de todo esto.
Supongo que mi cara de espanto era digna de un momento Kodak.
Me he quedado muda, parada, como congelada en el tiempo.
Me halaga que confíe en mí tanto como para hacer estas cosas, pero la verdad, casi preferiría que confiara menos en mí, me pagara más y él estuviera al cargo de todo.
Esto se está saliendo de madres, y la verdad ya no me produce ningún placer estar aquí, porque la cosa es que sé que soy capaz para asumir la completa dirección de esta empresa, como lo vengo haciendo en cubierto desde hace meses, pero que se me tome por tonta, y que ni si quiera se hable de compensación económica, me parece que pasamos de la confianza al abuso, y eso no me gusta en absoluto!.
Como es habitual en una escorpio típica como soy, mi mente trabaja a mil por hora, y la maquinación de un plan maquiavelico ya está en marcha, de aquí a unos diez días sabré si dio resultado. Que tiemble... La Cantera, que voy para allá!

martes, agosto 08, 2006

¿Cuándo?

Hay canciones que duelen.

¿Dejarán de hacerlo algún día?

Si tu supieras

No me recuerdas soy el que te dio,
la hora una vez hace años
Llevabas puesto un vestido marrón,
y un libro de Jorge Amado
Después cruzaste la calle
y me quedé con tu olor
Petrificado en el aire
hasta el día de hoy

Si tu supieras lo que imaginé
Los hijos la casa y el perro
Como la noche que me desperté
contigo bailando en el sueño

Y ahora preguntas de nuevo
Tiene usted hora señor
Maravilloso argumento
para hacer una canción
Esos caminos que no se hallaran
Dichoso del río que encuentra su mar
Labios que nunca se van a juntar
Historias que no se darán
Diez menos cuarto/Fede Comín
Y el que no lo haya hecho nunca... es que miente.
Lo bueno de esto es que en el momento en que lo imaginamos fuimos felices.
Lo malo de haberlo imaginado es que casi siempre, el otro nunca lo sabrá

sábado, agosto 05, 2006

Proyectos terminados


Hace unos meses, para ocuparme durante una espera, decidí empezar un nuevo proyecto, una colcha rápida para mi cama nueva.
Hace ya un mes que está puesta en la cama, resulta ser un quilt ligerito, que viene fantástico para estas noches de calor, que aunque hace calor, yo necesito taparme.
Me gustó mucho el resultado, y el trabajo que lleva es mínimo, aún así recuerdo estar entretenida y satisfecha mientras cosía.
A mi cama le falta el cabecero, que ya tengo idea de cómo será, ahora tendré que esperar a unos meses para poder hacerlo real.
Esto de llenar todos los huecos de la casa, se hace tremendamente largo en el tiempo, y algo cansino también. No disfruto con esta tarea para nada. Me hace ilusión comprar algo concreto y llegar a casa a ponerlo en el sitio elegido, pero son cosas puntuales.
Al menos puedo decir, que este proyecto está terminado y que está cumpliendo con su cometido.
En es momento en el que estoy, me viene muy bien ir concluyendo cosas, ir dando cierre a asuntos que llevan mucho tiempo dando coletazos. Es el momento de coger la gran bolsa de UFO's (Unfinished objets) que tengo en mi vida e ir sacándolos de la bolsa.
Y de fondo.. Antes de que alguna de tus fotos, se vuelva vieja y amarilla... (Delirio/Jesús Garriga)

jueves, agosto 03, 2006

Descubrimientos asombrosos

Hay días que descubro cosas de mí misma que me dejan absolutamente asombrada.
Llevo varios días hablando. Hablando sin parar, explicando lo que siento, lo que pienso, lo que quiero, lo que sueño.
He contado pormenorizadamente en qué se ocupa mi cabecita cada noche, cuando llego a la cama y el estrés diario y el cansancio, no me dejan conciliar el sueño.
Se lo he contado a mis padres, a mi amigo, a mis niñas, a mis hermanas... aunque con el más que he hablado es con Troylo.
Todo empezó, cuando noté que Troylo me miraba algo extrañado, pero claro es perro, y aunque es bastante comprensivo, es lógico que no entienda todo el contenido de me discurso. Aún así, fue algo que me dejó nuevamente pensando.
Entonces, al no poder quitarme esta sensación de la cabeza, lancé al aire la pregunta:
"¿Me entiendes?".
La respuesta fue el silencio. Volví a preguntar... Ahora haciendo mayor hincapié en la entonación, separando cuidadosamente las palabras..
La respuesta fue clara:
"Menos mal que vuelves a hablar normal, hace días que no entiendo una palabra de lo que dices, sonaba como a un idioma extraño.... Sonaba a chino!!".
Y he aquí mi asombroso descubrimiento, sé hablar chino, de hecho hace días que lo hablo con suma fluidez, y buenísimo acento.. Ni si quiera recuerdo cuando lo aprendí, ni cómo, ni con quien.
El problema es que todos a mi alrededor siguen sin entenderme.

martes, agosto 01, 2006

Para desayunar

Solo estamos a martes y ya siento que necesito recargar las baterías.
Entre ayer y hoy han sucedido una serie de acontecimientos alrededor mío, que han hecho que me desgaste casi por completo. Me siento como el móvil, dando pitidos cada cuarenta y cinco minutos por falta de pilas.
De nuevo un tsunami de emociones me ha pasado por encima. Ya no sé lo que siento, lo que quiero, a donde voy o de donde vengo.. Y ya estoy tan cansada de intentar buscar un punto de encuentro entre lo que siente mi corazón y lo que me impone mi cerebro, que no voy a hacer nada más. No quiero seguir desgastándome en esto, en eso.
Ayer por la mañana, entre a una cafetería con mi ex-jefe a desayunar.
Inciso: No es el bar del sandwich de atún, prometí no volver a entrar y de momento lo estoy cumpliendo.
Entramos y nos sentamos en una mesa. Detrás de nosotros entró una chica, algo mayor que yo. Camiseta de tirantes, pantalón pirata, piel quemada por el sol, pelo rubio, y algo rellenita. Llevaba una carpeta llena de papeles en una mano, y el móvil en la otra.
Se dirigió hacia el final de la barra, y a mi me quedaba justo en frente. Se acercó a la camarera y le pidió algo susurrándole, daba la sensación de que no quería que nadie la oyera, cosa bastante ridícula, ya que le iban a servir ahí y todos íbamos a ver qué iba a consumir.
La camarera abrió un quintillo y se lo puso encima de la mesa. Seguidamente cogió un vaso de chupito, y bajo del estante la botella de Johny Walker, etiqueta negra. Sirvió un chupito. La chica lo tomó en la mano, y lo bebió de un trago. Dejó de nuevo el vaso en la mesa, para coger el quintillo y beber a morro. Habló por el teléfono.Volvió a acercarse a la camarera, y le volvió a susurrar algo al oído. La camarera volvió a coger la botella de JW y sirvió de nuevo. Otra vez, lo bebió de un trago. Se terminó el quintillo. Se limpió la boca, y sacó un gloss del bolsillo. Se pintó los labios, pagó y se fue.No se tambaleaba, iba firme hacia la puerta.
Eran las ocho y media de la mañana, y ya llevaba encima suficiente alcohol como para que le quitaran todos los puntos. Sin embargo se subió a un opel corsa y se fue.
A mi me sigue dando vueltas la cabeza de recordarla, y se me llena la mente de historias que inventarme.