martes, enero 31, 2006

Demonio???

Para que un demonio entre en tu casa, tu has de invitarlo a pasar.
Un vez hecha la invitación, el mismo demonio elige entre entrar o quedarse fuera.
Aunque quiera entrar si no le invitas a hacerlo, no puede pasar.
Siempre entro llamando, a veces, me invitan y paso.
Otras rechazan mi presencia, y me voy.
Y algunas otras, se me cansan los nudillos de llamar, hasta que caigo en la cuenta de que tal vez en esta puerta nadie contesta porque nadie hay.
Nunca paso dos veces por la misma puerta.
Solo hace falta que me invites una vez, para regresar siempre.
Puede que por mis venas corra algo de sangre de demonio, suponiendo que éstos la tengan.


PD:Y ya van dos días y sogo desenfocada.. empiezo a preocuparme

domingo, enero 29, 2006

Hoy estoy desenfocada, como en aquella pelicula de Woody Allen Posted by Picasa

sábado, enero 28, 2006

Sábado noche...

Me gustan los sábados que me quedo en casa.
Esta noche he ido a tomar "algo", me he venido con media botella de "El Coto" en el cuerpo. Esa es mi medida, media botella, la cantidad justa para que me sienta deshinibida, feliz, contenta, pero con los pies en el suelo, y para que mañana no tenga dolor de cabeza, ese dolor que te hace pensar: Me hago mayor!.
Aún tengo aquí otra botella más. Está abierta, y es justo lo que necesitaré dentro de un par de horas, cuando empiece a desaparecer el efecto que me causaron las copas que ya tomé.
Acabo de llenar la bañera con agua calentita, le he puesto unas sales efervescentes de olor a pomelo, y estoy escuchando a Raúl Ornelas (la voz, mi voz)...
Tengo la copa preparada en el baño, para dentro de un ratito, y ya en breve me empiezo a sumergir en esta mezcla de burbujas y espuma.... y Raúl que me dice: Me muero de ganas por tener algo que ver contigo, me muero de ganas......
La espuma me envuelve, el agua me abraza... y yo.... sigo escuchando esta voz....
PD: ¿Por qué siempre estaré sola, cuando tengo tanto que hacer, y poco que decir?.

viernes, enero 27, 2006

Dudas

¿Se puede uno enamorar de una voz?
Porque me parece que esa es la causa de mi mal.
Cuanto más me lo propongo, menos lo consigo.

jueves, enero 26, 2006

Giving up on love

I was so crazy about you, everyone knew
I couldn’t sleep when I found out, yeah
You feel the way you do
So maybe it’s my turn now
To show you how I feel
So listen to what I say
’cos these feelings I can’t conceal
I’m giving up on love
’cos I’ve been hurt before
Giving up on love
And I don’t want you no more
I’m giving up on love
’cos I’ve been hurt before
Giving up on love
And I don’t want you no more
Giving up con love/Rick Astley
Hace una semana que me cogí a mí misma y empecé a andar.
Hoy estoy convencida del camino que estoy siguiendo, y aunque duele me siento bien. Siento que hago lo que debo.
Duele, y duele mucho.
Pero sé que en el dolor también está la paz, también está la calma, la tranqulidad.
De momento, cojo mis cosas y echo a andar... sigo andando.

miércoles, enero 25, 2006

Trato personal

Una de las cosas buenas que tiene el vivir en una pseudo-ciudad, es el trato con el resto de los habitantes, al menos con una parte de ellos. El llegar a un establecimiento y que te conozcan, y te traten por tu nombre, que muchas veces no tengas que explicar exactamente qué es lo que necesitas, porque ellos están al tanto de algunas de tus cosas, o que si necesitas ayuda, se esmeren un poco más que con el resto para ofrecértela. Hay veces incluso, que la relación puede afianzarse y en esas personas puedes encontrar grandes amigos, como me ha pasado no hace tanto.
Me gusta que cuando voy a comprar el pan, la chica que atiende, me pregunte cómo estoy y lo haga con una sonrisa, y así sin preguntar me ponga lo que llevo cada día, tanto el pan, como el periódico.
Me siento bien, cuando voy a la peluquería, y mi peluquera me llama por mi nombre, y ni si quiera me pregunte cómo quiero el peinado, ya me conoce lo suficiente como para no tener que hacerlo.
Es una tranquilidad enorme, cuando llego al médico, y tanto la doctora como la enfermera, me saludan por mi nombre, me mandan pasar, y no tengo que volverles a contar todo lo que me pasa, se limitan a preguntarme cómo me encuentro en estos últimos días.
Y quien siempre consigue arrancarme una sonrisa es el dueño de un restaurante al que voy asiduamente, no conozco a ningún hostelero que se esmere tanto por cuidar su clientela. No solo nos conoce de vista, sino que sabe perfectamente que es lo que tomamos de beber, y cómo lo queremos (con/sin hielo, en vaso grande/pequeño), y cuando llegamos a la mesa, ya tenemos puesto el "picoteo", es una forma de agasajar que no tiene precio, y que hace que la propina salga sola del monedero.
Y así con una pequeña, pero importante cantidad de personas, muchas relacionadas con el trabajo, y que ayudan a que me sienta arropada. Aún en estos días donde parece que llegó el invierno de Siberia.

martes, enero 24, 2006

Hace tanto tiempo ya

El principal sentimiento que me llenaba esa noche era imposible de definir. Era una mezcla a partes iguales entre rabia y culpa. La culpa por no haberme portado como debía, y la rabia por ser consciente de mi mal comportamiento.
El recuerdo que me evoca siempre aquella tarde, es el sonido de unas uñas rascando unas cuerdas de guitarra, y de pronto la sensación de que todo a mi alrededor se empezaba a parar como a cámara lenta. No había ruido, no había nadie.. Solamente aquellos acordes, que viajaban certeros a mis oídos.
No sabía quién interpretaba, no sabía qué canción era aquella... En ese momento solo me eran conocidos mis sentimientos internos, los que siempre me habían acompañado.
El eco de aquella voz en la sala, aún retumba en mi cabeza. Si consigo estar en completo silencio, en cualquier lado, a cualquier hora, soy capaz de escucharlo. Con tal profundidad se guardó en mi registro.
La música logró desvanecer la rabia que traía, la voz logró borrar la culpa.. Fue como encontrar la paz.
De aquella noche, tan importante, donde todo comenzó, recuerdo el frío, y el sabor a un café... Un café que me he empeñado en encontrar, pero que no he tenido éxito en la búsqueda.
¿ya nunca podré tener de nuevo ese sabor en mi lengua, en mi boca, en mi alma?.

lunes, enero 23, 2006

Siempre regresa

Estaba tranquila. Estaba casi feliz.
Me sentía satisfecha por lo que he logrado hasta hoy... hasta anoche.
Y es que no puedo sentirme así, porque cada vez que lo hago, regresa.
No me puedo olvidar de este gran gigante, que se esconde, hasta que yo creo que no está, que ha desaparecido. Es entonces cuando vuelve a aparecer.
Vuelvo a verlo en todos lados, vuelve a martillearme la cabeza con cálculos, contando, una y otra vez...
Creí, que podría decir que esto se había acabado, pero me doy cuenta de que no. De que tengo que aprender a vivir con él, con este mal...
Creí que se había ido, pero hoy vuelve con el recuento..
Mejor será que yo me ponga a contar con él, y que aprenda a vivir contando.
Y mejor, que ya nunca crea nada..
Y no estoy triste, solo estoy resignada..

viernes, enero 20, 2006

El don de la Invisibilidad

Hacía 21 meses que no me cortaba el pelo.
La última vez que lo hice fue de forma muy radical, y después de 45 minutos en las manos de Octavio (mi peluquero, al que le he sido fiel durante 11 años), terminé hecha un chicazo. No estaba rapada, pero poco faltaba. Cada cabello medía aproximadamente 2.5cm.
Nunca lo había llevado tan corto. Pero como confío plenamente en el criterio y en el hacer de Octavio, me dejé llevar.
Cuando salí de allí, ya no tenía remedio.
Las reacciones fueron muy variadas. Yo, personalmente, me encontraba rara, muy rara, aunque la comodidad de tenerlo de este tamaño era una maravilla.
Han pasado un montón de meses, ya Octavio no está por aquí, y mi pelo estaba dando gritos.
Sin pensarlo mucho, le di un voto de confianza a una peluquera, conocida de hace muchos años.
Teniendo en cuenta de que cuando entré el pelo me llegaba por debajo de los hombros y que ahora ni si quiera me puedo poner una trabita... creo que le di más que un voto de confianza.
Mis cabellos vuelven a dejar al descubierto mi cuello, y mis orejas. Aproximadamente miden 5cm.
Y otra vez, me vuelvo a sentir cómoda pero algo desmejorada, aunque a estas alturas, ya no me importa tanto estar guapa como estar cómoda.
El caso es que después de salir de la peluquería, esperaba de nuevo las reacciones de mis familiares y amigos...
Cuál ha sido mi sorpresa cuando casi nadie se ha dado cuenta. Ni en el trabajo, ni en la calle, ni los vecinos del tercero.. solo mi hermana se aventuró a decir: ¡Ay! ¿te cortaste el pelo?.
Es inevitable que me pare a pensar, ¿realmente no se han dado cuenta?, ¿o es que nadie se fija?, ¿tal vez pase del todo desapercibido el corte como mi persona?, ¿o puede que finalmente haya adquirido el don de la invisibilidad?.

jueves, enero 19, 2006

Cinco extraños hábitos

REGLAS DEL JUEGO:
Se comienza este juego con el título "Cinco extraños hábitos de … (tu nombre). Las personas que son invitadas a escribir un post a próposito de sus extraños hábitos, deben también indicar claramente esta regla. Al final se escogen cinco nuevas personas y se añade el link de su blog o diario web. No se olviden de dejar un comentario en su blog o diario web con el mensaje "has sido elegido" y añadir que lean el vuestro.

MIS CINCO EXTRAÑOS HÁBITOS:
- Soy incapaz de salir de casa si antes no me he lavado los dientes, da igual que lo haya hecho poco antes, necesito salir con el sabor de la pasta dental en la boca.
- Soy adictas a las libretas, de cualquier tipo, compro muchas. Tengo la casa llena de libretas con cosas escritas sin ningún orden. Y también me vuelven loca las latas, chicas o grandes, me encantan.
- Antes de dormirme, me miro largo rato las manos, y arreglo cualquier imperfección que haya.
- En mi casa el café que me hago siempre es descafeinado. Y no tomo más que una taza de café de verdad en el trabajo, durante la semana procuro no tomar nada con cafeína, porque me altera el sueño. Los viernes, a media tarde ya estoy tomando coca-cola y mate, y ya el domingo por la tarde empiezo de nuevo la desintoxicación.
- No me siento a comer, hasta que la mesa está completamente puesta y no falte de nada. No puedo comer con la mesa desaliñada o mal puesta. Y soy muy estricta con los horarios de la comida, si se me hace tarde, me pongo de mal humor.

miércoles, enero 18, 2006

Si lo sé.. no vengo!

Empecé el 2006 haciéndome un firme propósito, uno por encima del resto: Cuidar mi salud.
Y dejar de lado los miedos, el dinero, las apetencias..
Bien, lo primero que tenía pendiente era el dentista. Hice cálculos, sumé, resté.. y bueno pedí cita. Afortunadamente las listas están muy saturadas y hasta dentro de unos meses no tendré que visitar la consulta, espero que mientras, me de tiempo a mentalizarme de lo que voy a pasar.
Lo siguiente pendiente era la consulta del alergólogo. Que por cierto me toca hoy. Y sé que debo hacerlo, pero aún así el mal humor no me lo quita nadie. Mi doctora no es que digamos muy simpática, y yo que al hospital siempre voy a la defensiva.. pues obviamente el resultado es una relación tirante, puramente profesional, donde no puedo quejarme ni rechistarle todo lo mal que me parece las cosas que me dice, entre ellas que debo deshacerme de Trufo porque principalmente es el causante de algunos de mis episodios alérgicos... ya le dije una vez, que si una madre tenía estrés y ansiedad producido por tener un hijo hiperactivo.. ¿dónde era que tenía que devolverlo?? (por la mirada fulminante que me echó, creo que no le hizo ninguna gracia).
Y por último, mi enfermera, que se llama Mónica y que es un encanto, en algún momento les hablo de ella, me recordaba cada vez que pasaba a su consulta para el control quincenal, que tenía pendiente la vacuna del Tétanos. Como he podido la he ido esquivando, pero como me propuse este 2006 hacer todo lo que debo al respecto, pues ayer fui.
Mónica, sabiendo de mi flojera continua, y de lo quejosa que siempre ando, me aconsejó ponerme la vacuna en el tercio superior de mi nalga (si.. en el culo), que ahí me haría menos daño.
Me advirtió que en los próximos días podría sentir alguna molestia... ñalsdkjghasdjkghasjkñdfjañs
Estoy coja!!, no me puedo sentar sobre el lado derecho, ni acostarme por ese lado tampoco, y esté como esté, continuamente siento una molestia, que hace que pueda concentrarme en otra cosa que no sea el dolor que siento.
Y total, esta vacuna es buena por si un día me corto, o tengo algún accidente o algo similar.. ¿Yo? Si siempre soy super-prudente.. En fin, que me parece que de estas no me pongo otra, por muchos propósitos que me haya hecho.
Estoy pensando que tal vez... pueda cancelar la cita con el dentista...

martes, enero 17, 2006

Preparada y lista.. ¿Ya?

Me dediqué a perderte
Y me ausente en momentos que se han ido para siempre
Me dediqué a no verte
Y me encerré en mi mundo y no pudiste detenerme
Y me alejé mil veces
Y cuando regresé te había perdido para siempre
Y quise detenerte y entonces descubrí que ya mirabas diferente
Me dediqué a perderte
Me dediqué a perderte
Me dediqué a perderte/Alejandro Fernández
Y luego ya no valdrán los arrepentimientos, ni las excusas, ni las miradas, ni las palabras... Luego ya no valdrá nada.
Mis caminos son siempre de ida, raramente vuelvo por ellos, y este es uno de esos.
Lo he andado en las dos direcciones más de una vez, y ahora.. si ahora hecho a andar, quiero caminar por otros senderos.
Tengo la mochila lista, las botas puestas, solo necesito el disparo que anuncie mi salida... Si no estás seguro no lo des, porque si me paro y empiezo a caminar.... pues.... difícilmente me voy a detener.

lunes, enero 16, 2006

La cuesta de enero

Todos los años, en enero, después de las fiestas, una de las frases más populares, es la de: Y ahora la cuesta de enero.
Pues eso, que de toda la vida he oído yo que enero quedaba allá arriba, después de la cuesta.
Hasta ahora la cuesta en sí, no ha sido nada insalvable, me refiero a que costaba más levantarse e ir a trabajar, seguir la rutina, arreglar los desperfectos en las cuentas corrientes.. pero como digo, con pereza eso sí, pero se superaba.
Este año, la pendiente de la cuesta de enero resulta impracticable. Son demasiados los gastos que afrontar, y muy pocas las ganas de trabajar.
Las cuestiones pendientes parece que se amontonan en la bandeja de espera, el sueño en aumento, y los gastos se siguen multiplicando (ya lo dije??).
Ante tal panorama, he decidido reorganizar mi agenda, para que así me de tiempo de hacer todo lo que pueda al día, de esta forma aumentaré mis horas productivas, en detrimento de mis horas de sueño, (aumentarán las ojeras, pero tengo un bote entero sin estrenar de un corrector espectacular), y con ellas los ingresos en mi cuenta, para que de esta manera, los gastos no me superen, y la cuenta entre gastos e ingresos al menos quede compensada. (Lo de obtener beneficios ni me lo planteo por ahora).
Solo falta que las cosas se den como las he diseñado en mi fabuloso Planning, y que nada, absolutamente nada se "descojone".
(Estoy en conversaciones y trámites para convencer a mi coche de los convenientes de no jubilarse todavía)

viernes, enero 13, 2006

Las vistas de mi cocina

Los Reyes Magos me trajeron dos estupendas sillas para la cocina, así que ya puedo comer en la mesa.
Estas tardes en las que mi vida vuelve al pasado, la mesa de la cocina vuelve a ser el centro estratégico de operaciones. Encima de ella están extendidos, los planos, apuntes, el portátil... Siempre me ha gustado tomar bebidas calientes mientras trabajo, sobre todo en esta época del año, así también hago un "break".
No sé si les conté que de frente, lo que tengo es un campo de fútbol.
Así que con una semana de trabajo de tarde me he quedado con los horarios de dicho campo.
Los primeros que llegan son los pequeñitos, de unos cuatro años. Es muy divertido verles entrenar, creo que este es uno de los motivos por los que mi reloj biológico ande atrasando y adelantando tiempo.
Luego los de seis años, luego los de once, luego los de quince.. y así toda la tarde. Por cierto éstos últimos son los peores, se pelean todo el rato, supongo que son las hormonas..
A eso de las ocho de la noche, vienen a entrenar los mayores, veteranos... no sé cómo llamarles, pero vamos, coetáneos a mí.
Nunca me interesó mucho el fútbol, pero creo que después de esta semana le estoy cogiendo afición. Es muy interesante verles jugar, no porque tengan las piernas muy bien formadas, el culo en su sitio, verles correr, o que resulte muy atractivo ver jugar con el balón a estos chicos. No, es interesante porque se puede estudiar sus parámetros de conducta, es decir, que mi interés es púramente científico.
Y esta semana que ha llovido casi todas las noches... Les daba igual, caían chuzos de punta, y ellos ahí bajo la lluvia, con la camiseta toda mojada, los pantalones pegados al cuepo, y el pelo revuelto por la cara...
Ya he sacado mi primera conclusión de este estudio: estos chicos tienen capacidad de sacrificio por algo que les levanta pasión, o bien que soportan el frío como si fueran osos polares.
Les seguiré contando las conclusiones que extraiga de dicho estudio, lo que ya les puedo adelantar es que tendré que invertir muchas horas en el período de observación.

miércoles, enero 11, 2006

Sin consuelo

Estos días, desgraciadamente, he tenido que vivir la tristeza de una familia que pierde a una persona. Todo fue rápido, todo pasó deprisa casi sin tiempo para darnos cuenta de que lo que pasaba era real.
Realmente yo conozco a parte de la familia, a la parte femenina. Hemos compartido viajes a Lanzarote, conciertos, almuerzos, cumpleaños.. Reuniones de todo tipo. Y todo ello por una persona muy allegada a mí que hace de nexo de unión. El caso es que han sido días duros.
Días en los que no he podido evitar ponerme en la piel de cada una de ellas, las cuatro hermanas que yo conozco, es muy duro. Y hay pocas cosas que se puedan hacer.
Cuando llegaron al tanatorio, al enfrentarme a ellas a ese momento, no pude hacer nada, solo ofrecer mis brazos y acogerlas en mi abrazo el tiempo que ellas quisieran, llorar con ellas, y dejarles mi hombro por tiempo indefinido.
No hay nada que puedas hacer para eliminar todo lo que sienten, para evitar que el daño sea mayor. No se puede hacer nada, y la sensación de impotencia es gigante.
Yo, ingeniera de vocación, necesito manuales para todo, y de un tiempo a esta parte me estoy encontrando que no hay. Que ante muchas situaciones lo único que te queda es el corazón y la esperanza de no estar equivocándote según vas haciendo las cosas.
Ayer, de nuevo, en el funeral, escuchaba atenta las palabras del sacerdote.. ¡Ojalá! que yo pudiera encontrar en sus palabras alguna luz, algún camino que seguir, algunas respuestas. No sé en qué momento pasó que la iglesia dejó de darme las respuestas que a mi me servían, el desencanto supongo que fue mútuo. Me alegro por las personas que en la fé encuentran el consuelo.
¿Lo peor de todo?. Es que no paro de pensar que esto mismo lo viviré yo con mis amigas. Y si con estas chicas lo sentí tanto aún cuando ni concocía a la persona en cuestión, ¿cómo será con ellas con las que tantos lazos de unión hay?.

martes, enero 10, 2006

El hipérico

Nombre vulgar: Hipérico, hierba de San Juan
Nombre científico: Hyperycum perforatum L.
Familia: Gutíferas
Hábitat: En los herbazales, bosques y prados.
Características: Hierba perenne de la familia de las Gutíferas de hasta 1 m. Tallos erectos con dos líneas laterales. Hojas de peciolo muy corto, con numerosas glándulas translucidas que dan la impresión de que la hoja esta agujereada. Flores amarillas de hasta 2 cm, generalmente con manchas en los pétalos.
Antidepresivo: Medicinal que más se viene destacando últimamente y una de las que más se ha investigado y discutido. La presencia de la hipericina le otorga propiedades antidepresivas en los casos de depresión leve. Esta substancia actúa en el organismo de manera similar a como lo hacen las drogas de síntesis sin presentar los inconvenientes de las mismas. Sin embargo, algunos estudios parecen orientarse últimamente hacia la hiperforina como principal componente determinante en esta propiedad.

Pues en vista de cómo me sentía ayer, hoy desayuné una capsulita de esta planta.
Supongo que en mí tiene más efecto placebo que otra cosa, es decir, que su efecto puede que sea púramente psicológico, pero ¿qué importa si a mí me sirve?.
El caso es que hoy me siento mejor, mucho mejor. Gracias por los abrazos, los recibí uno a uno y los disfruté mucho.

lunes, enero 09, 2006

Sin fuerzas

Tres días durmiendo mucho, comiendo bien. Leyendo, viendo tele.
Tres días ¿anodinos?.
Y hoy, cuando se supone que debo estar con las pilas cargadas, dispuesta a comerme el mundo, con la fuerza suficiente para afrontar el quehacer cotidiano... me siento abatida, sin fuerzas, con pocas ganas de mirar al mundo, y dejando que éste me coma a bocados.
Estoy exahusta de no moverme, estoy cansada de tanto pensar.
Y hoy voy a dejar que el día se acabe así, me voy a dejar ir. Voy a darme el lujo de sentirme deprimida. Porque creo que tengo motivos, o porque no me apetece reponerme, nomás.
Me siento vacía, y algo dentro de mí que casi nunca habla, hoy se siente mudo, con ganas de decir mil cosas y sin la posibilidad de hacerlo.
Mañana veremos.

jueves, enero 05, 2006

Ya vienen los Reyes!!!!

Esta noche es la noche...
Cada 5 de enero, me salen coletas y pecas, y me vuelvo a convertir en la nena de siete años que es incapaz de dormir porque en un momento los zapatos estarán llenos de paquetes...
Me acuerdo cuando era chica, mi compañero en todo era mi hermano, al que solo le saco un año y medio. Nos pasábamos toda la noche turnándonos para ir al baño, y así vigilar la puerta donde poníamos los zapatos y ver si ya habían llegado.
Los nervios se nos instalaban en el estómago, y se quedaba hecho un revoltijo toda la noche.
Luchábamos por mantener los ojos abiertos.. pero era muy difícil.
Y de repente, nos despertábamos, y ahí estaba todo. Qué emoción!!
Luego nos cambiamos de casa y llegaron mis otras dos hermanas.
Entonces ya el truco de ir al baño no nos servía, porque el camino, no pasaba de ninguna de las maneras por la puerta. Teníamos que esperar obligatoriamente hasta la madrugada. Pero igual era muy divertido.
Crecimos. Y entonces la noche de Reyes, se convirtió en una fiesta más para salir. Nos íbamos de marcha y al llegar (nunca antes de las 5 am) encontrábamos la escalera plagada de paquetes. Salíamos corriendo a despertar a las peques, y a desenvolver todo.
Solo un año me tocó estar fuera de casa para esta fecha, pero igual abrimos los regalos al mismo tiempo por teléfono. Además, creo que esa noche, logré traer de vuelta a un niño que hacía mucho tiempo se había perdido, y ahora también él espera ansioso la noche de Reyes.
Esta noche estaré en mi casa, y ahí con el niño éste que traje, abrirémos nuestros regalitos.
Luego me iré a mi casa, con mis padres y hermanos, para poder abrir con ellos los paquetillos que caigan por allí.
No tengo idea que traerán, pero seguro que cae algo, porque he sido un poco buena....
Espero que todos reciban algo, y mantengan la ilusión!

miércoles, enero 04, 2006

Cuando ya no quedan palabras

.. Y mirarte me acomoda,
Y se me pasan las horas,
Siento que todo es distinto,
Que con tu razón...

martes, enero 03, 2006

Ayer.. Hoy

Ayer, una lagrima se echó a volar
Y en tu barriguita se empezó a pintar
Un espacio nuevo entre tu piel y el mar
Ayer todo superó la realidad
Nada era mentira todo era verdad
Hojas secas te cubrían los pies
Ayer no habían más palabras que decir
De tu ombligo yo era un aprendiz
De tu cariñito el hombre más feliz
Ayer/Gian Marco
Ayer después de unas compras aceleradas con mi mamá, me quedé en el supermercado, porque ya me cansé de ver cómo llora la nevera, y oir el eco de los armarios de la cocina. Cuando estoy yo sola, estos ruidos me hacen compañía, pero estando acompañada, deduzco que esos sonidos son más bien de queja, de la necesidad de llenar los estómagos.
Me quedé en el super como digo, lista en mano, ojos avizores.. y venga a llenar el cesto. Tengo que decir que a mi me gusta mirar las cosas con cierto detenimiento, comparar los precios.. Mi radar de detección del menor precio se pone en marcha rápidamente, y encuentro siempre el producto que mejor se adapta a mi bolsillo. Me gusta hacer la compra sola.
Cuando ya estaba en la cola de la caja, llamada telefónica:
- Ya estoy. Sales ya?.
Y quince minutos más tarde ya estaba en el coche de camino a casa. En esa breve espera se cruzó un pensamiento por mi cabeza: El escenario es distinto pero los sentimientos, y las sensaciones son las mismas.
Unas horas más tarde, ya tenía organizados todos los menús de la semana, y la comida del día siguiente (hoy) al fuego. Mientras repasaba mentalmente las tareas marcadas, de nuevo el leve pensamiento anterior vuelve a aparecer, ahora con más fuerza para que realmente le preste atención.
Y sí. Sólo cambia el escenario, que a día de hoy, me gusta. Todo lo demás es igual, y me siento tranquila. Por casi primera vez desde que estoy aquí, sentí esta tranquilidad que da tener las cosas encauzadas, la seguridad de que ya no vendrán más cambios inesperados, que es posible que cambien algunas cosillas, pero que definitivamente mi vida no va a ser muy diferente de lo que es ahora.. Qué le voy a hacer, soy un animal de costumbres, y la intuición de la posible rutina, me da la tranquilidad que necesito para afrontar los cambios que se den.

lunes, enero 02, 2006

.. Y yo con estos pelos!!

Pues llegó el 2006.
Me había prometido a mí misma que este año sería diferente, me hice cientos de propósitos nuevos para empezar el año con buen pie, y seguir así de manera ordenada todo el año, comer sano, dormir mucho, hacer mi trabajo diariamente para no tener rachas de estrés excesivo, arreglarme para venir al trabajo..
Bien, hoy día 2 de Enero.. Anoche me acosté tarde, con lo cual hoy no pude con el madrugón.. Me levanté justo 15 min antes de la hora de entrar al curro, no me dio tiempo a sacar el perro, no tengo preparada la comida de hoy, con lo cual me veo comiendo cualquier enlatado de los pocos que ya me quedan (lo que me recuerda que esta tarde tendré que salir a comprar provisiones); me puse lo primero que pillé, así que hoy de nuevo vine a trabajar con tenis, no me maquillé, tampoco desayuné..
Faltan solo tres días para que lleguen los Reyes Magos, que no vienen de Oriente, vienen previo pago con tarjeta visa en cualquier establecimiento, como es fácil adivinar, aún me faltan varios regalos que comprar..
En fin, que mi rutina diaria sigue siendo un caos, y yo sigo luchando por ponerle órden a este inevitable desorden. ¿Lo lograré algún día?.