miércoles, mayo 17, 2006

Cantando.. pero sin sentarme

Cada día encuentro más motivos
para estar a bien conmigo,
para quitarme el disfraz.
Saludo con versos al futuro,
y recito algún conjuro
que me de seguridad.
Y ya que la vida son tres días,
no reservé energía,
pues se va a acabar igual.
He aprendido a saborear el vino
a entender que hay mil caminos
que aún están por explorar....
.....
Ya sé que los sueños, sueños son,
pero no he podido evitarlo
y me he sentado aquí a seguir soñando
porque al fin y al cabo, el rumbo lo elijo yo..
Corren tiempos en los que la prisa
nos apaga la sonrisa
y nos somete a su crueldad.

Hay veces que escuchas una canción, y de pronto te sientes como si te hubieras inyectado tres cafés extra fuertes.. o te hubieras metido un chute de adrenalina. Es decir, que tus pies no pueden estar quietos, tu cuerpo tampoco, y tu mente.. tu mente trabaja a mil por hora hallando la solución de muchas cuestiones sin resolver.
A medida que la escuchas, vas prestando atención a la letra, y vas tomando conciencia de lo que dice, de que lo que estás oyendo puede tener el poder (si tu te permites la licencia de dárselo) de cambiar muchas cosas, entre ellas, la visión y aceptación que puedas tener de tu vida, y de la forma en que la llevas a cabo.
Llevo varios días oyendo una canción así. Se llama Sentado en la Escalera, y es de Ángel Ravelo.
Realmente esta canción a mí me invita a seguir, a andar, casi que a echar a correr, más que sentarme en la escalera.
Esta canción se encuentra dentro de su último disco. La orquestación, no deja dudas del trabajo bien hecho, con cabeza y con corazón. Y parte de la letra, pues ahí la tienen.

6 comentarios:

anitakerida dijo...

Pienso exactamente igual que tú...Pensaba en estos días escribir un post sobre esta canción...
En mi caso, apareció en el momento justo...Yo soy de la opinión de que las cosas suceden porque tienen que suceder así...Un cúmulo de situaciones que se van sucediendo porque tienen un fin...Causalidad, casualidad,... No sé, la cuestión es que necesitaba una canción que me abriera los ojos y me recordase lo que yo quiero en la vida...Y llegó...Y qué canción...De principio a fin...No he parado de escucharla...Y sí, que el rumbo lo elegimos nosotros...Sí que los sueños sueños son, pero seguiré soñando... En fin, que es un temazo, sólo me queda seguir agradeciéndole el regalo...esa mañana no pude seguir estudiando porque estaba tan flipada...en fin,...que un beso muy fuerte...

Anónimo dijo...

pues q ganas de escuchar esa canción. Lo cierto es q yo ya conozco algunas de este trovador q m encantan, pero esa en concreto no.
Te seguimos leyendo Violetazul!!

marthitacisneros dijo...

valla valla pues veo que esta canción causa conmoción... ;) casi creo que puedo imaginarte sentada viviendo los sentimientos y pataleando eh !!
me ha encantado a mi también...
besos y abrazos guapa!! :D
y aquí entre nos, gracias por trovar!! ;)

Julio César dijo...

La musica, tu imagen, las situaciones...

Todo un filme delicioso.

latietarosa dijo...

Ahí está el nombre del HOMBRE de los brazos cálidos.
tu colegui

Cristalito dijo...

Me gustó!!! Aunque sería mejor saber la tonada y eso. Muchos salu2 y si yo tengo por ahi 2 o 3 q me ponen feliz y a andar y andar ^^