miércoles, enero 25, 2006

Trato personal

Una de las cosas buenas que tiene el vivir en una pseudo-ciudad, es el trato con el resto de los habitantes, al menos con una parte de ellos. El llegar a un establecimiento y que te conozcan, y te traten por tu nombre, que muchas veces no tengas que explicar exactamente qué es lo que necesitas, porque ellos están al tanto de algunas de tus cosas, o que si necesitas ayuda, se esmeren un poco más que con el resto para ofrecértela. Hay veces incluso, que la relación puede afianzarse y en esas personas puedes encontrar grandes amigos, como me ha pasado no hace tanto.
Me gusta que cuando voy a comprar el pan, la chica que atiende, me pregunte cómo estoy y lo haga con una sonrisa, y así sin preguntar me ponga lo que llevo cada día, tanto el pan, como el periódico.
Me siento bien, cuando voy a la peluquería, y mi peluquera me llama por mi nombre, y ni si quiera me pregunte cómo quiero el peinado, ya me conoce lo suficiente como para no tener que hacerlo.
Es una tranquilidad enorme, cuando llego al médico, y tanto la doctora como la enfermera, me saludan por mi nombre, me mandan pasar, y no tengo que volverles a contar todo lo que me pasa, se limitan a preguntarme cómo me encuentro en estos últimos días.
Y quien siempre consigue arrancarme una sonrisa es el dueño de un restaurante al que voy asiduamente, no conozco a ningún hostelero que se esmere tanto por cuidar su clientela. No solo nos conoce de vista, sino que sabe perfectamente que es lo que tomamos de beber, y cómo lo queremos (con/sin hielo, en vaso grande/pequeño), y cuando llegamos a la mesa, ya tenemos puesto el "picoteo", es una forma de agasajar que no tiene precio, y que hace que la propina salga sola del monedero.
Y así con una pequeña, pero importante cantidad de personas, muchas relacionadas con el trabajo, y que ayudan a que me sienta arropada. Aún en estos días donde parece que llegó el invierno de Siberia.

7 comentarios:

Anitakerida dijo...

Qué envidia! La verdad que por aquí todo el mundo va a su bola...

Cómo cambian las cosas cuando hay un trato personal...

besos

Jules Saint-Claire dijo...

hahahahahahahah
Efectivamente.... me dan asquito los dedos y síiii efectivamente al llevarlas a la cama les pido que se dejen las zapatillas puestas y las medias enserio! hahah...

Chio dijo...

suena bastante antojable se puede sentir la calidez en tus palabras.. aqui todo es bastante impersonal pero al menos con mis emprendedores que son a los que veo todos los dias yo intento por que nuestra relacion no sea tan fria, y es muy comun que terminen siendo mis grandes amigos, creo q todo es cuestion de actitud =D

Aletz dijo...

es muy importante sociabilizar...a mi me ayuda mucho personalmente y en cuestiones laborales...trato de aprenderme todos los nombres y decirselos...mucho frío?, cuántos grados?...besos

Opalo dijo...

Es que asi se deben tratar las personas: con calidez, con respeto.
Es reconfortante saber que por lo menos tu vives en una ambiente tan agradable.
Saludos

Cristalito dijo...

A veces yo me quejo que aqui las personas son asi... pero en realidad me encanta!!! Me gusta mucho ser tratada por personas que me conocen :D lo único que no me gusta de las personas de este hermoso lugar: cuando alguien da algun motivo para hablar... uuy se convierte en la comidilla de tooodoooooos, osease son muy chismosos,en fin, algun defecto debia tener cierto?
Muchos salu2 amiga :D

gabriela dijo...

QUE ALEGRIA, QUE EN EL LUGAR DEL MUNDO DONDE NOS ENCONTREMOS, SEAMOS TRATADOS COMO SERES HUMANOS...QUE LOCO AGRADECER LO QUE DEBIERA SER OBVIO. MIS APRECIOS PARA TI.