viernes, enero 13, 2006

Las vistas de mi cocina

Los Reyes Magos me trajeron dos estupendas sillas para la cocina, así que ya puedo comer en la mesa.
Estas tardes en las que mi vida vuelve al pasado, la mesa de la cocina vuelve a ser el centro estratégico de operaciones. Encima de ella están extendidos, los planos, apuntes, el portátil... Siempre me ha gustado tomar bebidas calientes mientras trabajo, sobre todo en esta época del año, así también hago un "break".
No sé si les conté que de frente, lo que tengo es un campo de fútbol.
Así que con una semana de trabajo de tarde me he quedado con los horarios de dicho campo.
Los primeros que llegan son los pequeñitos, de unos cuatro años. Es muy divertido verles entrenar, creo que este es uno de los motivos por los que mi reloj biológico ande atrasando y adelantando tiempo.
Luego los de seis años, luego los de once, luego los de quince.. y así toda la tarde. Por cierto éstos últimos son los peores, se pelean todo el rato, supongo que son las hormonas..
A eso de las ocho de la noche, vienen a entrenar los mayores, veteranos... no sé cómo llamarles, pero vamos, coetáneos a mí.
Nunca me interesó mucho el fútbol, pero creo que después de esta semana le estoy cogiendo afición. Es muy interesante verles jugar, no porque tengan las piernas muy bien formadas, el culo en su sitio, verles correr, o que resulte muy atractivo ver jugar con el balón a estos chicos. No, es interesante porque se puede estudiar sus parámetros de conducta, es decir, que mi interés es púramente científico.
Y esta semana que ha llovido casi todas las noches... Les daba igual, caían chuzos de punta, y ellos ahí bajo la lluvia, con la camiseta toda mojada, los pantalones pegados al cuepo, y el pelo revuelto por la cara...
Ya he sacado mi primera conclusión de este estudio: estos chicos tienen capacidad de sacrificio por algo que les levanta pasión, o bien que soportan el frío como si fueran osos polares.
Les seguiré contando las conclusiones que extraiga de dicho estudio, lo que ya les puedo adelantar es que tendré que invertir muchas horas en el período de observación.

7 comentarios:

Anitakerida dijo...

Interesante estudio científico...Espero conclusiones...

Esa pasión por el fútbol también tiene muchas consecuencias negativas...Ya me contarás.

Besos y abrazos

MeiGhiNha dijo...

mi hermano tiene 16 años y lleva unos 10 jugando al fútbol. Exáctamente es como dices tú, tiene una capacidad de sacrificio y tesón por lo que verdaderamente le gusta que no le importa nada que llueva, nieve o truene, él siempre entrena con sus compañeros.

Es increíble la diferencia que existe entre el tesón que se pone en cosas que verdaderamente te gusta hacer, y las ganas que se ponen cuando te mandan hacer algo. Eso sí es objeto de estudio.

Muy buen post, sí señor.
Besiños.

Aletz dijo...

aguas, porque el fut provoca impotencia sexual (en serio)....un ejemplo: es la final de la champions, Barcelona-Liverpool,si tu novio es fanático del futbol, así pases en tanga o semidesnuda frente a él y andes muy cachonda y caliente,,,puedes irte olvidando de tener sexo al menos en las próximas 3 horas..besos

Julio César dijo...

sI NO HAY PASIÓN, La vida misma es aburrida.

Y el sacrificio es su fertilizante-

marthitacisneros dijo...

Me encantará ver la investigación y que mas decir del resultado como dirías tu" culos firmes" que no? jajaja valla risa con esto del vocabulario :D espero que tu cafecito no se halla enfriado o como se que gustas mas del te pues te recomiendo uno para que leas mi post actual sobre un tipo llamado "h" jeje :D t mando abrazos de fin de semana

Chio dijo...

upsss si yo fuera tu si me fijaria seriamente en la coleccion de culos firmes jajaja, digo uno no ve normalmente en la calle chicos de piernas firmes en shorts o siii?? jajajaja no me hagas caso... es que Al fin es viernes!! y es dia para liberar la tension.. muchos saludos que bueno q se te lee mejor =D

Homesick Angel dijo...

Los humanos son retrato de la perfección.

¿Porqué entonces tantos empeños vacíos?... yo soy fanátivo del Barça!!

Juegan como los mismísimos ángeles... como yo.